Internacionales Politica

La ropa sucia de Netanyahu lo dice todo

Escrito por Debate Plural

Philip Giraldi (The Unz Review, 14-10-20)

 

El personal de la Blair House de Washington DC, donde el presidente de los Estados Unidos alberga a sus invitados extranjeros VIP, informa de que han comenzado a contar toallas y batas después de que los visitantes se van.

El reabastecimiento de jabón y champú también está siendo monitoreado de cerca y se ha instalado un detector de metales en la sala de desayunos de la planta baja para evitar pérdidas de cubiertos. La mayor vigilancia se produce a raíz de las revelaciones sobre las visitas demasiado frecuentes del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien ha sido acusado de llegar regularmente a Blair House con varias maletas y bolsas que contienen muchos meses de su ropa sucia, que ha lavado, limpiado en seco y planchado a expensas de los contribuyentes estadounidenses. Si bien la mayoría de los visitantes optan por tratar su ropa sucia como un asunto privado, es evidente que Bibi está muy feliz de que la laven en Washington.

Aparte del comportamiento de Netanyahu, que demuestra su total desprecio por sus anfitriones, el primer ministro parece tener un historial establecido en lo que respecta a comportamientos cuestionables. Él y su esposa Sara han sido objeto de varias investigaciones de larga duración en Israel por corrupción, algunas de las cuales siguen sin resolverse. Es el último de una serie de crímenes que involucran a líderes israelíes, que incluyen la condena por violación del expresidente Moshe Katsav.

Pero, más concretamente, es difícil evitar la creencia de que el Estado judío y sus cientos de organizaciones fachada que operan en los Estados Unidos -básicamente- están corrompiendo y empobreciendo a los Estados Unidos a un bocado cada vez. Mi padre solía tener una expresión típica de Nueva Jersey que describe a alguien que es detestablemente persistente en tratar de aprovecharse de ti. Llamó a ese comportamiento «ser picoteado hasta la muerte por un pato». Al carecer de un pico afilado, uno apenas se da cuenta de los esfuerzos del pato hasta que te mata. Israel y sus apoderados son el pato que está desangrando a los Estados Unidos a una picadura cada vez.

Por supuesto están los artículos caros a los que las noticias se refieren brevemente, como los más de 4.000 millones de dólares en asistencia militar anual que recibe Israel, en su mayoría garantizados durante los próximos diez años. Israel ahora está buscando 8.000 millones de dólares más en agradecimiento por hacerse amigo de los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin en una ceremonia de carácter político en la Casa Blanca. Israel disfruta de una serie de exenciones fiscales, acuerdos de coproducción y concesiones comerciales que casi con certeza ascienden a más de 10.000 millones de dólares anuales en un flujo de caja unidireccional para el «mejor amigo y el mayor aliado» de Estados Unidos. Solo el acuerdo de libre comercio de Estados Unidos con Israel de 1985 ha beneficiado al Estado judío en 144.000 millones de dólares, que es el déficit comercial de Estados Unidos entre 1985 y 2015.

Uno podría notar de pasada que Israel es bastante capaz de defenderse, incluido un arsenal nuclear y los medios para lanzarlo, mientras que sus ciudadanos judíos disfrutan de un nivel de vida europeo, de incluir educación pública gratuita a través de la universidad y atención médica proporcionada por el Estado que está financiado en parte por contribuyentes estadounidenses.

Pero es en el nivel del picoteo donde se hace más clara la penetración y corrupción en los Estados Unidos. Parece que cada semana uno nota un par de artículos aquí y allá que revelan cómo Israel y sus amigos ejercen un poder tremendo en todos los niveles del Gobierno y también en los medios de comunicación. Uno que resonó en las últimas semanas describió cómo Ron DeSantis, el gobernador de Florida, firmó un proyecto de ley que autoriza al departamento de vehículos motorizados del Estado a emitir placas de automóviles con la leyenda «Florida apoya a Israel». El Consejo Israelí-estadounidense (IAC) elogió de inmediato la «conmovedora expresión de solidaridad» que «afirma el fuerte vínculo entre los ciudadanos del Estado de Florida y el Estado judío de Israel». Este tipo de calidez es la razón por la que Florida siempre ha sido un destino preferencial para los israelíes-estadounidenses».

Ahora, DeSantis no es un novato cuando se trata del juego de lamer de Israel. Ha estado jugando las cartas de Israel y el antisemitismo a lo largo de su carrera política. En 2018, como congresista que se postulaba para gobernador, atacó a su oponente, el alcalde de Tallahassee Andrew Gillum, durante su carrera para gobernador, por no ser un «amigo de Israel». Anteriormente, como congresista, DeSantis patrocinó en 2013 la Ley de Responsabilidad Palestina que pedía la retención de la ayuda estadounidense a la Autoridad Palestina hasta que reconozca a Israel como Estado judío. En 2017 fue cofundador del Caucus de Victoria del Congreso de Israel.

Cuando DeSantis se postuló para gobernador, como era de esperar, prometió ser el gobernador más proisraelí en Estados Unidos y que «la primera delegación

encabezaría sería la del Estado de Israel». Luego se llevó a todo su gabinete con él como parte de una delegación -financiada por los contribuyentes- de 75 personas en un despilfarro de seis días a fines de mayo de 2019, mientras se jactaba de que “Hoy me complace informar de que estoy cumpliendo esa promesa. Nuestra delegación traerá líderes empresariales, académicos y políticos para ayudar a fortalecer el vínculo entre Florida e Israel”. Durante su visita, celebró una reunión de su gabinete en la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, la primera vez que un Gobierno estatal ha celebrado una reunión de este tipo en suelo extranjero. Durante el encuentro firmó ostentosamente un proyecto de ley de “lucha contra el antisemitismo”.

