Politica

Haciendo memoria sobre hechos y casos de corrupción en República Dominicana (XV)

Written by Debate Plural
La opulencia del poder

La opulencia del poder

La economía de la corrupción: la opulencia de un grupo de funcionarios gubernamentales y el aumento en el costo de la canasta básica familiar

(Debateplural.com, en su espacio dedicado a hacer memoria sobre la corrupción en República Dominicana, comparte hoy, para que no se olvide, lo que se dice en el reporte del Foro Economico Mundial en su Informe Global de Competitividad 2010). 

Arturo Martinez Moya (periodico Hoy, 2/5/2011).

Por el control mediático de los gobiernos del PLD, apoyado en un presupuesto público de miles de millones de pesos, la corrupción no fue un tema en las últimas elecciones. Sin embargo, su costo preocupa a los Organismos Internacionales, hasta el punto de que en el 2010 presentaron a la comunidad internacional dos estimados extremos acerca de la magnitud alcanzada en República Dominicana.

Para el Banco Mundial, según investigación encabezada por Daniel Kaufmann, el promedio anual fue RD$50,000 millones, la estimaron en 3.3% del PIB corriente. En materia de corrupción superamos a Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Bolivia, Costa Rica, Jamaica, México, Panamá y Uruguay, entre otros países. El estimado anual del Banco Interamericano de Desarrollo es de RD$150 mil millones, al considerar que está entre 10% y 12% del PIB corriente.

Son dos cálculos extremos. Para el Banco Mundial, el costo acumulado de la corrupción fue RD$300,000 millones y para el BID RD$900,000 millones, es decir, un promedio de RD$600,000 millones (US$17,300 millones) para los años 2005-2010. Una revelación que debió alarmar a todos los sectores de la vida dominicana, principalmente a los políticos. Implica que en los gobiernos peledeístas se ha ido por la alcantarilla de la corrupción no solo el equivalente del aumento de la deuda pública total de US$12,600 millones del periodo, también la suma de US$4,700 millones de impuestos pagados por los contribuyentes.

La expresión de Hipólito Mejía fue su voz de alarma. Sabedor de que el país no puede ni debe seguir pagando por corrupción RD$100,000 millones al año, interpreta el sentir del pueblo cuando adelanta que en su gobierno la justicia será diferente a la de esta administración, se encargará de castigar a los que se han adueñado del dinero público. Una advertencia responsable y oportuna que interpreta los deseos de firmeza que reclaman las iglesias y los hombres de empresas, que han advertido al gobierno sobre las graves consecuencias que se ciernen sobre el país, por la opulencia exhibida por un grupo de funcionarios, mientras todos los días aumenta el costo de la canasta básica para las familias. Hipólito Mejía ha dicho que él y el PRD están comprometidos con el adecentamiento de la administración pública a partir del 2012, siendo evidente que el pueblo le cree y confía en él, porque actualmente tiene una aceptación que supera el 60%. A ese número y a la percepción de que ganará en primera vuelta es que temen los funcionarios corruptos.

Cómo podría un candidato responsable como Hipólito Mejía pasar por alto los informes del Banco Mundial y del BID?  Cómo podría ignorar lo que dice el Foro Económico Mundial en su Reporte Global de Competitividad 2010, de que República Dominicana ocupa el lugar 139 de 139 países evaluados, es decir, que somos el más corrupto entre todos los corruptos evaluados? Cómo podría ignorar otra lectura del mismo informe, de que los funcionarios dominicanos, para la toma de decisiones, como ningún otro país evaluado, exigen comisiones, favoritismo, clientelismo, nepotismo. Si por miedo o por estar comprometidos otros políticos alientan la impunidad, allá ellos, porque Hipólito Mejía piensa en el pueblo.

 

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario