Nacionales Politica

Haciendo memoria sobre hechos y casos de corrupción en República Dominicana (XXV)

Written by Debate Plural

Receta para combatir corrupción

 

Hamlet Hermann (Hoy, 17-8-08) 

 

Por enésima vez el presidente Leonel Fernández contrae el compromiso de ejecutar un Plan Estratégico Nacional de Ética, Prevención y Sanción de la Corrupción. Lamentablemente, los resultados de promesas anteriores sólo han conducido a la pérdida de credibilidad.

La corrupción no parece molestar a las autoridades a cargo de esa responsabilidad. Todavía ninguno de esos proyectos moralistas ha podido rascarle siquiera la gruesa costra a la corrupción que arropa a los funcionarios gubernamentales. Evidentemente falta voluntad política.

Aquel que en realidad le dé el frente a la corrupción gubernamental debe estar consciente de que ese delito está montado sobre una estructura corporativa más sólida y organizada que el gobierno nacional. Y siempre ha tenido la impunidad garantizada. No obstante, esa estructura delictiva contiene una gran debilidad: requiere de muchas personas para operar eficientemente. Cada engranaje de esa maquinaria es percibida por los empleados del organismo donde tiene lugar el asalto a los bienes del Estado.

Además, los personajes y sus familiares muy pronto exhiben con descaro la mejoría en la situación económica. De ahí que preservar el secreto resulta prácticamente imposible. ¿Cómo podría establecerse el punto de partida para una investigación? Muy sencillo. Si el compañero llega a un puesto ejecutivo en el gobierno y no presenta su declaración jurada de bienes antes de ocupar el cargo, se hace, de inmediato, violador de la ley y reo de sospecha. Ese sería un buen lugar para empezar.

Para desenmascararlos no estaría de más establecer perfiles de ingreso/consumo. Así como el Banco Central elabora una canasta básica mediante la cual una familia dominicana sobrevive, también se puede medir cuánto podría gastar como máximo un funcionario con sueldo fijo y empleado a tiempo completo y dedicación exclusiva. Un funcionario que sobrepase los parámetros calculados para cubrirlos con el salario que recibe, debe ser sometido sin demora a investigación. Sin olvidar que el delincuente prepara siempre su coartada antes de cometer el delito. El ladrón sabe que primero se diseña la ruta de escape antes de llevar a cabo el plan de saqueo.

El investigador debe tomar en cuenta que los depredadores del erario pocas veces tienen el cuidado de ocultar las cotidianidades. ¿Por qué no investigar los medidores de consumo eléctrico que han tenido en su vivienda durante los diez años recientes? Esa sería una forma de determinar cómo se empezó viviendo en el Abanico de Herrera y se llegó en corto plazo a la avenida Anacaona. A partir de los contadores de energía podría averiguarse cuál ha sido su consumo mensual de electricidad haciendo más fácil indagar el salto en los niveles de vida que el compañero ha tenido por obra y gracia de la militancia partidaria.

¿Y qué si se indagara sobre el pago de impuestos del personaje en la década reciente? ¿Habrá pagado el compañero del Partido sus obligaciones fiscales al Estado dominicano por los descomunales ingresos que le han permitido tener una villa en Cap Cana, un apartamento en Miami, tres vehículos de lujo, los estudios de los hijos en otros países y hasta los descotados vestidos “pret-a-porter” de “ La Doña ”? Si la DGII fue capaz de tener ojos y oídos para cerrar el puesto de ventas de pastelitos “Amparo” en la avenida Abraham Lincoln porque, supuestamente, no pagaba los impuestos correspondientes, debía asimismo tener sentidos claros para vigilar a los compañeros del Partido que, con descaro, ostentan su mal habida riqueza.

Para de verdad iniciar la lucha contra la corrupción, la fiscalía debía empezar por seleccionar un pequeño equipo de personas imbuido de una ética insobornable. Entonces, establecer un plan de trabajo a largo plazo. Debía apoyarse en los procuradores fiscales que han tenido los gobiernos de Leonel en el Distrito Nacional para enfrentar y derrotar a los corruptos.

Gente capaz y honesta como Guillermo Moreno, Francisco Domínguez Brito y José Manuel Hernández Peguero. Conminemos a los funcionarios que están obligados a respetar y hacer respetar las leyes a que aprovechen el inicio de este nuevo viejo gobierno de manera que, por lo menos, finjan estar realmente interesados en que la honestidad prevalezca en la administración pública. Para que algún día podamos confiar en sus declaraciones de lucha contra la corrupción.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario