Internacionales Politica

El Gobierno autoritario de Netanyahu está volviendo a los israelíes contra el Estado

Escrito por Debate Plural

Meron Rapoport (972mag, 7-8-20)

 

El lema “cualquiera menos Bibi” tiene claras limitaciones, pero cuando Netanyahu y el régimen israelí se fusionaron en uno y lo mismo, una nueva lucha civil ha comenzado.

Los caminos de los abogados israelíes Lea Tsemel y Gonen Ben Yitzhak se han cruzado en el pasado, aunque no siempre directamente. Tsemel ha defendido a generaciones de palestinos en los tribunales militares israelíes que a menudo basan sus decisiones en información clasificada proporcionada por el Shin Bet. Ben Yitzhak representó a los agentes del Shin Bet que proporcionaron esa información bajo un régimen antidemocrático en los territorios ocupados.

El miércoles pasado Tsemel y Ben Yitzhak se encontraron una vez más. Esta vez Ben Itzjak, que es una de las principales figuras de las protestas contra Benjamin Netanyahu, a quien llaman el “ministro del crimen” por la corrupciónfue llevado esposado a la comisaría del Complejo ruso de Jerusalén para tramitar la detención extendida, un día después de ser arrestado en las protestas del «Día de la Bastilla» frente a la residencia del primer ministro.

Tsemel también llegó al Complejo ruso ese día, como lo había hecho innumerables veces para representar a detenidos palestinos, para representar a Ben Yitzhak y a otras siete personas que fueron arrestadas. Pero la policía decidió mantener a Tsemel fuera del complejo alegando que se suponía que estaba en cuarentena por un supuesto contacto con alguien que había contraído COVID-19. En una pequeña conferencia de prensa al día siguiente Ben Yitzhak afirmó que la policía «no tenía pruebas» de que Tsemel necesitara ser aislada. A los detenidos, dijo Ben Yitzhak, se les negó la representación legal. Esto, concluyó, «no podría tener lugar en una democracia». La ironía fue más allá de él.

Este pequeño incidente muestra hasta qué punto los líderes de las protestas anticorrupción son miembros privilegiados de la propia carne y sangre del establishment. Pero también muestra la compleja situación que las protestas contra Netanyahu, que han crecido drasticamente por el mal manejo del Gobierno de la pandemia y la economía, han creado. Esas mismas figuras del establishment ahora se ven a sí mismas como «disidentes». Las protestas, que han sido lideradas por los «privilegiados», han llevado al desafío más directo al Gobierno de la derecha de la última década.

Uno de los argumentos más destacados que se oyen tanto en la derecha como en la izquierda, incluida la izquierda radical, es que los manifestantes anticorrupción en todo el país están motivados por la sensación de que les han «robado» su país. Este sentimiento no puede ser descalificado. Después de todo los líderes y simpatizantes de los partidos de izquierda sionistas han repetido durante años el mantra de que «construyeron el Estado» y por lo tanto cualquier situación en la que otros (mizrajíes, los religiosos nacionales, los ultraortodoxos y los derechistas) hayan «tomado el control» del país no es natural y debe llegar a su fin. El partido Azul y Blanco no habría podido alcanzar los 35 escaños de la Knéset sin este sentimiento.

Attorney Gonen Ben Yitzhak is led away by police during a protest against Benjamin Netanyahu, Jerusalem, July 18, 2020.

El abogado Gonen Ben Yitzhak es llevado por la policía durante una protesta contra Benjamín Netanyahu, Jerusalén, 18 de julio de 2020.

Es acertado asumir que sin la confianza que se deriva de dichos privilegios es probable que los líderes de la protesta nunca se hubieran atrevido a levantar sus carpas a la puerta de la Residencia del Primer Ministro. Igualmente es seguro asumir que si hubieran sido los etíopes, los palestinos o los israelíes de clase trabajadora expulsados ​​de las viviendas públicas quienes hubieran intentado construir un campamento en el centro de Jerusalén, habrían sido retirados de inmediato.

Pero este no es el tema central en este momento. La pregunta es si los manifestantes, incluso si provienen del oficialismo o de las clases altas, han abierto un espacio democrático más amplio, ya sea a propósito o sin darse cuenta. La respuesta, en este momento, parece positiva.

Israel nunca ha visto un levantamiento civil verdaderamente radical. Nunca ha tenido su propia versión de la Francia de 1968, del movimiento de Estados Unidos contra la Guerra de Vietnam o del levantamiento actual tras el asesinato policial de George Floyd en Minneapolis. Lo más cerca que Israel estuvo de un levantamiento masivo fueron las protestas de justicia social en 2011, cuyos mensajes no tocaron al régimen israelí, y que finalmente colapsaron. Cuando Yair Lapid aprovechó el impulso de las protestas para formar Yesh Atid y servir como ministro de Finanzas bajo Netanyahu, sus votantes no se levantaron. Hoy los partidarios de Azul y Blanco, que forman parte del mismo grupo sociológico que los votantes de YeshAtid en 2013, están saliendo a la calle.

Los sociólogos dirán que la diferencia entre las protestas de hoy y las de 2011 se debe ante todo al hecho de que en Israel el ethnos (judío) es más fuerte que las manifestaciones (cívicas). En términos generales se puede decir que el judío israelí es un colono, un soldado o un judío antes de ser ciudadano. Esto es así de cierto en la dirección opuesta. Cuando los palestinos en Israel pensaron que eran ciudadanos iguales y, por lo tanto, se les permitió salir y manifestarse en octubre 2000, la policía mató a tiros a 13 de ellos, recordando a todos que la etnia judía sigue siendo mucho más importante que las manifestaciones cívicas israelíes.

¿Es esta nueva protesta diferente? Es demasiado pronto para saberlo, pero hay signos de que algo ha cambiado. Haim Shadmi, uno de los líderes del movimiento, me dijo que el ciudadano israelí (agregaría el ciudadano judío-israelí) nació en las protestas de 2011, pero todavía es un niño. Ahora el ciudadano está empezando a valerse por sí mismo. Shadmi atribuye la repentina ola de jóvenes que se unen a las manifestaciones tanto por su deseo de ser tratados como ciudadanos como por la situación económica.

El deseo de ser ciudadanos quizás explica la voluntad de estos jóvenes de confrontar a la policía, así como su falta de miedo para hacerlo, un nuevo fenómeno en las manifestaciones judías de centroizquierda. El «Estado», el mismo Estado que crió a los que hicieron posible esta protesta en primer lugar, se ve de repente como una fuente de hostilidad. “El Estado” ya no es “nuestro”, precisamente porque trabaja contra sus ciudadanos, contra la capacidad misma de ser ciudadano. Para provocar el cambio, creen estos jóvenes manifestantes, el régimen debe ser obligado a cambiar.

Muchos en la izquierda, incluyéndome a mí, considerábamos que las consignas de «cualquiera menos Bibi» de los últimos tres ciclos electorales simplemente no eran suficientes, incluso huecas. Los lemas dejaban de lado la ocupación y el apartheid en Israel-Palestina, el hipercapitalismo de Israel, el debilitamiento de la mano de obra organizada, el desmantelamiento del Estado de bienestar, la igualdad para la comunidad LGBTQ y una larga lista de otras luchas dignas. Todavía creo que este es el caso. Pero uno debe admitir que los lemas de «cualquiera menos Bibi» tienen el potencial de despertar un nuevo tipo de lucha civil. No por el eslogan en sí, sino por él. Por Netanyahu.

Netanyahu es enemigo de todo lo que tiene que ver con el concepto de ciudadanía. Sus escándalos de corrupción y su deslegitimación del sistema legal y los medios de comunicación no son solo una afrenta directa a la ciudadanía, son características de un régimen autoritario.

El desprecio de Netanyahu por el concepto de ciudadanía es más claro cuando se trata de ciudadanos palestinos de Israel. Desde su declaración del día de las elecciones de 2015 de que «los árabes están siendo transportados a las urnas en masa», hasta llamar terroristas a los diputados palestinos durante los últimos tres ciclos electorales, el primer ministro trata habitualmente a los ciudadanos palestinos como no ciudadanos. Esto también se aplica a todos los que no están de acuerdo con él, desde los sindicatos de trabajadores hasta los partidarios de Azul y Blanco y los ciudadanos de Tel Aviv. A los ojos de Netanyahu no hay ciudadanía, solo lealtad.

En este sentido, «cualquiera menos Bibi» es un eslogan que pertenece a los manifestantes, ahora que Netanyahu y el régimen israelí se han convertido en uno y lo mismo. Su extravagante control centralizado de la crisis del coronavirus que se ha convertido en su propio culto a la personalidad, su total desprecio por los cientos de miles que enfrentan las consecuencias de sus acciones, la sensación de que ha perdido todo el control sobre la situación, todo esto ha ampliado el uso del eslogan. Está claro que si Netanyahu no renuncia no habrá oportunidad de reparar nuestra sociedad, ya sea en relación con la ocupación, los derechos de los trabajadores o la democracia.

Es un poco temprano para el optimismo de los manifestantes que creen que los días de Netanyahu están contados. También es demasiado pronto para saber si el hecho de que los jóvenes judíos israelíes estén marchando, bailando, protestando y confrontando a la policía significa el nacimiento de un nuevo demos israelí.

Para que se forme una idiosincrasia real tendrá que sacudirse el espíritu judío e incorporar a los palestinos. Hay indicios de que esto podría estar sucediendo. Varios palestinos han pronunciado discursos en las manifestaciones, ha habido cánticos contra la ocupación y un grupo de líderes de la protesta incluso se ha reunido con el jefe de la Lista Conjunta, Ayman Odeh. El propio Odeh participó en la manifestación el martes por la noche en Jerusalén.

Pero todavía estamos lejos de este objetivo. Una protesta organizada por los dueños de restaurantes árabes en Haifa no incluyó a casi ningún asistente judío-israelí, a pesar de los esfuerzos de los organizadores. Como el activista palestino Ghadir Hani escribió en Haaretz a principios de esta semana, «Los palestinos no participarán en una protesta que no se levante contra la ocupación y no se oponga a la opresión del pueblo palestino».

Es cierto que más allá de eliminar a Netanyahu, este movimiento de protesta no tiene demandas claras ni una estructura organizativa. Pero tiene espíritu y tiene ira, y a veces eso es suficiente para provocar un cambio seguido de un cambio aún mayor. Tal vez. Solo podemos esperar.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */