Internacionales Politica

Que Joe Biden pase la hucha degrada el puesto más poderoso del mundo

Escrito por Debate Plural

Kenan Malik (The Observer, 22-11-20)

 

“Este es el trato: Como el presidente Trump se niega a reconocer su derrota y está retrasando la transición, tenemos que financiarnos nosotros mismos y necesitamos vuestra ayuda. Si podéis, poned algo para ayudar a financiar la transición Biden-Harris”. Eso tuiteaba Joe Biden la pasada semana. Su campaña ha enviado también correos electrónicos pidiendo a los “apoyos de la base como vosotros…que nos déis impulso en este momento crucial”. Algo hay de absurdo en que el presidente electo vaya timando a trabajadores del automóvil y enfermeras para que le ayuden a mudarse a la Casa Blanca.

Normalmente, el proceso se financia federalmente. Esta vez, el dinero – 10 millones de dólares – ha quedado bloqueado porque la Administración de Servicios Generales [General Services Administration – GSA], el organismo responsible de suministrarlo, se ha negado a reconocer la victoria de Biden. Esta actitud de pasar la hucha se ha convertido en práctica común en años recientes: Donald Trump recaudó 6,5 millones de dólares en 2016. Al parecer, la campaña de Biden ya ha solicitado 8 millones de dólares a patrocinadores empresariales. Es una medida cuestionable.

Ese ruego erosiona la distinción entre la campaña y la gobernación. Proporciona financiación partidista a lo que forma parte del Estado. En un momento en el que Norteamérica está tan polarizada, esa financiación hace más difícil convertirse en “presidente de todos los norteamericanos”. Privatiza todavía más la gobernación, apalanca el poder de cabilderos e intereses especiales y socava la autoridad del presidente electo: la figura más poderosa del mundo te pide si tienes algo suelto.

La negativa de Trump a aceptar el resultado de las elecciones y las ridículas teorías conspirativas diseminadas por sus abogados están minando la democracia norteamericana, pero a largo plazo hay algo profundamente corrosivo en convertir la transición en un proceso partidista que tiene que recurrir a la microfinanciación.

Nota de SP: Finalmente, sólo a principios de esta semana recibió la GSA autorización del todavía presidente Trump para librar fondos a la oficina del presidente electo Biden con el fin de que pueda sufragar los gastos derivados del proceso de transición presidencial hasta su toma de posesión el próximo 20 de enero.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */