Internacionales Politica

La CIA contra América Latina (1)

Written by Debate Plural

En 1947, uno de los más nefastos gobernantes de Estados Unidos, Harry S. Truman, autor del genocidio atómico de Hiroshima y Nagasaki, decretó la creación de la Agencia Central de Inteligencia-CIA-, como el principal instrumento de espionaje e intervencionismo político a nivel mundial, para consolidar el rol de Estados Unidos como gran potencia, derivado de la Segunda Guerra Mundial, y rivalizar con esa otra superpotencia surgida en las mismas circunstancias históricas: la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), más conocida con el nombre de Unión Soviética.

De inmediato, la CIA se puso manos a la obra. Sus dos acciones más notables en los primeros años fueron el derrocamiento, en 1953, del primer ministro de Irán, Mohamed Mossadeg, que había nacionalizado compañías petroleras multinacionales, y en 1954 la invasión de Guatemala por un ejército mercenario para derrocar al gobierno nacionalista del coronel Jacobo Arbenz, que había expropiado latifundios de la todopoderosa United Fruit. Desde entonces, la CIA derramó su sangriento poder sobre el orbe entero, frecuentemente al margen y por encima del poder político formal de los Estados Unidos, en contubernio con el poder militar (el Pentágono) y bajo la cobertura diplomática de las embajadas norteamericanas. Esto es lo que ocurrió en la República del Ecuador, que al respecto registra un año clave: 1960, y un nombre extraordinario: Philip Agee.

Lo particular de ese año consistía en que había triunfado la Revolución Cubana, en alas de la insurgencia armada dirigida por Fidel Castro, segui da de inmediato por una proliferación de focos guerrilleros en Centro y Sudamérica, y una fuerte presencia de la Unión Soviética, que apoyaba a Cuba por sus propios motivos geopolíticos que confrontaron entonces a los motivos igualmente geopolíticos de los norteamericanos. Era un nuevo y enorme capítulo más de la Guerra Fría.

Washington decidió actuar sin contemplaciones, izando la bandera del anticomunismo y el antisovietismo, por lo cual desde 1960 y a lo largo de casi veinte años se dio en el continente un reguero de golpes de Estado que incluyó a Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, El Salvador, Guatemala, República Dominicana, etc. El libreto aplicado en todas partes era el mismo: ruptura de relaciones con Cuba, represión al “comunismo”, entendido en este término a elementos militares patrióticos y sectores de la Iglesia Católica. Ejecuciones extralegales, persecusión masiva, tortura, desaparecidos, exilio político vinieron a ser el pan de cada día.

Por cierto, la figura emblemática con que la CIA inauguró este período fue Philip Agee, brillante y joven oficial de operaciones que cumplió un amplio plan en Ecuador, Uruguay y México en esos años de terror, desde 1960 hasta 1968.

Desgraciadamente, la fragilidad de la memoria colectiva y la velocidad de los cambios tecnólogicos actuales, hacen que se ignore esta historia reciente y que, por lo mismo, se subestime la presencia de la CIA, cuyo descomunal desarrollo corre a parejas con la globalización, la crisis del capitalismo, las guerras del petróleo (Libia, Irak, por ejemplo), las ansias de dominación unipolar de los Estados Unidos, acolitado por la vieja Europa y las oligarquías de todas partes.

Esta es la razón de ser de la presente publicación: contribuir a despertar la memoria histórica de nuestro pueblo y de Nuestra América.

Con la advertencia de que los avances revolucionarios y progresistas en el continente  vuelven más peligrosa que  nunca la intervención de la CIA, via conspiraciones golpistas, compra de conciencias, despliegue de campañas mediáticas, planes de magnicidios. Por fortuna, el despertar continental es cierto y lo demuestra el surgimiento de entidades y lazos solidarios entre naciones como en el caso de ALBA, UNASUR, CELAC, PETROCARIBE y otros, que son signos de muerte del neocolonialismo y de vida de la nueva América. En este plano se inscribe la política de la Revolución Ciudadana y la acción de la Cancillería ecuatoriana que dirige Ricardo Patiño Aroca. Plano de independencia y soberanía, demostrado plenamente con la terminación de la base norteamericana de Manta, el freno a la insolencia de las multinacionales petroleras, como ejemplo CHEVRON-TEXACO, o la expulsión de diplomáticos norteamericanos ejecutores de los planes y actividades de la CIA.

Solo en ese plano ha sido posible la publicación del presente libro y que víctimas permanentes de la CIA –como califica Philip Agee a Jaime Galarza Zavala-, `puedan hacer oir su voz y presentar sus tetimonios ante el tribunal de la opinión pública, ahora gracias a un Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, que defiende a Ecuador soberano, multicultural y de puertas abiertas.

Una guía necesaria

El presente volumen, que aparece como Cuaderno No. 2 del Archivo Histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana se  refiere a las actividades de la CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos) en el Ecuador y otros países, principalmente de América Latina y El Caribe. El Cuaderno No. 1 se denominó “Eloy Alfaro, líder de Nuestra América”. Fue publicado en octubre de 2013 y circuló exitosamente dentro y fuera del país en una voluminosa edición de 25.000 ejemplares, con fines de distribución gratuita, promocionados en numerosos actos a escala nacional e internacional. Fue la decisión y la amplia visión continental del Canciller Ricardo Patiño lo que permitió esta obra de vasto alcance.

El Cuaderno No. 2, que circulará del mismo modo en 30.000 ejemplares, se compone de tres partes, todas relacionadas con las denuncias y el pensamiento de Philip Agee, el célebre ex oficial de operaciones de la CIA, fallecido en La Habana el 7 de enero de 2008, a los 73 años de edad. Estos son materiales que conservan invalorable actualidad y frescura pese al paso de los años, convirtiéndose en verdaderas herramientas de investigación y trabajo para los revolucionarios de hoy.

Las tres partes que mencionamos son las siguientes: Primera: Entrevista a Philip Agee en Londres, 1975, efectuada por Jaime Galarza Zavala, escritor ecuatoriano –Segunda: Discurso de Philip Agee en el Tribunal Antiimperialista de Nuestra América, Managua, octubre de 1983.-Tercera : ”Philip Agee, el hombre que ‘torció’ la historia de Ecuador”. Entrevista por Francisco Herrera Aráuz, periodista ecuatoriano y Director de Ecuador Inmediato.

Guiemos al lector a través de estos tres campos:

Primera parte

Entrevista a Philip Agee por Jaime Galarza

En 1975, Philip Agee,  joven norteamericano de singular talento y personalidad, se convirtió en famoso al descubrirse a sí mismo como ex oficial de operaciones de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos. No sólo había renunciado años atrás a su condición de tal, sino que dio a la estampa un libro que sacudió al mundo, particularmente a los países de América Latina, comenzando por  Ecuador, Uruguay y México, los tres países donde actuara entre 1960 y 1968, cumpliendo planes de espionaje y terrorismo de la organización. El título de la obra en inglés:”Inside the Company. CIA Diary”, pronto fue castellanizado por el de “Diario de la CIA”. Con este nombre, el Movimiento Segunda Independencia, existente a la época, hizo una traducción de la parte correspondiente a Ecuador y la publicó en 1977.

Han pasado desde entonces hasta hoy, diciembre del 2014, 37 años, en los que se han producido muchos tsunamis naturales, políticos y económicos en el planeta; sin embargo, la obra ha permanecido con terca vigencia dado que, lejos de disminuir, el siniestro papel de la CIA aumentó en todas partes al conjuro de la globalización,  las guerras del imperio norteamericano y la OTAN,  la crisis mundial del capitalismo y de su fatídico engendro: el neoliberalismo.

Desgraciadamente, como ocurre en el Ecuador y otras latitudes, la real historia de las actividades de la CIA no es debidamente conocida por las nuevas generaciones ni por la masa popular. Entre nosotros, por ejemplo, salvo sectores revolucionarios de izquierda, son  pocos quienes poseen una información cabal sobre el tema, mientras la derecha y sus servidores mediáticos procuran desviar las miradas del público calificando de paranoia toda denuncia sobre los manejos conspirativos y golpistas de la Central y sus múltiples agentes y colaboradores locales. Basta ver la iracundia de ciertos medios “independientes” cuando el Presidente Rafael Correa expulsó, primero, a dos diplomáticos estadounidenses vinculados a la CIA, y luego a la mismísima embajadora Heather Hodges, suscitando la furia del imperio y de la belicosa legión que la sirve en nuestro medio, De allí que conviene volver a Philip Agee, quien nos cuenta en esta entrevista aleccionadores detalles de sus acciones y experiencias en el Ecuador durante los tres años que operó entre nosotros. Cierto que ha transcurrido medio siglo desde aquella época y muchos de los antiguos agentes han muerto o han callado, pero al margen de su  identidad y de sus casos, están vivos los métodos empleados por la CIA, tanto para reclutar espías como para infiltrarse dondequiera y ejecutar operaciones de sabotaje, desinformación política y desestabilización de gobiernos. Ahora con más razón que antes, pues si entonces los yanquis buscaban aislar a Cuba y detener el peligro revolucionario derivado de su ejemplo, hoy  Ecuador y América Latina, en general,  marchan por la declarada senda de la Segunda Independencia, con gobiernos revolucionarios o progresistas y nacionalistas en muchas partes, pudiendo tratarse, felizmente , de un camino sin retorno.

Esta es la razón que nos anima la entrevista que efectuáramos en 1975 a Philip Agee en Inglaterra. Luego hemos vuelto a encontrarnos con él en París, Nicaragua y Cuba, donde pasó sus últimos años, siempre dando sus valiosos aportes a la lucha liberadora de los pueblos, incluyendo el suyo propio, hasta fallecer en La Habana en medio del afecto de los revolucionarios cubanos. Poco antes nos dirigió una carta en que expresaba su deseo de visitar Ecuador, que no volvió a ver desde 1963, en unión de su compañera y su hijo nacido en Quito a comienzos de los 60.

Para entrar a la entrevista, queremos que el lector conozca que la misma fue publicada entonces parcialmente por la Revista NUEVA, dirigida por la recordada Magdalena Jaramillo (Magdalena Adoum), y completa, en folleto de 32 páginas, en 1977, por el Movimiento Segunda Independencia, valerosa legión de luchadores antiimperialistas, aunque de corta duración. Por otra parte, al reeditar la entrevista, hemos de hacer dos indicaciones: la primera, referida a que el texto de la misma es exactamente el que se publicó en Quito  por el referido Movimiento; y la segunda, relacionada con lo siguiente: a lo largo del texto, el lector encontrará sucesivos números entre paréntesis; pues debe saber que estos sirven de indicadores y se agrupan al final de esta entrevista en el anexo denominado REFERENCIAS, que sirve para ampliar y actualizar algunos datos.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario