Nacionales Politica

In memoriam de Lipe Collado (37)

Written by Debate Plural

El acorralado presidente electo Juan Bosch

Lipe Collado (Hoy, 14-2-14)

Entre el 21 de diciembre de 1962 y el 26 de febrero de 1963, luego del profesor Juan Bosch ganar abrumadoramente las elecciones del 20 de diciembre de 1962 y antes de que jurara como Presidente de la República, fue víctima de un acorralamiento político maestro sistemático de parte de dirigentes políticos y poderes nacionales, que, en uno que otro caso, se conjuntaron con quienes eran agentes o actuaban como agentes a favor de planes de poderes internacionales que procuraban empujarlo a asumir posiciones cónsonas con sus objetivos y contrarias a sus principios políticos y morales.

Como antesala de esa ofensiva, la católica Radio Santamaría de La Vega le había imputado ser partidario de las ideas marxistas-leninistas, y con  motivo de un artículo del padre Láutico García en el diario La Nación en el que afirmaba que era comunista, el profesor Bosch anunció que se abstendría de concurrir a las elecciones del 20 de diciembre si aquel no retiraba su acusación. Ambos se enfrentaron el 17 en un debate en el programa de televisión Ante la Prensa, siendo moderador su productor, el doctor Salvador Pittaluga Nivar. Ante una extraordinaria audiencia nacional expectante el sacerdote hubo de admitir que Bosch no era comunista, por lo que aquel y su partido PRD anunciaron que concurrirían a las elecciones.

El profesor Bosch barrió en las votaciones presidenciales y congresuales -en el Distrito Nacional obtuvo las dos terceras partes de los votos- y al parecer se creyó que así había quedado blindado e incurrió en un error que ni él ni muchos analistas se han ocupado de resaltarlo: se ausentó del país del 23 de diciembre de 1962 al 18 de febrero de 1963 para gestionar ayuda internacional. Pues, durante un mes  y 18 días el profesor Bosch les dejó la cancha libre a sus malévolos competidores políticos, él que luego de un exilio del 23 años les había arrebatado electoralmente lo que creían les pertenecía por méritos acumulados.

El 28 de diciembre asesinaron en San Juan de la Maguana a unos 200 seguidores de “Papá Liborio” y al general Miguel F. Rodríguez Reyes, a quien él designaría Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas. Le quitaron pues una muela a su cangrejo del poder futuro.

Durante su ausencia se había reunido la Asamblea Constituyente que habría de evacuar una nueva Constitución de contenidos “revolucionarios” o de avanzada democrática como la enseñanza laica y otras disposiciones que contrariaban añejos intereses religiosos, sociales y económicos. Tanto así que la tres importantes entidades patronales emitieron el último día de diciembre un comunicado en el que expresaban su preocupación “para el futuro económico del país el proyecto de Constitución”.

En esos días asaltaron un cuartel policial en Castillo, estalló una crisis aguda en la universidad pública, se anunciaron varias huelgas de trabajadores, fueron ocupados terrenos públicos y privados y hasta la Conferencia del Episcopado se pronunció dubitativamente respecto al nuevo presidente electo.

El doctor Juan Isidro Jimenes Grullón dijo en un programa de televisión, según publicara El Caribe el 25 de diciembre: (…) “la incertidumbre y zozobra reinantes en los últimos meses, en vez de atenuar o desaparecer en el umbral de la toma de posesión, se han acentuado, dando la sensación de que vivimos bajo el peso de vaticinios trágicos”.

El recorrido internacional de Bosch fue exitoso, siendo recibido por relevantes líderes y presidentes de prestigio, como el Presidente Kenneddy, quien tuvo palabras de aliento para el nuevo gobierno dominicano; y al regresar al país el 18 de febrero fue recibido por una gran multitud reunida en cadena en todo su trayecto desde el aeropuerto internacional hasta la cabecera del puente Duarte.

Cuando Bosch tomó posesión en horas de la mañana de aquel histórico 27 de febrero de 1963 su estilo novedoso y humilde, para unos, anti protocolar y “comunista”, para otros, se hizo notar de inmediato provocando reacciones encontradas. Bosch se juramentó fuera de la sala augusta de la asamblea nacional, frente a una de las fachadas del Palacio del Congreso Nacional, rechazó la imposición de la Banda Presidencial y allí y en el Palacio Nacional celebró brindando agua de coco…y limonada.

¿Y cómo y quién se atrevería en estos tiempos reguilar semejante trompo en una uña? ¡Vaya usted a saber!

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario