Cultura Nacionales

Archivo de la Nación, un modelo de dirección

Written by Debate Plural

Con extremo cuidado de no pisar los clichés, tras escuchar atentamente a los usuarios, investigadores y habitués del Archivo General de la Nación y una revisión hemerográfica, la conclusión natural es que entre las paredes de este recinto se ha producido una revolución,  paulatina, sin prisas y sin pausas, que llegó de la mano de Roberto Cassá hace poco menos de doce años y que significó para el historiador un alto en sus actividades habituales de investigador.

En la actualidad, el AGN es una institución sólida, madura, estable, con regularización técnica, modelo de servicio, reglas claras y un compromiso de cada trabajador con el legado histórico que aquí se guarda, teniendo en cuenta que es el crisol donde descansa la memoria histórica documental del país.

Esta gala de eficacia, evidenciada además en la eficiencia presupuestaria, es el resultado de un modelo de gestión participativa, horizontal y de calidad, en la  que son comisiones de trabajo las que definen los lineamientos y decisiones de importancia. Descentralización dicen los expertos.

Él no cita esta palabra, pero en una conversación con Roberto Cassá se percibe el gran orgullo por  los resultados de lo que en 2004 significó un nivel de entrega y dedicación personal exclusivas, dejando de lado sus tareas de investigador y aunque no de inmediato, también la docente.

“Al principio aquí no había normas, ni reglas, ni planes, ni controles. Se trabajó de manera muy intensa para lograr los niveles de fortaleza institucional que hoy exhibimos en tres ejes fundamentales: estabilidad, regularización y mejoría de la calidad”, expresa el historiador.

El gran tesoro del AGN es la información, que proviene sobre todo del propio Estado (Se pueden consultar distintos fondos documentales), de donaciones de particulares y empresas y se trabaja para rescatarla, restaurarla, conservarla y hacerla llegar a la población de manera organizada.

Los presidentes de turno han sido incondicionales de este proyecto, tanto Leonel Fernández que le puso el proyecto en las manos, como Danilo Medina, quienes le han dado todo el apoyo moral y económico necesarios para el rescate, ampliación de la planta física, adquisición de tecnología, así como la formación de los recursos humanos, que son quienes han hecho del AGN uno de los mejores Archivos del área del Caribe e Iberoamérica.  Si se busca una palabra para definir este proceso, la más adecuada es refundación y así lo expresa Cassá.

Crecimiento
La apuesta por el crecimiento se sostiene en pilares de calidad, insiste Cassá. Por este motivo la educación y formación continuadas del personal dentro y fuera del país; acuerdos con el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional  (Infotep) y el fortalecimiento de las relaciones con entidades homólogas del mundo, con la finalidad de obtener el personal mejor cualificado para la labor de conservación del gran patrimonio documental nacional.

Tras la apertura en 2015 del Archivo Regional Suroeste, en San Juan de la Maguana (gracias a fondos y aportes de inversión), los esfuerzos están dirigidos en este momento hacia la expansión de los servicios en las regiones Este y Norte, como forma de descentralizar la gestión y facilitar el acceso a la información de la población de esos puntos de la geografía nacional.

Así, los proyectos de Archivo Regional Norte (Santiago) y Este (La Romana) van bien encaminados con la Dirección General de Presupuesto y hay expectativas de aportes económicos importantes de parte del sector privado para que sean una realidad, posiblemente este mismo año.  Con la adquisición de un gran local en Haina, que funciona como depósito intermedio, se amplía la disponibilidad de espacio para colocar, manipular y conservar de manera adecuada la documentación.

De igual modo, el área de publicaciones del departamento de Investigación, trabaja arduamente en la compilación, redacción y publicación de libros. En los últimos 12 años se han publicado más de 300, que aunque no es el objetivo principal del AGN, es una forma de contribuir a la conservación y difusión de la documentación.

Hasta abril de este año 2016, ya se ha producido una docena de libros y en la cantera hay proyectados casi 60.  Estos libros se ponen a disposición del público y se avisa en la página web cuando están disponibles.

Algunas de estas ediciones se hacen con el apoyo de otras entidades estatales y no, como el Banreservas, que publicó los dos primeros tomos de la Historia Dominicana de José Gabriel García o la Fundación García Arévalo, que publicó La Era, de Elíades Acosta; el Instituto de Historia de Cuba, que auspicia La Conspiración Trujillista, de Andrés Zaldívar y Pedro Etcheverry; la Embajada del Reino Unido en República Dominicana, con el libro The Events of 1965 in the Dominican Republic; y el Centro de Altos Estudios Humanísticos, con el Cedulario de la Isla de Santo Domingo, tomo III.

El  AGN  trabaja para fortalecer esas alianzas interinstitucionales por la consecución de los objetivos, que son la creación y disponibilidad del mayor fondo de libros dominicanos o relativos a la República Dominicana.

El Archivo General de la Nación es como un ingenio en zafra constante. La Biblioteca Digital Dominicana cuenta con 6,028 títulos, se trabaja con el objetivo de que sea la más completa del área del Caribe y que en ella aparezcan todos los autores dominicanos y los libros que refieran al país.

También se desarrolla el Proyecto Prensa Diaria con la elaboración y publicación de una base de datos de artículos de la prensa local, vinculados a la imagen de los medios, que sirve de consulta por internet y se perfile como uno de los más eficientes aportes a la  investigación histórica.

Iniciado en septiembre de 2015 por el departamento de Hemeroteca, Prensa Diaria incluye artículos de los periódicos Listín Diario, EL Nacional, La Nación, EL Caribe y Patria. Ocho especialistas bajo la batuta de Carlos Almaguer  procesan los 18 mil trabajos que en breve estarán a disposición de los usuarios.

La formación de especialistas en el área de Archivística es otro de los fuertes del AGN, no sólo de su personal de base, si no, que la entidad realiza cursos abiertos al público en general, con el objetivo de lograr mayor fortaleza en la conservación del patrimonio documental, con personal bien entrenado en todo el país.

Durante los próximos dos cuatrimestres, se impartirán cinco diplomados: dos en Archivística, uno en Ciencias Auxiliares de la Historia; uno en ciencias de la Información, y uno en Gestión de Calidad, todos impartidos por personal del AGN, que también tiene programados 10 talleres de distintas disciplinas, ofrecidos a entidades gubernamentales y privadas que los han solicitado.

El proyecto más grande en que está involucrado el AGN en este momento es el 5to. Encuentro Nacional de Archivo y 2do. Seminario Iberoamericano de Archivos, actividades que se desarrollarán paralelas y en la que participarán más de 20 expertos  iberoamericanos y europeos, además de cientos de archiveros de todo el país.

Esto sin contar con la Feria del Libro de Historia, que se prepara para octubre próximo, que incluye el Premio Nacional de Historia Vetilio Alfau Durán y el proyecto del Archivo Real de El Seibo, que contiene 33 legajos con documentos notariales, manuscritos, testamentos, censos, poderes, entre otros, producidos por las autoridades, personalidades y habitantes de la isla durante los años 1700 a 1835.

(+)
UN LUGAR SORPRENDENTE

Quien ve el edificio y no realiza una visita, no llega a conocer lo que se esconde tras esos muros. Más de 300 personas trabajan cada día en labores que van más allá de la archivística. Entrar al área de restauración y conservación, ver al personal con aquellas mascarillas, guantes y batas, da la impresión de estar en una película de investigación policial.

Pero también hay divisiones para clasificar la documentación; para realizar las descripciones; para escanear y clasificar fotografías; la hemeroteca que se encarga de guardar los periódicos y revistas.

La fototeca, donde hay casi dos millones de imágenes fotográficas, muchas de las cuales han sido donadas por particulares o como es el caso del Fondo de los Periódico Hoy y El Nacional, donado por en su totalidad al AGN y está a disposición de todo aquel que necesite consultar; o el fondo de la Presidencia.

La sala de atención a usuarios, que entrega guantes y mascarillas al visitante que consultará materiales muy antiguos; la sala museo, en la que se exhiben documentos, imágenes y hay hasta dos dioramas donados por usuarios amantes de la historia y amigos del AGN que, entusiasmados con los cambios, han querido hacer su aporte de alguna manera. En esta sala hay una reproducción de la única fotografía que se conserva de Juan Pablo Duarte.

Una división de Historia Oral, parte del Departamento de Referencias, en la que se recogen testimonios de personas que fueron testigo de hechos trascendentes; la división de Paleoescritura, donde se traducen textos de lenguas antiguas y una biblioteca que a la fecha cuenta con más de 60 mil volúmenes y la biblioteca digital, que pone a disposición de los usuarios los textos en formato para descargas; o el estudio de grabación, donde se realizan los programas radiales “Una Peña con la Historia” y “La Voz del Archivo General de la Nación”.

Crear esta estructura no fue fácil. Hubo mucha resistencia inicial. Muchas críticas de personas y personalidades que hoy comprenden el por qué y la importancia de las reglas y las normas.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario