Cultura Nacionales

¡Gracias, Marcio querido…!

Written by Debate Plural

Tony Raful (Listin, 1-8-17)

Vamos a iniciar una travesía de infinita latitud hacia confines escriturales inimaginables, entornos  clarividentes de la espada y el cielo hendido, rastreando huellas históricas donde litorales y argamasa empinaron vitriólica quejumbre de razas, vuelos rasantes sobre el alma humana, proteica  magia de andullos y demonios, reinos de la codicia y los óleos sacramentados. El ser alado y su cuerpo muriente en las coordenadas geográficas  de la conquista, en el asueto de la satiriasis y el hondón represivo  del coloniaje. El texto, “Navidad, memorias de un naufragio” es un referente gnoseológico del costado social, humano e histórico de un tiempo perdido, apenas puntualizado en las crónicas oferentes del escriba del vasallaje. Hasta ahora es la gloria de una civilización triunfante apolillada por desigualdades espantosas. Hay ríos de sangre  ululando como el viento sobre una cartografía absurda. Hay ánimas revoloteando en la conciencia primaria del narrador, procurando el entronque, la filigrana aceitunada del ensueño vencido.  Este texto es una novela histórica, ficción que solaza un tramo histórico, eventos no ficticios, personajes ficticios y reales, rehaciendo el entorno del período remoto, donde los sujetos reparan proyectos, relatan el interregno, doblegan la imposición cursiva de la cartuja, y echan a andar las letras de las almas en pena que gravitan como mandatos del oficio creador del narrador.

Qué sucede cuando un narrador hunde el escalpelo descriptivo y hondo sobre la masa tumoral de la historia. Qué le sucede al lector acucioso cuando queda entrampado por una prosa móvil, copiosa, incisiva, que se apodera del escenario histórico con fuerza deliberada, solícita en su discurrir encantador de símbolos y raíces sociales. El tema de la novela “Navidad, memorias de un naufragio”,  de Marcio Veloz Maggiolo, constituye una iniciativa creadora de un novelista  consagrado, que se asoma al año decisivo de 1492 cuando las naves capitanas de un decadente imperio asomaron las costas de nuestras islas y posesiones nativas. Un acontecimiento aleatorio creó las condiciones para producir dentro del orden pretoriano de la conquista, un fenómeno oscuro que los traductores y componedores de la truculencia libertina, retienen como albur sin sujetar las múltiples variables de la imaginación, los planos alternativos humanos donde la historia es una hidra de siete cabezas. Una de las tres naves, la Santa María encalló en un banco de arena  naufragando la embarcación. Con sus restos, el Almirante ordenó construir un fuerte que llamó Villa Navidad, el naufragio había ocurrido en Nochebuena, retomando  el camino hacia España para dar informaciones sobre  la empresa navegante pero dejando en el fuerte a 39 hombres armados bajo las órdenes de Diego de Arana, quien era el alguacil de la expedición, quienes debieron aguardar su regreso. Es a partir de este suceso que esta narración se convierte en un confesionario histórico de sucesos, de fuerzas telúricas, desencadenando acontecimientos,  pasiones necrosadas  por la violencia,  deslumbramientos sexuales, negocios turbios,  suplantaciones, fingimientos y evocaciones cardinales de la pobre condición humana. Para un narrador de la impronta de Veloz Maggiolo, todo el volumen y extensión de la novela se convierte en una exhaustiva disecación del período extinguido.

La historia la rehace el pequeño dios que rehabilita los trasfondos de la isla, es el narrador el que va  llevando una narración indetenible sin capítulos formales, sin separaciones metodológicas. La revelación troncal  de la novela es que uno de los sobrevivientes logra hacerse pasar por nativo de la isla, escapa al exterminio de los defensores del Fuerte de la Navidad, pero  el cacique Caonabo cortó su lengua para que no pudiera contar los sucesos tal y como ocurrieron, este personaje es quien narra en primera persona todo lo ocurrido luego que logra fugarse del entorno isleño, refugiarse en un monasterio y escribe sus memorias, que son  las que van trazando la constante de un asedio histórico basado en el engaño  y la falsía. En estas memorias de un naufragio hay un amplio espectro de sonoridades históricas, asoma la urdimbre de un proceso colonizador y el peso gravitante del oscurantismo religioso como norte de una desigual relación sustentada en la búsqueda del oro. Cuando Nathaniel y Jariquena se inventaron el tesoro oculto por Diego de Arana, lo hicieron como única vía para salvar sus vidas. Era la promesa de encontrar ese tesoro lo que validaba sus vidas en esa escala de valores podrida, hipócrita y retorcida reinante entonces. La obra está llena de vocablos  de la época, designaciones botánicas, remedios primarios, pócimas milagrosas, espíritus vivos alojados en conchas, semillas y hojas. Hay un trasiego enriquecedor del autor con el lector, sin que se produzca cansancio visual. La obra retrocede, retorna, se mueve en círculos, la memoria  es demandante,  recurrente,  pero asciende en espiral, despeja vacios, reincorpora el movimiento de las imágenes, la beldad de los ángulos y vertientes iconográficas del paisaje, de vegetación exuberante.

Tarea superior es reescribir de nuevo la historia en  planos presumidos sin perder la compostura social de su tiempo. Las versiones oficiales están  truncas, un polvillo ancestral corroe sus papiros. Los personajes se fosilizan en  entelequias maquilladas para  las efemérides. Solo el mago de la palabra, el ingenioso moldeador de la narrativa, tiene el poder de darle seguimiento a la crónica y desmenuzar sus aristas, rotular con el poder de la palabra las infinitas aperturas del anómalo prodigio. En este nuevo texto de Marcio Veloz Maggiolo encontramos las llaves maestras del sortilegio. Todo lo rebuscado se torna superfluo. En sus líneas universales de escritor universal atrapa como cicerone  los viejos  susurros del viento de la historia. Todos los personajes reaparecen insuflados de tiempo útil,  el escritor ha donado su voz y su pluma para el disfrute estético de una narración intensa y plural que nos intitula el alma, acaeciendo sobre el lector las  destrezas mágicas del escriba, el oscuro naufragio de la Navidad.

Saber más:

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario