Nacionales Politica

El financiamiento público de los partidos políticos

Written by Debate Plural

H. Rodriguez Cruz (D. Libre, 2-5-13)

 

Aunque a usted no le guste la política, aunque se declare antipolítico; la política, los partidos y políticos tienen algo que le pertenece a usted, que nos pertenece a todos. A los «de a pie y a los vehiculados». Los ciudadanos dominicanos financiamos los partidos políticos del país. A todos los partidos, los partidotes y los partiditos. Siendo que estos últimos para no perder el reconocimiento de la Junta Central Electoral se meten «bajo las alas» o «entre las patas» de los partidos grandes, consiguiendo de esa manera una beca política anual, que en años de elecciones se duplica. Por ser nuestro el dinero, tenemos el derecho a decidir si realmente resulta demasiado, y si en desmedro de otras urgencias de igual nobleza que el financiamiento de la política. Y todavía más, también tenemos el derecho a exigir transparencia y rendición de cuentas… Porque el dinero es nuestro. También existe el financiamiento privado pero ahí la defensa es de otra naturaleza.

Muchos aspectos relativos al financiamiento de los partidos políticos criollos pidieran sorprendernos. Andan rondando por ahí montados en el proyecto de la nueva Ley de Partidos Políticos, que está tocando puertas para lograr arreglos y conciliábulos, cerrando a la vez las puertas del debate amplio a los ciudadanos, negando al pueblo el derecho de participar en lo paga. Que nadie se apropie la exclusividad del debate. Nos pertenece a todos. Y no necesitamos invitación para participar en el mismo. Advirtiendo, porque viene al caso, lo que expresa Ronald Dworkin: «En política el dinero no sólo es enemigo de la justicia, sino también del debate genuino».

A los partidos políticos dominicanos se les da mucho dinero. El 4 de abril del año pasado la Junta Central Electoral entregó a los 24 partidos reconocidos por dicho organismo la suma de Mil millones 403 mil 210 pesos. De esta suma el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) El Partido Revolucionario Dominicana (PRD) y el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) recibieron 374 millones 189 mil 333 pesos cada uno Los otros 21 partidos restantes recibieron unos 280 millones (Listín Diario.com, 2012). Esta vez, «los primeros fueron los primeros y los últimos fueron los últimos».

Si bien es cierto que la democracia cuesta, y que el dinero no puede erradicarse totalmente de la política, no es menos cierto que el dinero debe obtenerse y usarse de manera ética y responsable. De Andrea Sánchez (2002) sostiene que existen unos cinco problemas fundamentales que justifican la regulación del financiamiento de los partidos políticos: 1) Los escándalos políticos; 2) La necesidad de dotar de principios éticos a la política; 3) Los crecientes gastos de las campañas políticas encarecidas por la gran complejidad mediática y tecnológica; 4) La influencia perversa de la delincuencia organizada en las actividades políticas; y 5) La existencia de grandes capitales nacionales e internacionales que buscan hacer grandes contribuciones a cambio de prebendas y beneficios turbios, que alimentan y dan vigencia a la gran corrupción.

Otras aspectos éticos de las normas y reglas que deben regir el financiamiento de los partidos políticos los encontramos en lo que al respecto refiere Transparencia Internacional para Latinoamérica y el Caribe, TILAC (2007): » Las normas sobre el financiamiento político abarcan la prevención de vínculos corruptos entre donantes y representantes, las competencias abiertas y equilibradas y el rol del ciudadano contra la influencia del poder económico. Los mecanismos legales incluyen el veto a los aportes de determinados grupos de donantes y la limitación del monto de las donaciones privadas… Las reformas más recientes de los sistemas de financiamiento político enfatizan la rendición de cuentas de los partidos políticos y candidatos, fortaleciendo los órganos de control, intensificando la práctica de controles y garantizando el acceso público a estos datos». Hacia allá debemos caminar, con los pies, el cerebro, el corazón, los derechos, la valentía y la decencia cívica de todos, de todos, de todos los dominicanos y de todas, de todas las dominicanas.

La cuestión del dinero en la política ha generado mucha hostilidad contra los partidos y los políticos. En la medida que el partido de miembros y afiliados se ha debilitado, los partidos dominicanos han conseguido asegurar su propia supervivencia, y hasta sus lujos y dispendios, invadiendo en mayor o menor grado el Estado, han logrado meterse en el Presupuesto, y al hacerlo están abonando la crisis de su legitimidad popular y moral, y deberán enfrentarse también a la acusación de disfrutar de grandes privilegios con dinero que el pueblo necesita y que le pertenece. Ahora que los presupuestos de los países pobres deben ser «reorientados», es posible que el financiamiento público a los partidos políticos sea menor. Esto no le parecerá bien a los políticos, pero puede ser así . Y quizá, deba ser así. Esto decimos y esto aportamos al debate.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario