Nacionales Salud

Tuberculosis Infantil

Written by Debate Plural

Ricardo E. Melgen (Listin, 18-3-17) 

El 24 de marzo de 1882, Robert Koch presentó a la sociedad científica la etiología de la tuberculosis, una enfermedad tan antigua como la humanidad. En la actualidad, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año enferman de tuberculosis 10.4 millones de pacientes y mueren 1.8 millones de personas alrededor del mundo. Estamos ante una de las 10 principales causas de muertes, una que produce más muerte que el SIDA y la malaria.

La tuberculosis es una enfermedad multifactorial y más que sólo un problema médico o de salud, representa un indicador de equidad e igualdad social en la medida en que tiene un componente social, cultural, económico y de desarrollo.

En el terreno pediátrico, durante décadas, la tuberculosis infantil ha sido una enfermedad invisible. Al igual de lo que acontece con cualquier adulto, los niños se pueden contagiar, pero no suelen transmitirla. Las manifestaciones clínicas de la enfermedad son inespecíficas y la confirmación por bacteriología es menor porque suelen tener menos cantidad de bacteria en los pulmones, situaciones éstas que dificulta establecer un diagnóstico.

A pesar que la OMS estima que medio millón de niños enferman cada año y que de esos 85 mil mueren, esas cifras son una incertidumbre y no se tiene claro la real incidencia y mortalidad debidas a esta enfermedad, especialmente entre los niños más pequeños.

Para República Dominicana se estima unos 6 mil casos nuevos por año de los cuales alrededor de 560 (9%) corresponderían a Tuberculosis en menores de 15 años. En el año 2015 se notificaron 4,680 casos, de los cuales 161 (3.4%) eran menores de 15 años: de esos 39% (63 casos) tenían menos de 5 años de edad y, aunque para ese año no se reportaron muertes por Tuberculosis infantil, las estimaciones de OMS de acuerdo al contexto epidemiológico del país apunta hacia una baja detección y un sub registro en la notificación de los casos y las muertes

En cualquier escenario, lo que se tiene que tener fuera de dudas es que, donde hay un adulto con tuberculosis, existe también un niño con la enfermedad.

Poner fin a la epidemia de la Tuberculosis para el 2050 es una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) y debe ser una solución bio-social bajo un enfoque integral que  incluya el abordaje no sólo del afectado, sino también de sus familiares y el entorno donde viven y desarrollan sus actividades. Para alcanzar la meta es necesario moverse más allá del enfoque tradicional de atención y control de la Tuberculosis, trabajando sinérgicamente en todo el sistema de salud, creando alianzas con las comunidades y aprovechando al máximo las oportunidades.  El momento actual es crucial en la lucha contra la Tuberculosis infantil. Cierto, se cuenta con la hoja de ruta presentada por la OMS para abordar esa enfermedad con un único propósito; a saber, lograr cero muertes. Esa estrategia fue adoptada por el Programa Nacional de Control de la Tuberculosis a través de la unidad de control de la Tuberculosis infantil en el Hospital Infantil Dr. Robert Reid Cabral; no obstante, se debe definir mejor la carga de la enfermedad, prevenir la enfermedad garantizando la atención médica en todo niño sano contacto con un adulto enfermo por Tuberculosis, mejorar la detección de los casos disminuyendo el tiempo desde el inicio de la sintomatología, hasta establecer el diagnóstico, y un tratamiento estrictamente supervisado que garantice la curación y la reinserción en la sociedad.

En ese contexto, es imprescindible contar en todo momento con el aval de un liderazgo decidido, un compromiso político a todos los niveles, sin soslayar la investigación e innovación respaldadas por recursos sostenibles que faciliten alcanzar la meta propuesta. Como se sabe, la meta es que en el país logremos reportar cuanto antes cero muertes por casos de Tuberculosis en niños, niñas y adolescentes.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario