Economia Nacionales

El índice de competitividad global del Foro Económico Mundial ha establecido desde 2012 que República Dominicana se ha convertido en el país más corrupto del mundo

Written by Debate Plural
Danilo-Medina

Danilo-Medina

Debateplural.com, comparte el artículo «Hurón a cargo de los huevos»,  de octubre 2012, del autor Hamlet Hermann, que permite al lector recordar circunstancias económicas y sociales de los primeros meses del  periodo del presidente Medina. 

Hurón a cargo de los huevos

El Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial ha establecido que, en años recientes, República Dominicana se ha convertido en el país más corrupto del mundo. Entre 144 naciones evaluadas, la nuestra ocupa el lugar 144. 

Ese fue un logro de los ocho años recientes en que gobernó el doctor Leonel Fernández . Sobre esta base, durante el período de transición entre los gobiernos de Fernández y el actual de Danilo Medina fueron muchas las conjeturas hechas en cuanto al rol que adoptaría el nuevo gobernante en relación con la corrupción administrativa y la impunidad. Ninguna señal afloró antes de la toma de posesión presidencial.

En opinión de muchos, tenía suma importancia la calidad moral y ética de aquel que fuera designado como Contralor General de la República. No en balde ese cargo tiene la responsabilidad de fiscalizar los ingresos de los fondos de la administración pública y autorizar, previa verificación, dónde y cómo se invertirían. La Contraloría es dependencia de la Presidencia de la República y, en esencia, su opinión determina quién recibe fondos del Estado. El Contralor es, esencialmente, el filtro por donde deben pasar las cuentas públicas para que sean pagadas.

Cuando los primeros nombramientos del presidente Medina fueron conocidos el 16 de agosto de 2012, el asombro predominó al confiar la Contraloría al licenciado Haivanjoe Ng Cortiñas, uno de los peledeístas que seguía a Jaime David Fernández Mirabal. Sorprendía más porque se colocaba en esa fuente de poder a quien, desde la Superintendencia de Valores, había propuesto que los fondos de pensiones fueran invertidos en la construcción de edificios, con el enorme riesgo de que los cotizantes se quedaran con nada. Trataba entonces de colocar la canasta de huevos en la cueva del hurón.

El nombramiento de este señor hubiera provocado espanto de haberse sabido entonces que había diseñado y establecido una base, ilegalmente legal, para adjudicarse una pensión de poco menos de $20,000 dólares cada mes del año hasta que muriera. Algo así como 120 salarios mínimos cada 30 días. Aparentemente, Ng Cortiñas confiaba en que esa acción permanecería oculta. En caso de conocerse, todavía podía contar con la impunidad que han disfrutado todos los nuevos ricos de los gobiernos peledeístas.

Pero el secretismo sólo le duró 40 días. Salió entonces a la luz pública la vulgar trama de un reglamento “pret-a-porter”, para que la corrupción tuviera un asentamiento ilegalmente legal. Al ser evidenciado, sólo le queda la línea de defensa de la impunidad acostumbrada, dado el repudio que ha provocado en toda la nación tanta voracidad y descaro, típico de los salteadores de caminos. La indignación puso entonces a pensar en quienes habían sido los Contralores que contribuyeron a que el país fuera el más corrupto del mundo.

Entre muchos funcionarios anteriores, descubrimos el ejemplo de Federico Lalane José, quien se desempeñó como Contralor de un gobierno plagado de corrupción, entre 2000 y 2004. Un Lalane que fue capaz de rechazar formalmente mediante documento la farsa aquella del “impuesto único” concedido por el presidente Hipólito Mejía a 42 prominentes funcionarios para que adquirieran vehículos de lujo. Fue capaz en varias oportunidades de negarse ante su jefe máximo a firmar libramientos que contradecían el régimen legal imperante. Supo decir a boca llena que no aprobaba privilegios y cuando el Presidente insistía tercamente, el Presidente tenía que firmarlos, de su puño y con su letra.

Lalane se enorgullecía al decir que no era político y que había sido nombrado como Contralor General de la República por amiguismo con Hipólito Mejía, además de que éste consideraba que tenía capacidad profesional para desempeñar el cargo. Y, como amigo, estuvo obligado a defender a su enllave softbolista de la Liga Centro, negándose a firmar ese y otros privilegios que, a todas luces, eran contradictorios con las normas que regían la Contraloría y perjudicaban el prestigio presidencial.

Contrastando ahora, en el país más corrupto del mundo, la Contraloría de Ng Cortiñas con la de Lalane, en caso de que Danilo Medina tuviera que elegir entre el compañerismo politiquero y el amiguismo, podría concluir que el actual Contralor es, en la situación actual, el peor de sus enemigos.

 

 

About the author

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Deja un comentario