Internacionales Sociedad

Recordando la «carnicería» y el horror de My Lay en Vietnam

Vietnam
Escrito por Debate Plural

Jose A. Nuñez (Hoy, 28-4-11)

 

Recorriendo a pasos torvos la escala kafkiana del terror, se podría afirmar, que lo acaecido en My Lay en marzo de 1968 fue una hecatombe, una masacre o una carnicería (carnecería en España).

Propiamente fue un horroroso crimen de guerra imperialista. My Lay era uno de los cuatro caseríos de la aldea de Son-My, en la provincia de Quang-Ngay, en la región central de Viet Nam del Norte. Antes de hablar de la carnicería de My-Lay creemos que se impone presentar a cálamo currente, una especie de impronta heroica de la brava nación vietnamita.

Bien sabido es que en el 1946 comenzó, y se mantuvo hasta el 1954, la desastrosa guerra de Indochina que enfrentó a Vietnam con Francia. En el 1954 tuvo lugar la memorable batalla de Dien Bien Phu, que comenzó el día 13 de marzo y terminó el día 7 de mayo. La sangrienta batalla se extendió por 55 días y el general vietnamita Vo Guyen Giap derrotó a trescientos mil soldados franceses dirigidos “por el último mariscal de Francia” Jean de Latre de Tassigny.

La derrota francesa de Dien Bien Phu condujo a las partes involucradas a los llamados “Acuerdos de Ginebra”, que dividieron al heroico país asiático en dos partes por el paralelo 17. Así surgieron Viet Nam del Norte y Viet Nam del Sur. En el Sur, con asiento en Raigón mandaba Ngo Dinh Diem, y en el Norte teniendo como capital a Hanoi, dirigía el aguerrido líder Ho Chi Minh (El Colosal Tío Ho).

Comenzó la lucha entre el Norte y el Sur, y en el 1964 los Estados Unidos decidieron intervenir abiertamente del lado de los vietnamitas del Sur. La lucha fue espantosa, sangrienta. En verdad tuvo el carácter de un genocidio. Viet Nam perdió tres millones de vidas; pero en 1976 los norteamericanos se retiraron en condición de derrotados.

Viet Nam del Norte quedó destruido. Los crímenes cometidos por los invasores fueron espantosos: Bombardeos aniquilantes contra las ciudades; lanzamientos incesantes de napalm contra los arrozales y todos los cultivos agrícolas, torturas terribles para hacer hablar a los apresados combatientes o no combatientes; prisioneros hombres o mujeres arrojados desde los helicópteros en vuelo; muñecas tramposas tiradas de los aviones para las niñas vietnamitas. Muñecas que eran bombas cargadas de miles de agujas y alfileres, que destrozaban inmisericordemente muchachitas de Vietnam, que tenían la suerte fatal de apoderarse de esas muñecas (Puppets Of The Devil).

Y ahora vamos a decir algo de la hecatombe, masacre o carnicería de My Lay.

Los responsables de ese grotesco crimen de guerra fueron los integrantes de la “Compañía Charlie”.

Estos hombres no tenían que ver nada con “Los Ángeles de Charlie”. Ellos más bien eran “Los Demonios De Charlie”. Y estaban mandados por el capitán Ernesto Medina. Ese nombre y ese apellido españoles, huelen a tejanos. Pensamos así, porque por aquí pasó un tejano de triste recordación, que se llamaba Anthony Ruiz (Mister Anthony). Lo ocurrido en My Lay de 1968 a 1976, ya veremos por qué supo el mundo algo acerca de esos malhadados acaeceres. Pues bien, lo ocurrido en My Lay se supo porque el día 16 de marzo del 1968 el teniente primero Hught Thompson levantó vuelo en Chu Lay en un helicóptero de reconocimiento,  junto al artillero Lardy Colburn y el mecánico Glenn Andreotta. La misión de estos hombres conjuntamente con los tripulantes de otros helicópteros, era dar apoyo al ataque que por tierra realizaría la “Compañía Charlie” comandada por el capitán Ernesto Medina. El ataque sería contra la aldea de Son My integrada por cuatro caseríos.

El punto de arrancada lo constituía el caserío de My Lay. El capitán Medina y los jefes de pelotones les inculcaron a sus hombres que la aldea era un centro de resistencia del Viet Cong (Comunistas vietnamitas). Recalcándoles a esos hombre de la “Compañía Charlie”, que consideraran a todos los lugareños o campesinos como integrantes, colaboradores o servidores del Vietcong.

Cuando el primer teniente Thompson y sus compañeros sobrevolaban cerca de My Lay oyeron que la artillería tronaba contra la aldea. Desde su helicóptero pudieron apreciar que las mujeres con sus hijos corrían despavoridas a guarecerse en los endebles refugios cavados bajo sus pajizas chozas. Los trabajadores de los predios agrícolas también corrían atemorizados.

Y cuando los hombres de los helicópteros que aterrizaban corrían para cubrirse y evitar ser (supuestamente blanco) de las balas del enemigo, no ocurrió nada.

No sucedía contra-ataque ninguno, porque sencillamente los aldeanos no poseían armas. Hught Thompson no aterrizó, duró una hora haciendo reconocimiento. Retornó a su base a reponer combustible, y cuando regresó a My Lay, él y sus hombres se horrorizaron de la cantidad de muertos que divisaron en tierra.

El teniente Thompson y otros pilotos de un helicóptero Huey artillado dieron un paso trascendental, aterrizando para salvar vidas. Ese ejemplo ayudó a contener la carnicería. En My Lay la compañía del capitán Medina masacró a más de quinientos campesinos. Ocho años después en 1976, los jefes del capitán Medina (Ernesto), perdieron la espantosa guerra. Ganó la guerra El Pueblo de Vietnam del Norte, siguiendo las enseñanzas del Tío Ho Chi Minh y del general Vo Guyen Giap, el mejor estratega del mundo.

Y tu dominicano: ¡Remember to 1965!

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */