Internacionales Politica

Guaidó debe pagar por su perversidad

Written by Debate Plural

Eno Sánchez (Aporrea, 27-11-20)

 

A manera de ejemplo expondré algunos adjetivos para que el lector escoja, a manera de encuesta, uno de estos para calificar a Guaidó, tal apelativo servirá para juzgar su actuación en la política venezolana. Podrá seleccionar entre abusador, abyecto, canalla, bajo, criminal, cruel, desgraciado, depravado, envilecido, falso, felón, indigno, infame, inicuo, inmoral, maligno, perverso, ruin, villano, vil, malnacido, malvado, corrupto, protervo, miserable, diabólico, bicharraco, bicho, sabandija, alimaña, insensato, estólido, bestezuela, bribón, depravado, ladrón, rufián, ladino, endemoniado, malicioso, felón, ladino, pillo, pícaro, rufián, tunante, traidor, truhán, taimando, retorcido, inmundo, siniestro, facineroso, avieso, bandido, bandolero, tramposo, malhechor, detestable, execrable, facineroso, forajido, maldito, réprobo, satánico, inmoral, fementido, corrupto, aberrado, desmoralizado, perturbado, deshonesto, nocivo, torcido, inhumano, asqueroso, inepto, impío, despiadado, obsceno, degenerado, incapaz, malévolo, hp, cdm…o cualquier otro que no aparezca en este florilegio o que se pueda inventar. Indiferentemente del calificativo escogido, bien lo merece Juanito Alimaña. Ha sido tanta la maldad que este individuo ha causado a millones de venezolanos que algún día tendrá que pagar por tanto mal que carga sobre sus hombros.

Yo por mi parte escogí «perverso». Han sido tantas las perversidades de Juanito Alimaña que algún día tendrá que pagar por numerosas iniquidades causadas a un pueblo completo, a millones de venezolanos que actualmente sufren muchas calamidades. Todo esto, como consecuencia de las tropelías cometidas por este individuo surgido de la sentina más putrefacta de la política. Sin exagerar, si se abre la constitución o el código criminal, de seguro que el Bobolongo está incurso en la contravención de algún artículo.

Por mi condición de ateo no creo que la providencia divina se encargará de juzgar al descerebrado. En caso de que Dios existiera, no creo que ninguna deidad bondadosa sería capaz de traer al mundo un ser tan dañino y en todo caso, Satanás sentiría vergüenza de tener como aliado tal esperpento. No sé si la justicia terrenal se encargará de meter dentro de un calabozo a estebicharraco por tanto daño causado, en caso de que no lo haga, la vida se encargará de cobrar las afrentas cometidas. Esta, la vida, si sabe reclamar y lo hace de diferentes maneras, muchas veces con una enfermedad prolongada u otras, compensando el mal causado en seres próximos. En verdad, no le estoy deseando mal a Juanito Alimaña, porque deseos no «empreñan» como dice el dicho, simplemente porque nadie se va de este mundo sin que la vida le cobre tanto perjuicio engendrado.

No comprendo como un cerebro normal puede concebir tanta vileza sin que su portador no sienta un mínimo de rubor y que no conciba vergüenza, ni se arrepienta por lo ocasionado a un pueblo entero. Y todo, por un problema de ambición personal para amansar una riqueza mal habida a costa de las necesidades y los sufrimientos de un pueblo.

Cierto, en la historia de la humanidad han existido traidores a su pueblo y a su gentilicio, pero por lo menos ocultan las felonías. Sin embargo, Juanito Alimaña lo hace de manera pública y frente a las cámaras de tv solicita a potencias extranjeras que apliquen sanciones a un pueblo para causar sufrimientos y pesadumbres. El Bobolongo no actúa solo, existen un grupo de individuos tanto en el ámbito nacional como en el internacional quienes cohonestan los estupros que continuamente cometen contra la patria, los cuales les permiten robarse los bienes venezolanos colocados en la banca extranjera para el beneficio de una cáfila de bandidos. Estos malhechores exhiben con desparpajo las fortunas mal habidas, invertidos en carros lujosos, apartamentos, villas ostentosas ubicadas en capitales europeas y fiestas dignas de aristócratas a costa de los angustias de millones de familias.

Son muchas los padecimientos del pueblo venezolano como consecuencia de las sanciones económicas, financieras y del bloqueo de nuestra industria petrolera, estos castigos fueron solicitados por el Bobolongo junto con una cáfila de individuos que lo acompañan en sus desaguisados.

Hoy por hoy el dólar USA se cotiza a más de un millón de bolívares, resultado de cruentas y artificiales operaciones financieras de un grupo de adversarios al gobierno del presidente MM, quienes aseguran que tal medida solo afecta al ejecutivo nacional. Evidentemente, tales inhumanos manejos de la moneda estadounidense afectan a todo el pueblo venezolano, de tal manera que un sueldo mensual de tres millones de bolívares mensual se convierte en 3 $ USA. Con el agravante que nuestra moneda pierde valor adquisitivo que impedirá comprar alimentos, medicinas y mercancías que contribuyen a compensar la vida daría del hogar. A esto se debe agregar las criminales intenciones de nuestros comerciantes que aprovechan la devaluación del bolívar para también depreciar el dólar. Y aquellos productos que cobran en divisa también sufren, sin explicación alguna, un aumento en la moneda estadounidense.

Los comerciantes achacaban el alto costos de la mercancía por el control de precios, también culpaban al control de cambio por parte del gobierno y cuando aumentaban el salario mínimo también aumentaban los precios de las mercancías. Hoy por hoy esto es un desmadre, no hay control de precios, no hay control de cambio, los comerciantes cobran en dólares y el salario mínimo no ha aumentado y la crecida de los precios de los alimentos, las medicinas y los servicios no se detienen. Y esto se lo debemos a Juanito Alimaña, quien por sus sanciones impide que PDVSA venda petróleo lo cual imposibilita la entrada de divisas al tesoro nacional. El Bobolongo de Guaidó es responsable, junto con el gobierno de EEUU y los de la UE de los padecimientos del pueblo venezolano y por esto algún día deberá pagar, o bien con su encarcelamiento o bien, de seguro, por un suplicio que la vida le sabrá cobrar.

Las sanciones solicitadas por el perverso de Juan Guaidó y sus adláteres y aplicadas por el gobierno de EEUU y UE afecta a toda la población de Venezuela, tanto a chavista como a opositores. El ejemplo más notorio es el problema de gasolina, dado que no se puede traer un aditivo especial importado, que es un componente del combustible. De allí las continuas colas para comprar gasolina. Es notorio que la grave situación económica del país es consecuencia de las medidas tomadas por el gobierno de USA y UE, a petición de unos canallas que se dicen tener el mismo gentilicio de nuestro Libertador. Juanito Alimaña y sus secuaces constituyen una vergüenza nacional y pretenden, violando la Constitución, permanecer en una AN chimba que no fue elegida por nadie y mantenerse como «presidente interino» de un país que solo existe en la mente de unos descerebrados.

Por todo lo anterior invito a los lectores escoger el apelativo quecrea que le corresponde al tarado de Guaidó con certeza que no se equivocará y bien merecido que lo tiene. Este truhán le ha hecho un descomunal daño al país y costará mucho recuperarnos, del mismo modo, rescatar todos los bienes robados al país tanto adentro como en el exterior. Nunca existira una indulgencia suficiente para perdonar al títere Juanito Alimaña por los trastornos causados a país y a sus habitantes.

Una cáfila de bandidos viaja por el mundo denostando contra el presidente MM acusándolo de tirano, de narco traficante, de torturador, de violador de los derechos, humanos… mientras que, mediante estas argucias, roban dinero, a diestra y siniestra, por el mundo sin contraloría alguna. Por esto es bueno recordar las palabras del prócer mexicano Emiliano Zapata: «Los enemigos de la patria y de las libertades de los pueblos, siempre han llamado bandidos a los que se sacrifican por las causas nobles de ellos». Lee que algo queda.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Leave a Comment