Internacionales Politica

Activistas de EEUU frente a la nueva aventura del fascismo venezolano

Written by Debate Plural

Misión Verdad (4-5-19)

 

Ciudadanos estadounidenses negados al acceso de alimentos, activistas pacíficos de Code Pink detenidos e impunidad ante actos violentos de las turbas antichavistas, es el saldo que ha dejado los acontecimientos en los alrededores del barrio de Georgetown, sitio en el que el gobierno estadounidense busca arrebatar la legitimidad de las instalaciones diplomáticas venezolanas en ese país.

Desde el pasado martes 30 de abril, los delegados de Juan Guaidó en Estados Unidos han intensificado el asedio al edificio donde funcionaba la embajada de Venezuela en Washington y que, a partir del rompimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, está custodiada por un grupo de movimientos políticos e individuos que se identifican como Colectivo de protección de la embajada.

Estos activistas, se trasladaron hasta las instalaciones hace tres semanas para resguardarla del ingreso de Carlos Vecchio, asignado por el autoproclamado Guaidó como el «Jefe diplomático de Venezuela en Estados Unidos» con el respaldo político de la Administración Trump. Por los momentos, Vecchio tomó el control de la agregaduría militar a mediados de marzo.

Entre las organizaciones que protegen la sede diplomática está el colectivo Code Pink, un grupo de mujeres impulsoras de la iniciativa, que en otras ocasiones han irrumpido en medio de declaraciones de funcionarios públicos estadounidenses como Mike Pompeo y Elliott Abrams, para denunciar tanto las agresiones financieras de Washington contra el gobierno venezolano, como las intenciones de intervenir militarmente al país.

Otras organizaciones, como the Answer Coalition y Black Alliance for Peace, realizan distintas actividades dentro de la embajada desde el 10 de abril en apoyo a FALTA invitados por los miembros de la misión diplomática venezolana que antes laboraban allí.

Kevin Zeese, codirector de Resistencia Popular y cofundador del colectivo que protege la embajada, dijo en una entrevista realizada para Consortium News, que están conformados por 50 personas que duermen y viven en la embajada con autorización del Estado venezolano, impidiendo que el falso gobierno tome posesión del lugar, antes de que se concreten las negociaciones de ambas naciones soberanas para instalar un protectorado allí.

VECCHIO EN LA EMBAJADA VENEZOLANA: OTRO INTENTO FALLIDO DE WASHINGTON

En días pasados, el Colectivo de protección a la embajada fue advertido sobre la posible incursión de Carlos Vecchio y su equipo designado, para tomar el edificio. Desde el 26 de abril crecieron las tensiones en las afueras del sitio. Sin embargo, la aparición de Vecchio ocurrió después de que el 30 de abril se activara un intento de golpe de Estado en territorio venezolano bajo la denominada «Operación Libertad».

Este momento hiper-mediatizado quiso posicionarse en las redes sociales como un efectivo asalto a la Base Aérea de La Carlota con la complicidad de parte del alto mando militar, que irrefrenablemente culminaría en la toma del Palacio de Gobierno.

La narrativa fabricada fue suficiente para oxigenar a los grupos de antichavistas radicados en la ciudad de Washington, que tenían una semana acechando el edificio, para hacerles avanzar hacia la fase violenta del cerco.

Al día siguiente se presentó Vecchio y su comitiva, escoltados por agentes del servicio secreto estadounidense con el objetivo de apoderarse de la sede. Pero al igual que la estrepitosa caída de los planes golpistas, el intento de Vecchio no pudo materializarse en el ingreso al edificio pues fue expulsado por los activistas que estaban alojados allí.

La periodista Anya Parampil estuvo presente en la retirada para difundirla por sus redes sociales, motivo por el cual fue agredida.

COMPENDIO DE LOS INTENTOS DE ASALTO

Ante los hechos de violaciones contra una edificación que hospedó al cuerpo diplomático venezolano, el canciller de la república, Jorge Arreaza, reclamó el cumplimiento de los principios de la Convención de Viena, específicamente en su artículo 22, que trata sobre la protección del Estado alojador a este tipo de instituciones.

Venezuela rompió relaciones con Estados Unidos el 23 de enero y el presidente Nicolás Maduro ordenó el regreso del cuerpo diplomático. Pero esto no exonera al gobierno norteamericano de respetar el derecho internacional y atender a la obligación de proteger el sitio de la embajada.

Arreaza además resaltó la obediencia a estos lineamientos internacionales por la parte venezolana explicando que el inmueble donde operaban los funcionarios de Washington no ha sido tomado a la fuerza por ningún actor ajeno a las instituciones norteamericanas.

El ingreso a la fuerza de falsos representantes de Venezuela fue seguido por otras agresiones y amenazas a los grupos solidarizados con el gobierno de Nicolás Maduro.

Max Blumenthal, del portal de investigación The Grayzone, relató los ataques que las organizaciones apostadas allí han recibido de la concentración opositora, quienes estuvieron «agrediendo físicamente a los protectores de la embajada y lanzando abusos racistas, sexistas y homofóbicos a otros».

Movidos por el odio político, las acciones de los inmigrantes venezolanos que apoyan la intervención de Estados Unidos, fácilmente podría pasar como cualquiera de las manifestaciones de 2017 que desencadenaron el linchamiento y quema de jóvenes venezolanos por su color de piel y su vinculación con el chavismo.

Blumenthal, también mencionó el asalto de uno de los activistas de la oposición a la embajada el 1 de mayo y los daños que ocasionó a una de las salas y su mobiliario antes de ser desalojado por agentes de seguridad de los Estados Unidos.

Ese mismo día, el embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, mostró un video en su cuenta Twitter en el que se evidencia cómo parte de los seguidores de Guaidó se acercan a unas cámaras de seguridad y las destruyen.

Las actividades delictivas son realizadas sin que los efectivos del servicio secreto desplegados allí hagan algún intento por detenerlas. Por el contrario, a medida que pasa el tiempo y no logran cumplir con el objetivo de ingresar al edificio y cedérselo a los representantes del gobierno artificial que respaldan, aumentan las violaciones gubernamentales contra los organizadores de la protección a la embajada.

El 2 de mayo, Ariel Gold, co-directora de Code Pink, fue golpeada y arrestada junto con otro miembro de la organización al tratar de suministrarle alimentos y medicamentos a los que estaban en el interior de la sede diplomática.

Horas más tarde fue liberada e hizo público en sus redes sociales las razones que argumentaron los funcionarios de seguridad para detenerla. «Throwing missile» fue la nota dejada en su orden de arresto, refiriéndose a los panes que lanzó hacia la ventana para que los miembros del colectivo de protección a la embajada pudiera acceder a la comida, evadiendo el bloqueo de los manifestantes opositores.

Durante la noche, las arremetidas contra los protectores de la embajada continuaron. Uno de los presentes, reportó desde su Facebook que eran alrededor de quince personas defendiendo el sitio mientras que afuera los rodeaban unos 75 antichavistas.

El reportero Alex Rubinstein, también registró los focos de violencias de los manifestantes antichavistas y del cuerpo de seguridad hacia los protectores de la embajada para tratar de desalojarlos y que se desarrollaron hasta la madrugada.

A pesar de las presiones, el colectivo logró quedarse en los espacios de la embajada por un día más, mostrando en redes sociales la progresiva capacidad organizativa que la ciudadanía estadounidense ha venido adquiriendo para mostrar su rechazo ante la posición beligerante que la Casa Blanca adoptó contra Venezuela para revertir el deterioro de su hegemonía en la región latinoamericana.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Leave a Comment