Internacionales Politica

Moise: traicionado por las troikas haitianas y EU

Written by Angel Moreta

Por: Ángel Moreta (Autor-Editor)

 

El presidente de Haití Jovenel Moise hizo posible una crisis política en la medida en que se negaba a reconocer el fin de su mandato constitucional. Se empecinó en la realización de un supuesto referéndum que se realizaría dentro de dos años a partir de la fecha, y mientras tanto él quedaría en el ejercicio del poder. Olvidó que una cosa es la reforma constitucional y otra el fin de su mandato tal como estaba escrito.

Se generaron amplias protestas populares y tal situación permitió que se crearan demonios que a la postre le iban a hacer daño. En vez de convocar a los sectores de oposición para buscar soluciones y consensos, se empecinó en postergar su inmediata salida del poder y del escenario político haitiano, durante esos dos años, cayendo así en un posible ejercicio dictatorial.

Jovenel Moise permitió que se prolongara la crisis política hasta llegar a violentas y peligrosas protestas populares, a la cuales no atendió ni escuchó, confiando en el apoyo que le brindaban los gobiernos de los Estados Unidos, e ignorando que esos gobiernos no tienen amigos, sino intereses económicos, comerciales y políticos. Para EU el control de los recursos en América Latina pasa a ser de primera importancia después de su derrota en Afganistán.

En ese orden, permitió en silencio que se desarrollara una grave crisis económica y social que no recibió respuesta política del gobierno de Moise. Esas movilizaciones urbanas generaron cantidades de muertos y heridos, llevando a la República Haití a una situación de inestabilidad, a la cual el presidente no atendió.

La pertenencia social de Moise

 El presidente haitiano asesinado no pertenecía orgánicamente a ninguna de las “troikas mafiosas haitianas”; pero creó demonios que se encargaron de descuartizarlo políticamente.

Tampoco pertenecía a los sectores sociales altos, pues él provenía de círculos familiares muy humildes y carecía de relaciones personales o interpersonales con los grupos poderosos tradicionales de la sociedad haitiana, a saber, la burguesía comercial importadora y exportadora, los grupos poderosos consignatarios y los grandes propietarios agro ganaderos.

Tuvo diferencias con el sector eléctrico y la familia Borlous por causas del sector eléctrico, y en estas contradicciones se movieron intereses dominantes muy fuertes que se movieron hacia la conspiración.

Por otro lado, se produce la conspiración para matarlo y los autores intelectuales del hecho macabro, es decir, las “troikas mafiosas haitianas”, hicieron su plan de exterminio. En este escenario la conspiración encontró eco en la Casa Blanca para el cambio de un gobierno inestable y débil. Es claro que el interés de las troikas y de los Estados Unidos eran sustituir a Moise para cambiar el accionar del gobierno haitiano frente a los intereses económicos y políticos nacionales e internacionales.

El magnicidio fue preparado minuciosamente en un concepto de conspiración, viendo la única salida, no en un golpe de Estado clásico, sino en la barbarie de un asesinato a mansalva en su casa contra un gobernante que creía engañosamente en los gobiernos norteamericanos. No tuvo en cuenta el presidente Moise que ahora gobernaban los demócratas en los Estados Unidos con Joe Biden a la cabeza.

Los demócratas vienen en la actualidad con una actitud militarista, aplastante contra los regímenes progresistas de Nicaragua, Venezuela y Cuba. Atacar a estos países progresistas es uno de los propósitos con que vienen los demócratas, tal como hicieron en Libia, Siria, Irak, Yemen y otros.

Moise no comprendió que las troikas haitianas y los Estados Unidos al parecer prepararon el magnicidio como una manera de llevar a cabo la ocupación militar de Haití.

La ocupación militar por los EU

Los gobiernos norteamericanos han explotado y engañado a Haití desde hace más de cien años.

Ocuparon la isla completa en 1916, tanto República Dominicana como República de Haití. República Dominicana fue desocupada en 1924 y Haití en 1934. Ocuparon las tierras fértiles para instalar la industria azucarera después de los años 1930; en ese periodo asesinaron más de25 mil campesinos para quitarles sus tierras y facilitar la apropiación ilegal de las mismas para dedicarlas a la industria azucarera.

Más adelante apoyaron el régimen de Duvalier, a fines de la década del 50 y apoyaron a ese gobernante criminal durante más de 30 años, periodo en el cual permitieron el desarrollo de una dictadura sangrienta facilitando la muerte de más de 30 mil ciudadanos haitianos, la mayoría analfabetos.

La conspiración de la Casa Blanca sale a relucir con toda claridad ahora y estamos convencidos de que en las próximas horas se producirá la toma del país por la vía militar, por parte de los Estados Unidos.

Tal situación de facto llevará al gobierno dominicano del Lic. Luis Abinader, víctima del control absoluto de los gobiernos norteamericanos, a un análisis auténtico y responsable de las consecuencias de la acción intervencionista contra el pueblo haitiano.

La conspiración silente de la Casa Blanca hizo posible el asesinato del presidente Moise, resultado de un posible golpe de Estado o de un clásico y típico asesinato, a pesar de que Moise estaba bajo control de los Estados Unidos, que lo dirigía y le impartía instrucciones, mandatos y estrategias, que le colocaron a Moise prácticamente bajo su dominio inmediato.

Al parecer Estados Unidos no necesitaba de la perpetración de tales hechos, cuanto más que Moise había acogido todas las ordenanzas de Estados Unidos, entre ellas la imposición de votar en la OEA contra Cuba y Venezuela.

Por ejemplo, Mike Pence, vicepresidente de los EU, minutos antes de la asamblea general, en la cual se pretendía aplicar la Carta de la OEA, fue obligado a votar en contra de esos países, al igual que fue obligado a romper con Venezuela y con el tratado de Petrocaribe.

Pero además, producto de ese sometimiento, los Estados Unidos obligaron a Moise a votar en el sentido de que Nicolás Maduro era un dictador; Moise no pudo presentar su neutralidad en la OEA, sino que fue arrastrado a una política adversa contra Venezuela, contrariando una situación de colaboración histórica entre Haití y Venezuela. Simón Bolívar explicó en la Carta de Jamaica la situación penosa en se encontraba y por la cual pidió ayuda a Petion, presidente de Haití.

Recordemos la ayuda que dio el presidente Petion a Bolívar, cuando éste acudió en búsqueda de ayuda para adquirir fundamentos para continuar la lucha anticolonialista en América del Sur. Pues de este modo Moise fue convertido en un sirviente de las políticas expansionistas y neocolonialistas de los Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

El magnicidio fue para la ocupación militar

Los gobiernos norteamericanos han tenido y tienen profundo interés en el control de la frontera dominicana-haitiana.

Y profundo interés en el control de los recursos minerales de la República de Haití, al igual como lo tienen y lo practican en República Dominicana.

Inclusive, actualmente hay militares norteamericanos en la frontera dominicana-haitiana. El interés de los EU es ocupar militarmente el territorio haitiano para explotar sus recursos e instalar en República Dominicana una base militar en el suroeste del territorio dominicano.

Y para eso pretendieron oscuramente valerse de un contrato gracioso y abusivo, redactado por el Departamento de Estado, contra la soberanía dominicana, contrato que firmó Danilo Medina en 2015, y que dio lugar a una sentencia del Tribunal Constitucional en la cual se dispuso la nulidad de ese contrato, el cual fue rechazado mediante su sentencia 315-15, la cual hemos analizado en una serie de seis artículos denominada “Aumenta el intervencionismo EU en República Dominicana”.

(continuará). 13-7-21

About the author

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Deja un comentario