Y ahora se pueden comprar placas que ensalzan la relación parasitaria con Israel, sin duda una expresión única de doble lealtad que ningún otro estado de la unión muestra. La relación de Florida también es un ejemplo perfecto de cómo los amigos de Israel establecen mecanismos que beneficiarán al Estado judío. Israel venderá sus productos y servicios a Florida, habilitado por un Gobierno en el lugar que está promoviendo el proceso y dirigirá los contratos en su dirección. A cambio, Florida obtendrá poco o nada, ya que Israel es un mercado pequeño y no necesita nada de lo que produce el “estado del sol”.

Todos estos acuerdos comerciales están diseñados para enriquecer a Israel. Otro ejemplo interesante de cómo funciona esto a nivel estatal y el abuso que puede producir ha surgido recientemente en Virginia, donde los contribuyentes de la Commonwealth de Virginia han financiado la llamada Junta Asesora Virginia-Israel (VIAB) para promover e incluso subvencionar negocios israelíes en el estado que actualmente manejan un estimado de 500 millones de dólares por año a favor de Israel. Grant Smith, del Institute for Research: Middle Eastern Policy (IRMEP), ha investigado considerablemente los asuntos de VIAB y observó cómo «VIAB es un piloto de cómo Israel puede obtener silenciosamente fondos de los contribuyentes y estatus oficial para las entidades en red que promueven a Israel desde dentro de los gobiernos estatales clave».

Y luego está el Congreso, donde se presentó un proyecto de ley que permitirá a Israel bloquear cualquier venta de armas de Estados Unidos a Oriente Medio que no apruebe, una entrega casi completa de la soberanía estadounidense al Estado judío. Y también está la historia del congresista Brad Sherman de California. A Brad, que es judío, le gustaría mucho reemplazar al congresista correligionario Eliot Engel, recientemente derrotado, como presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara. El Comité, por supuesto, se ocupa de cuestiones israelíes y Engel fue ampliamente considerado como uno de los amigos más acérrimos del Estado judío en el Congreso. Entonces, ¿qué hizo Brad? Se acercó a varios grupos judíos para ayudar en el proceso. En un evento de zoom organizado por la Mayoría Democrática de Israel (DMFI) confirmó que “Apoye a Eliot Engel contundentemente y demostrará que entendió lo importante que es la presidencia… Y no me compararé con mi buen amigo Eliot Engel, excepto para decir que cuando llega a tener el corazón en el lugar correcto, Eliot y yo estamos exactamente en el mismo lugar». Si Brad tiene éxito, y probablemente así será, ¿a qué intereses servirá en una importante oficina gubernamental? Algunos podrían considerar ese comportamiento como una traición.

También de California llega la historia de una nueva legislación para combatir el flagelo del antisemitismo, muy en los medios de comunicación últimamente junto con la impactante noticia de que muchos estadounidenses son incapaces de nombrar ni siquiera un solo campo de exterminio nazi de repetir como loros presuntos «hechos» sobre el holocausto. Lo que se describe como “educación sobre el Holocausto” ya es obligatorio en varios estados donde el estudio de la Revolución Americana aparentemente es opcional. Los grupos judíos se han infiltrado en las juntas de educación para «asesorar» sobre los libros de texto adecuados, que presentan una narrativa positiva relacionada con Israel al tiempo que describen la supuesta victimización judía. Ahora también es probable que la educación sobre el Holocausto sea obligatoria en todo el país debido a la reciente aprobación por el Congreso de la Ley de Educación por el Nunca Más.

A finales de agosto el proyecto de ley 331 de la Asamblea de California «dio un paso importante para que [California] se convirtiera en el primer estado del país en exigir la finalización de un curso de estudios étnicos como requisito para la graduación de la escuela secundaria». Los informes de «ansiedad e indignación» en la comunidad judía por el primer borrador del proyecto de ley llevaron a los miembros del Caucus Judío Legislativo de California de 16 miembros a moverse rápidamente para insertar un lenguaje de «barrera» en el texto. El nuevo lenguaje»… prohibirá la enseñanza de cualquier plan de estudios que promueva prejuicios, intolerancia o discriminación, incluso contra judíos o israelíes».

El tema puede parecer relativamente claro, pero por supuesto había una agenda oculta, que era bloquear cualquier consideración de la difícil situación de los palestinos o el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), que se temía se convertiría en parte del plan de estudios. Y la inclusión de «israelíes» como grupo protegido prohíbe con bastante eficacia cualquier discusión sobre Israel excepto, presumiblemente, en términos positivos. En las aulas de California se puede criticar el comportamiento de Estados Unidos o México, pero todo lo negativo sobre Israel estará prohibido. Y California no está sola. Actualmente veintinueve estados prohíben o castigan la promoción del BDS, en gran parte debido al cabildeo efectivo de los partidarios israelíes a nivel legislativo en esos estados.

Entonces, dondequiera que alguien mire está Israel, Israel, Israel. Entonces, ¿qué es un trapo sucio entre los «mejores amigos» de todo el mundo? Tal vez. Pero, alternativamente, podría ser que a los estadounidenses nos estén matando a picotazos y todo lo que los Trump y Biden hacen es sonreír y sonreír mientras nuestro país está siendo sistemáticamente extorsionado por un país extranjero con la ayuda de un lobby nacional que solo está en el juego para aprovechar todo lo que pueda. ¡Despierta América!

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */