Cine

La muerte de un burocrata

La muerte de un burocrata
Written by Debate Plural

Rienzi Pared Pérez (Listin Diario, 30/7/2016) 

Existen películas que quedan en la psiquis de nosotros para siempre. No importa el lugar y el momento donde la vimos. Lo que importa es el sabor dulce que nos deja; porque la misma nos hizo reír de principio a fin sobre una situación que puede darse en cualquier sociedad donde prime la burocracia sin sentido. Tomás Gutiérrez Alea uno de los grandes cineastas latinoamericanos dirige esta película cubana del año 1966 que marcó a una generación de jóvenes por su originalidad.

Todo comienza cuando el nombrado Francisco Pérez, alias Tío Paco, quien era un trabajador dedicado a la fabricación de bustos del ilustre José Martí, muere dentro de la misma máquina que él había inventado. Sus compañeros deciden honrarlo con un servicio fúnebre ejemplar y lo entierran con el carnet laboral que viene a representar un símbolo de su condición obrera. Cuando la viuda acude junto con su sobrino a reclamar su pensión – a la que tiene derecho – el funcionario de turno le pide el famoso carnet laboral para tramitar la solicitud, es ahí que le informan al funcionario que el carnet fue enterrado con el muerto por lo que comienza la verdadera odisea del sobrino y la viuda.

Comienza un vaivén de aquí para allá en donde cada quien lo envía a diferentes departamentos. Algunos les informan que falta un sello. Otros que tienen que buscar una orden de exhumar el cadáver. Desentierran el muerto y luego  tienen que volver a enterrarlo; no sin antes tener un altercado con el funcionario del cementerio. En fin, una situación desesperante que lleva al sobrino a la locura todo dentro de un guión bien estructurado que causa risa de principio a fin.

En el desarrollo de la película, notamos que el burócrata y la burocracia funcionan como lo mismo, y ambas nociones nos llevan a la muerte. El director Gutiérrez Alea se las ingenió para criticar un modelo de administración a tan solo cinco años de haberse instaurado en Cuba el sistema socialista. Tuvo sus críticas y mantuvo su nivel de independencia conceptual.

En la película se manifiesta cierta simbología a través de los sueños de Juanchín quien es el sobrino y nos representa además, una serie de animales tales como: un búho; Buitres y perros aullando que son una manera de representar la muerte; y de que todo este significado vaya en favor de la clase trabajadora y no de un modelo burocrático perverso. Esta comedia con mucho humor negro y bien fino, está muy bien actuada por el protagonista, Salvador Wood quien hace el papel del sobrino que es quien lleva la carga pesada de la trama.

 Tomás Gutiérrez Alea se convertiría en un cineasta con ideas muy propias, mostrando a través de sus trabajos fílmicos críticas a situaciones o elementos que pudieran ser parte de la sociedad. Mantuvo ese delicado equilibrio entre las ideas revolucionarias y esa crítica social y política de su país. Lo vimos en su otra película “Memorias del Subdesarrollo” del año 1968 que muestra cómo las contradicciones de un burgués  se reflejan en las de una sociedad; y una de sus películas más populares del año 1993 “Fresa y Chocolate” donde narra la amistad entre dos hombres que buscan superar  la incomprensión y la intolerancia.

 “La Muerte de un Burócrata” no tiene desperdicio. Se disfruta a plenitud. Es una película muy bien hecha con tintes de comedia con la idiosincrasia del latinoamericano; pero con aires kafkianos del proceso mutante de la historia.

ALGUNAS CURIOSIDADES DE LA PELÍCULA:

1) La película rememora momentos importantes de la historia del cine. La maquinaria de la fábrica de bustos de Martí donde muere por accidente El Tío Paco recuerda “Tiempos Modernos” de Charles Chaplin.

2) La pelea a las puertas del cementerio comienza pacíficamente como una de las peleas de Laurel & Hardy rompiendo lo que es del otro, y esperando respuesta, y alcanza el momento más violento lanzando, todos contra todos, las coronas del muerto como si fueran bizcochos de las comedias del cine mudo.

3) En un momento también aparecen unos verdaderos bizcochos, uno de las cuales acaba en la cabeza de un policía que pasaba por allí haciendo alusión a las películas de la Keystone Studios de Mark Sennett.

4) Además, los sueños del protagonista, en sus momentos de agobio por no lograr enterrar a su tío, tienen tintes surrealistas, con escenas adaptadas de “Un perro andaluz” de Luis Buñuel.

5) El director, en los títulos de créditos iniciales, redactados a modo de oficio burocrático, dedica un recuerdo en uno de los considerandos a éstos y otros directores de cine, como Ingmar Bergman; Akira Kurosawa; Buster Keaton; Orson Wells; Jean Vigo, entre otros.

6) La cinta mereció el Premio especial del jurado del Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary.

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario