Internacionales Politica

La Hermandad Musulmana como tropa de ‎refuerzo del ejército de Estados Unidos (1)

Written by Debate Plural

Thierry Meyssan (Red Voltaire, 19-7-19)

 

5- El Pentágono asume
el control de los islamistas

A inicios de los años 1990, el Pentágono decide incorporar a sus actividades los islamistas –que ‎hasta entonces dependían sólo de la CIA. Se inicia así la operación Gladio B, que toma como referencia la operación ‎Gladio de creación de ejércitos secretos de la OTAN en Europa. A lo largo de todo un decenio, ‎todos los jefes islamistas –incluyendo a Osama ben Laden y Ayman al-Zawahiri– viajan en aviones ‎de la US Air Force. En esa operación participan el Reino Unido, Turquía y Azerbaiyá. Ello implica que los ‎islamistas –que hasta ese momento se habían movido en la sombra– se ven de cierta manera ‎integrados “públicamente” a las fuerzas de la OTAN.‎

Arabia Saudita –simultáneamente Estado y propiedad privada de la familia Saud– se convierte ‎oficialmente en el ente a cargo del manejo del islamismo mundial. En 1992, el rey de Arabia Saudita ‎proclama una Ley Fundamental en la que se estipula:‎

‎“El Estado protege la fe islámica y aplica la Sharia. Impone el Bien y combate el Mal. ‎Cumple con los deberes del Islam (…) La defensa del islamismo, de la sociedad y de la patria ‎musulmana es deber de todo súbdito del Rey.”‎

A partir de 1993, Charles, príncipe de Gales, patrocina el Oxford Centre for Islamic Studies, cuya ‎dirección asume el príncipe Turki, el jefe de los servicios secretos sauditas. ‎

Londres se convierte abiertamente en el centro neurálgico del Gladio B, al extremo que se ‎empieza hablar de un “Londonistán”. ‎Bajo el paraguas de la Liga Islámica Mundial, la Hermandad Musulmana árabe y la Jamaat-i-Islami ‎pakistaní crean toda una serie de asociaciones culturales y de culto alrededor de la mezquita de ‎Finsbury Park. Ese dispositivo permitirá el reclutamiento de numerosos combatientes suicidas, ‎desde los individuos que atacarán la escuela rusa de Beslán hasta Richard Reid, el conocido Shoe ‎bomber. Londonistán se compone principalmente de gran cantidad de medios de difusión, casas ‎editoras, diarios como Al-Hayat y Asharq al-Awsat (dirigidos ambos por hijos del actual rey Salman de ‎Arabia Saudita) y televisoras (el grupo MBC, propiedad del príncipe Walid ben Talal transmite una ‎veintena de canales), que no se dirigen a la diáspora musulmana en suelo británico sino al mundo ‎árabe. Esto sucede porque el acuerdo entre los islamistas y Arabia Saudita se hace extensivo al ‎Reino Unido: total libertad de acción, pero con prohibición de inmiscuirse en la política interna. ‎Este dispositivo, que emplea miles de personas y maneja gigantescas cantidades de dinero, se mantendrá públicamente hasta los atentados del 11 de septiembre de 2001, cuando se hará ‎imposible para los británicos seguir justificándolo. ‎

Abu Mussab “El Sirio”, sobreviviente del fallido golpe de Estado de Hama y convertido en agente ‎de enlace entre Osama ben Laden y el Grupo Islámico Armado (GIA) argelino, expone una teoría sobre la ‎‎“yihad descentralizada”. En su Llamado a la Resistencia Islámica Mundial, este personaje traduce ‎en términos islámicos la ya muy conocida teoría de la “estrategia de la tensión”. Se trata de ‎provocar a las autoridades para llevarlas a desatar una terrible represión, que obligará el pueblo a ‎sublevarse contra ellas. Esa teoría ya había sido utilizada por las redes Gladio de la CIA y la OTAN, ‎manipulando –en los años 1970-1980– la extrema izquierda europea (grupos como la Fracción del ‎Ejército Rojo encabezado por Andreas Baader en Alemania, las Brigadas Rojas en Italia y Acción ‎Directa en Francia). Por supuesto, esa estrategia nunca ha llevado a la victoria, en ninguna parte. ‎La CIA y la OTAN lo sabían perfectamente y no contaban con su éxito sino que sólo querían ‎aprovechar la reacción represiva del Estado para poner a sus títeres en el poder. Abu Mussab “El ‎Sirio” señala a Europa –poniendo mucho cuidado en no hacerlo con Estados Unidos– como el ‎próximo campo de batalla de los islamistas. En 1995, huye de Francia después de los atentados de ‎ese año. Dos años después, crea en Madrid y en Londonistán el Islamic Conflict Studies Bureau, ‎siguiendo el modelo de Aginter Press, creada en Lisboa por la CIA en los años 1960-1970. Ambas ‎estructuras hacen maravillas en la organización de atentados bajo bandera falsa, como el de la ‎Piazza Fontana –atribuido a la extrema izquierda Italiana en 1969– y los atentados de 2005 en ‎Londres –atribuidos a los musulmanes. ‎

Simultáneamente, la Hermandad Musulmana elabora un gran programa de formación de líderes ‎árabes proestadounidenses. El libio Mahmud Jibril El-Warfally, profesor en la universidad de ‎Pittsburg, los enseña a utilizar el lenguaje “políticamente correcto”. Prepara a emires y generales ‎de Arabia Saudita, Bahréin, Egipto, de los Emiratos Árabes Unidos, de Jordania, Kuwait, Marruecos ‎y Túnez, y también de Singapur. Manejando una mezcla de principios básicos de las relaciones ‎públicas y el estudio de informes del Banco Mundial, los peores dictadores son en lo adelante ‎capaces de disertar, sin estallar en carcajadas, sobre su ideal democrático o su profundo respeto ‎por los derechos humanos. ‎

La guerra contra Argelia acaba por extenderse a Francia. Jacques Chirac y su ministro del Interior, ‎Charles Pasqua, interrumpen el apoyo de París a la Hermandad Musulmana e incluso prohíben los ‎libros del predicador de la cofradía, Yussef al-Qaradawi. Lo que les interesa es mantener la ‎presencia francesa en el Magreb, mientras que los británicos pretenden erradicarla. En 1994, el ‎Grupo Islámico Armado (GIA) toma como rehenes a los pasajeros del vuelo Argel-París de la ‎compañía Air France; en 1995, hace estallar bombas en el metro y en un tren parisinos y, en 1998, ‎durante la Copa Mundial de Futbol organizada en Francia, prepara un gigantesco atentado –que ‎incluía estrellar un avión contra una central nuclear, pero que será descubierto. En todos los casos, ‎los sospechosos que logran escapar encuentran refugio en Londonistán. ‎

En 1992, comienza la guerra de Bosnia-Herzegovina. Siguiendo instrucciones de Washington, ‎los servicios secretos pakistaníes (ISI), con el constante respaldo financiero de Arabia Saudita, ‎envían 90 000 hombres a luchar contra los serbios –que a su vez cuentan con apoyo de Moscú. ‎Osama ben Laden recibe un pasaporte diplomático bosnio y se convierte en consejero militar del ‎presidente bosnio Alija Izetbegovic, quien tiene como consejero diplomático al estadounidense ‎Richard Perle y como consejero de prensa al francés Bernard-Henri Levy. Ben Laden crea la Legión ‎Árabe, con veteranos de Afganistán, y distribuye el financiamiento de la Liga Islámica Mundial. Por ‎reflejo comunitario, o por competir con Arabia Saudita, la República Islámica de Irán acude ‎también en ayuda de los musulmanes de Bosnia. En total coordinación con el Pentágono, Irán ‎envía varios cientos de Guardianes de la Revolución y una unidad del Hezbollah libanés, pero sobre ‎todo proporciona lo esencial del armamento que utiliza el ejército bosnio. Los servicios secretos ‎rusos, que logran infiltrarse en el campamento de Ben Laden, comprueban que toda la ‎documentación burocrática de la Legión Árabe está redactada en inglés y que ese grupo creado ‎por Ben Laden recibe sus órdenes directamente de la OTAN. Después de la guerra, se crea un ‎Tribunal Especial Internacional que emprende acciones contra numerosos combatientes acusados ‎de crímenes de guerra, pero no hay entre ellos ningún miembro de la Legión Árabe.

‎Luego de 3 años de calma, se reinicia en la antigua Yugoslavia la guerra entre musulmanes y ‎ortodoxos, esta vez en Kosovo. El Ejército de Liberación de Kosovo (UCK) se crea a partir de ‎grupos mafiosos entrenados para el combate por las fuerzas especiales de Alemania (KSK), en la ‎base turca de Incirlik. Los musulmanes albaneses y yugoslavos son de cultura naqchbandi. Hakan ‎Fidan, el futuro jefe de los servicios secretos turcos, es oficial de enlace entre la OTAN y Turquía. ‎Los veteranos de la Legión Árabe se integran al UCK, que incluye una brigada bajo las órdenes de ‎uno de los hermanos de Ayman al-Zawahiri. Esa brigada destruye sistemáticamente las iglesias y ‎monasterios ortodoxos y expulsa a los cristianos. ‎

En 1995, retomando la tradición de los asesinatos políticos, Osama ben Laden intenta eliminar al ‎presidente egipcio Hosni Mubarak. Al año siguiente, trata de asesinar al Guía libio Muammar el-‎Kadhafi. Este segundo atentado es financiado con 100 000 libras esterlinas por los servicios ‎secretos británicos, en represalia por el apoyo libio a la resistencia irlandesa [5]. Pero la operación fracasa. Varios oficiales ‎libios huyen al Reino Unido. Entre ellos se encuentra Ramadán Abidi, cuyo hijo realizará, años más ‎tarde y también por orden de los servicios secretos británicos, un atentado terrorista en ‎Manchester. Libia envía pruebas a Interpol y emite la primera orden de arresto internacional ‎contra Osama ben Laden, quien todavía dispone de una oficina de relaciones públicas en ‎Londonistán. ‎

En 1998 se funda en París la Comisión Árabe de Derechos Humanos, financiada por la NED ‎estadounidense. La preside el tunecino Moncef Marzouki y su vocero es el sirio Haytham Manna. ‎Su objetivo es defender a los miembros de la Hermandad Musulmana arrestados en diferentes ‎países árabes, por haber realizado actividades terroristas. Marzouki es un médico de izquierda que ‎trabaja desde hace tiempo con la cofradía. Haytam Manna es un escritor que se ocupa de las ‎inversiones de Hassan el-Turabi y de los miembros sudaneses de la cofradía en Europa. Cuando ‎Manna abandona esa actividad, su compañera sentimental queda como directora de la ‎asociación. Haytham Manna será sustituido por el argelino Rachid Mesli, abogado que representa ‎a Abassi Madani y a los miembros argelinos de la Hermandad Musulmana.‎

En 1999, o sea después de la guerra en Kosovo y de la toma del poder en Grozny por parte de los ‎islamistas, Zbigniew Brzezinski funda una tropa de neoconservadores: el American Committee for ‎Peace in Chechnya (Comité Americano por la Paz en Chechenia). La primera guerra de Chechenia ‎había sido un asunto interno ruso en el que se inmiscuyeron unos cuantos islamistas. Pero la ‎segunda tiene como objetivo la creación del Emirato Islámico de Ichkeria. Brzezinski, quien desde ‎hace años venía preparando esta operación, trata de reproducir el esquema utilizado en ‎Afganistán. Los yihadistas chechenos, como Chamil Basayev, no han sido entrenados por Ben ‎Laden en Sudán sino por los talibanes en Afganistán. Durante la guerra, reciben apoyo ‎‎“humanitario” de la organización turca Milli Gorus, de Necmettin Erbakan y Recep Tayyip Erdogan, ‎y del “IHH – Derechos Humanos y Libertades”, asociación turca creada en Alemania bajo el ‎nombre de Internationale Humanitare Hilfe (IHH). Los yihadistas chechenos organizarán varias ‎operaciones importantes, principalmente en 2002 contra el Teatro de Moscú (170 muertos y 700 ‎heridos), en 2004 contra una escuela de Beslán (385 muertos y 783 heridos) y en 2005 contra la ‎ciudad de Nalchik (128 muertos y 115 heridos). Después de la masacre de Beslán y la muerte del ‎líder yihadista Chamil Basayev, la Milli Gorus y el IHH organizan un gran funeral en la mezquita ‎Fatih de Estambul, sin el cuerpo de Basayev pero con decenas de miles de seguidores. ‎

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Leave a Comment