Internacionales Politica

Ley salvaguarda prosperidad y estabilidad de Hong Kong

Escrito por Debate Plural

Zhang Run, Embajador de China en República Dominicana (Listin, 7-7-20)

 

El 1 de julio de este año cum­plió el 23° ani­versario del retorno de Hong Kong a su patria. Justamente en ese día en­tró en vigor la Ley para la Salvaguardia de la Seguri­dad Nacional en la Región Administrativa Especial de Hong Kong.

Personalidades de to­dos los sectores en Hong Kong, entre ellos, los políti­cos, empresarios y académi­cos, dieron la bienvenida a dicha ley. Cerca de tres mi­llones de hongkongneses firmaron su apoyo, mien­tras 1.400 millones de chi­nos sentimos gran júbilo e inspiración. Grupos de fon­dos extranjeros radicados en Hong Kong, tales como HSBC, Standard Charte­red, etc., también se suma­ron a favor. El índice bursátil Hang Seng subió. Varias or­ganizaciones secesionistas anunciaron su desintegra­ción. Para un número muy pequeño de recalcitrantes, no les espera otra cosa que el castigo legal.

En la 44ª reunión del Consejo de Derechos Hu­manos de la ONU, los in­tentos de algunos países de manchar a China ter­minaron en fracaso.

Se trata de una impor­tante ley promulgada por la Asamblea Popular Na­cional de China de con­formidad con la Cons­titución y la Ley Básica de Hong Kong, la cual es esencial para salvaguar­dar la seguridad nacional y la estabilidad a largo plazo de esta región.

Esta ley legaliza el principio y el límite de “un país, dos sistemas”, en vez de cambiarlo.

Sigue los principios mo­dernos del estado de de­recho y la práctica in­ternacional, y castiga principalmente a un nú­mero muy pequeño de de­lincuentes que ponen en grave peligro la seguridad nacional y protege a la gran mayoría, incluyendo los de­rechos e intereses legítimos de los inversionistas extran­jeros en Hong Kong.

Las Constituciones de más de 100 países estipu­lan que el ejercicio de los derechos y libertades fun­damentales no deben po­ner en peligro la seguri­dad nacional. De acuerdo con el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Po­líticos de la ONU, los de­rechos a la creencia, la li­bertad de expresión, la reunión pacífica y la au­diencia pública pueden estar sujetos a las restric­ciones necesarias en be­neficio de la seguridad na­cional y del orden público. La Convención Europea de Derechos Humanos tiene disposiciones similares.

En los últimos años, con el apoyo de algunas fuer­zas extranjeras, los tras­tornadores de Hong Kong contra China han alenta­do abiertamente la “inde­pendencia de Hong Kong” y otros comportamientos secesionistas, han provo­cado varios incidentes vio­lentos graves y han tocado seriamente el límite de la seguridad nacional.

En el último año, 590 agentes policíacos en Hong Kong resultaron heridos cuando estaban cumpliendo sus funcio­nes. Se destruyó una gran cantidad de instalaciones públicas y comerciales. Muchos ciudadanos ino­centes y turistas fueron molestados, humillados, golpeados e incluso que­mados.

La policía de Hong Kong permanece muy modera­da ante amenazas graves, y ningún manifestante ha muerto a causa de su fuer­za. Su desempeño es ejem­plar para sus colegas pro­venientes de países donde se suele hablar de dere­chos humanos, democra­cia y libertad.

La seguridad nacional es una precondición bási­ca para la supervivencia y el desarrollo de un país. Su legislación es un asunto so­berano y centralizado, y ningún otro país tiene dere­cho a interferir.

La parte china nunca ha cuestionado la responsabili­dad de los países concernien­tes sobre los asuntos de segu­ridad nacional de Puerto Rico y Escocia. Un recordatorio: el “doble estándar” es adictivo y contraproducente.

Desde que la Región Ad­ministrativa Especial de Ma­cao aprobó la Ley de Segu­ridad Nacional en 2009, su PIB ha crecido en un 153%, el número de turistas ha au­mentado en un 81% y la tasa de desempleo ha caído a su nivel más bajo en la última década. Estamos convenci­dos de que Hong Kong, la “Perla del Oriente”, seguirá siendo brillante, ahora con su propia ley.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */