Internacionales Politica

Sueños y meditaciones entremezclados de Donald Trump

Escrito por Debate Plural

Antonio Maira (Aporrea, 4-8-20)

 

«Venezuela prolonga a Cuba y, con los dos enfilados, me comen los demonios»

«Me comen los demonios, sí; pero también me conducen a la victoria o al desastre total en un «enfrentamiento dialéctico» como señalaba Hegel. De eso sé mucho aunque las puntualizaciones académicas me las ponen mis asesores que los tengo por centenares. Muchos de ellos son académicos de grandes Fundaciones y Universidades a las que hemos dado prestigio y dólares, sobre todo, dólares. Hay que ver cómo funcionan esos papelitos verdes -o sus equivalentes en bonos- en cuentas bancarias o tarjetas de crédito.»

«Los originales –a los grandes textos me refiero: Hegel, Marx, Lenin- no los entiendo ni falta que hace. Me dedico a los prontuarios de dos o tres páginas, como mucho. Los extraen para mí de unos pequeños resúmenes sobre los conflictos y coyunturas, favorables y desfavorables. Los publicamos mensualmente para que no se nos pase nada: comercio, inversiones, bases militares, recursos que nos interesan, países amigos, enemigos y, especialmente, países «delincuentes»: pobres o aquellos que no aceptan las recetas de los EEUU. De manera directa o enmascarada les aplicamos la medicina que nos recomiendan las Secretarías de Defensa o de Estado.»

«Ellos –los asesores- puntualizan una y otra vez qué sabio justificó, con argumentos académicos, el odio que yo tengo en las tripas. El odio suena y a veces es incontenible… Ppfff…A eso se deben mis salidas fulgurantes y mis pantalones holgados, no al desprecio que le tengo como blanco «por las cuatro esquinas» a la Pelosi, una italo-americana que ostenta de apellido, en la Cámara de Representantes.»

Yo pongo el ahorcamiento elegante

«A mis asesores siempre les digo o les grito, lo mismo: ¡Yo pongo el ahorcamiento elegante de la rodilla en el cuello y el cuerpo en posición de caballero indiferente, que mata con sus gafas de sol en la cabeza, con el cuerpo en equilibrio perfecto! ¡Así lo hizo Derek Chauvin cuando ajusticio al truhán de George Floyd! ¡Chauvin es mi hombre en Minnesota! Ya encontraré la manera de defenderlo echando mierda sobre Floyd y tipificando a la baja el delito de Chauvin. De hecho ya lo estoy haciendo, ¿Al fin y al cabo quién se preocupa por un negro? ¡Matamos a tantos que cada uno sucede y hace olvidar al otro¡»

Yo defiendo la práctica del gatillo facilísimo y la doctrina elemental de los «cristales rotos» de Rudolph Giuliani! ¡Yo defiendo como Presidente a los policías que matan a ladronzuelos y saqueadores! ¡Yo asumo la necesaria brutalidad de sus oficiales –algunos, supremacistas blancos como Yo mismo; otros negros, mulatos o asiáticos de «máscara blanca» como los compañeros de Floyd!»

«Sí, también he leído -por recomendación de mis más íntimos asesores- a Frantz Fanón el francés negrata de la Martinica que explica cómo hay que blanquear a los ejércitos colonialistas incluso ante los nazis. A Fanón, sus mandos franceses –colonialistas, por supuesto- le impidieron entrar en Berlín aunque tenía la mayor distinción al valor de su país, la Croix de Guerre concedida en Alsacia. El nos enseña que los matices del blanqueo son graduables. Yo añado que hay que saber utilizarlos si se desea ganar la mayoría. El odio mira hacia atrás.»

«El planteamiento para la lucha final es muy defectuoso»

«En EEUU ocurre lo mismo. Como supremacista blanco he prometido a mis consejeros y mis intelectuales supremacistas enviar al FBI, a la Guardia Nacional con armamento de guerra, poner frente al fuego de la revuelta todo el inmenso poderío de los EEUU, la CIA si hace falta. Todos los escalones represivos, desde las policías de condado hasta el propio ejército.»

«Les he dicho con claridad: Yo pongo la voluntad, el propósito, mis feroces generales pero: ¡Vosotros ponéis la filosofía, desde la más profunda hasta las más estúpidas «matrices de opinión! Lo he dicho de todas las maneras posibles. Primero con aquello de «si hay motines empezarán a volar las balas», que fue repetido por la mayoría de mis gobernadores. No podemos olvidar que una buena parte de los ajusticiamientos de negratas fueron cometidos por policías también negros, o asiáticos como Tou Thao y J. Alexander Kueng. »

«Para los ingenuos, todo parece desmoronarse»

«En principio el desmorone, o mejor dicho, la derrota temporal de mi programa global parece indudable. Lo parece por dos razones que se me presentan claramente entrelazadas en mis sueños y en mis meditaciones. Una de ellas es que el planeamiento para la «lucha final» es muy defectuoso porque, como acierta Bolton –uno de los muchos «desplazados» que saben cómo funciona la política internacional de los EEUU y cuáles son los atajos y los fondos previstos para la CIA o por el CSN para que se oriente por el camino debido-, no se pueden mezclar las «churras» con las «merinas». Cada cosa en su momento y cada lana para cada oportunidad.»

«Hasta ahora he lanzado mi verborrea y mis amenazas hacia todos los lugares del mundo y de manera simultánea. Mis enemigos, con toda la calma del mundo se han reído poco a poco: ¡Já! ¡Já! ¡Já! Unas veces de manera sincrónica, como si cada esperpento les afectase a todos. Otras de manera individual como si el coro universal por cada estupidez se diera por descontado».

«El bueno de Bolton, al final, va a tener razón porque se ha mantenido fiel a los métodos del terror como instrumento en todos los rincones del Imperio. Ahora bien, Bolton ha sido impaciente y ha pecado por exceso de diligencia. Ahora resulta que es la unidad y no la dispersión; el frente interior y no el exterior, los prioritarios.»

«En el exterior todo han sido derrotas y vacilaciones»

«Me di cuenta cuando las sucesivas astucias y jugadas maestras que planeé con Mike Pompeo, John Bolton, Elliot Abrams, Mark Esper -Secretario de Defensa y Jefe del Pentágono- el almirante Craig Faller -Jefe del Comando Sur- y la todavía innombrable Jefa de la CIA, Gina Haspel, fracasaron una detrás de la otra.»

«Hice uso de toda la mafia política, empresarial y militar que conozco muy bien. Al desastre de la Tríada: Trump-Mike Pompeo- Elliot Abrams; acompañó el del mando militar a tres niveles: Presidente, Secretario de Defensa Mark Esper y el Jefe del Comando SUR, Craig Faller.»

«No sé si me repito en mis sueños pero eso es parte de su propia naturaleza evanescente. Confabulamos hace ya varios meses lanzar la Operación Antorcha, muy manoseada y corregida a tachones entre las siestas semi alcohólicas de mis viajes en el Number One. Todos los intentos de iniciarla o prepararla han acabado en fracasos sin paliativos, incluso en fracasos para la Historia. También desaparecieron en el sumidero de las pequeñas operaciones preparatorias la Operación Gedeón que fue una minúscula concreción, exploratoria (y al mismo tiempo, propagandística), de la «Gran Operación Antorcha». Corresponde al ámbito de los criminales ensayos autorizados genéricamente por los EEUU, que siempre esconderá la mano donde pone la piedra. La ejecución de sus diversos escalones se puso en manos de la CIA cuya misión era y es articular y financiar a la insignificante oposición armada venezolana y a los grupos paramilitares colombianos, dirigiendo las operaciones encubiertas.

«Asesinar al Presidente Nicolás Maduro»

«La maniobra en su conjunto formaba parte de otra ya fracasada: el asalto militar y paramilitar a Venezuela. La realización del «objetivo global» había sido abandonado pero no la del objetivo criminal que podría conducir a él de una manera indirecta: el asesinato del Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.»

Éste objetivo me persigue en todos mis sueños porque, en realidad, no ha sido abandonado. Yo, el Gran Presidente de los Estados Unidos, ronroneo de placer supremo cuando en mis ensoñaciones más felices recreo los modos o maneras en las que lo realizaremos sin que se escape la «pieza»: ataque con drone, asalto de mercenarios colombianos armados y entrenados por la CIA, utilización de compañías privadas estadounidenses bajo falsa bandera. En cualquier supuesto nos aseguraríamos de que los mejores y los más responsables de los dirigentes revolucionarios le acompañasen al cielo socialista»

«Palabra de Hinterlances»

«La agencia Hinterlances resumía muy bien, antes del fracaso total de la primera intentona, cuáles habían sido sus efectos, sus métodos, y el cuadro en el que se inscriben atentados como éste:

«Luego del hecho las noticias han corrido vertiginosamente, sin embargo, resalta de fondo el mecanismo: la contratación de mercenarios que hacen la guerra y cumplen con objetivos en menor escala, mientras el financista principal mantiene la imagen limpia ante la opinión pública. El financista en este caso, según las denuncias, es el gobierno de Estados Unidos, que además impulsa otras acciones de cerco económico y financiero, así como de asedio geopolítico contra la nación».

« Tuve un escalofrío cuando escuché como el «objetivo»: Nicolás Maduro, aclaraba el 4 de mayo, con precisión innegable la raíz de los hechos: «Se trata de la privatización de la guerra, el Gobierno de Estados Unidos delegó en la DEA la operación contra Venezuela y ésta a su vez, coordinó con los carteles de la Alta Guajira colombiana y venezolana para obtener financiamiento y logística de armas. Además, la DEA contactó a Silvercorp para ejecutar el entrenamiento de los mercenarios. El contrato con Silvercorp, está firmado por el diputado Juan Guaidó». Las aclaraciones sucesivas de ese presidente al que hemos tratado como un autócrata finalmente «abatido» por el pueblo son algunos de los terrores de mis sueños. Sobre todo cuando aclara:

«Macuto en el estado La Guaira, fue el escenario del enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad del Estado venezolano y el grupo irregular. 8 de los mercenarios fueron abatidos, entre ellos, Robert Colina Ibarra (alias Pantera), quien había sido ya señalado como parte de acciones insurreccionales emprendidas desde Colombia, bajo el mando del oficial desertor venezolano Clíver Alcalá Cordones, quien se encuentra actualmente en manos de Estados Unidos y quien confesó hace poco más de un mes, que junto al diputado Juan Guaidó, el venezolano Juan José Rendón y el apoyo de EEUU habrían adquirido un arsenal para la ejecución de actos terroristas en Venezuela.»

«Leo y releo con furor poco recomendable»

« Muy a mi pesar Hinterlances me recuerda, y no solo a mí, las intervenciones de largo alcance de los EEUU fracasadas durante los últimos seis meses. «La operación Gedeón-Antorcha «es solo una de las incursiones y provocaciones en las fronteras terrestres, marítimas y aéreas de Venezuela ocurridas en los meses que van de 2020. El objetivo, según diversos análisis, propiciar la «extracción» del Presidente Nicolás Maduro y otros dirigentes del Gobierno nacional, de manera «quirúrgica».

«Y sigue, como clavándome puñaladas, una detrás de la otra:

  • Entre el 25 y el 31 de enero, Colombia y Estados Unidos realizaron ejercicios militares en territorio colombiano, en los que ejecutaron operaciones simuladas con barcos de asalto y paracaidistas de desembarcos en costas a Venezuela.
  • El despliegue del Comando Sur hacia las costas del Caribe, bajo la excusa de la lucha contra el narcotráfico.
  • El incidente con el buque de bandera portuguesa Resolute, señalado de haber sido utilizado como fachada para el traslado de fuerzas mercenarias hacia Venezuela.
  • Eso aunado a los más de 100 sobrevuelos en el último semestre del año pasado, de aviones de inteligencia electrónica de la Fuerza Aérea de EEUU sobre espacio aéreo venezolano.»»

«La gran batalla contra irán y la puesta en fuga de mis guerreros»

«Después vendría la gran maniobra para reforzar el bloqueo contra Venezuela y al mismo tiempo conectar nuestro poder en dos de los lugares más calientes del globo. Intentamos bloquear la llegada de cinco petroleros iraníes a los puertos venezolanos. Ellos izaron su pabellón de guerra y continuaron sus largas travesías. El gobierno iraní nos amenazó con cerrar el Estrecho de Ormuz y atacar a nuestra flota en el Pérsico. Rusia y China emitieron mensajes lacónicos pero muy claros. Durante varios días llamé y consulté con mis Almirantes, Generales y estrategas de todo tipo. Consulte también con los aliados y las grandes compañías, entre ellas las petroleras. Todos hicieron signos negativos con las cabezas. La Bolsa de Nueva York me hizo saber su veredicto. Venezuela aseguró la defensa de los buques dentro de sus aguas de jurisdicción exclusiva. Los petroleros fueron llegando a sus puertos de destino.»

«El primero fue el «Fortune». Hermosa palabra. Otra batalla perdida en un escenario global. El eco mundial aunque sofocado por Falsimedia fue muy grande. La diarrea en todos mis flujos temporales fue terrible. Tuve que encerrarme varios días. Me di cuenta de que acabarían por perderme el respeto como le ocurrió al gran Luis XVI de Francia.»

La carrera presidencial y el frente interno

«De repente, poco antes de que los sueños de poder que habían acelerado mis antecesores demócratas y republicanos; y definido como Imperio en los documentos denominados Estrategia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, se hiciesen trizas; me di cuenta de que me había equivocado de estrategia de medio a medio. O de frente a frente»

«El Imperio Interminable como el Reich de los Mil años había desaparecido. Se había esfumado como palabrería hueca. Ya había potencias «solas o acompañadas» capaces –y muy capaces- de mantener una superioridad militar frente a los EEUU. Ya había potencias –»solas o acompañadas»- capaces de sostener una superioridad comercial, económica o estratégica, por encima de la de los de Washington. Y lo que es peor, había grandes potencias de la OTAN, capaces de negarnos, por acción u omisión, las materias primas necesarias para mantener en funcionamiento o aumentar el aparato militar que habíamos conseguido durante muchos años. O negarse, simplemente, a echarnos una mano»

«China nos gana la guerra comercial y económica, nos destruye el dólar, está dando contra todos nuestros aliados una batalla tecnológica en la que tiene todas las ventajas y, además, está logrando alianzas militares que anulan nuestra superioridad en un escenario que para nosotros es global y para ellos regional. Por si todo eso fuese poco interviene en el Caribe, uno de nuestros mares de siempre.»

¿Nos creerán los seguidores más idiotizados?

« ¿Acaso mis seguidores más idiotizados pueden creer, en estos momentos, lo del «gran sueño americano»? ¿Acaso pueden creerlo los seguidores igualmente idiotizados del Partido Demócrata? En la política exterior el nuevo orden regido por los EEUU, como gran potencia mundial y por sus principios de igualdad de comercio y empresa; democracia y derechos humanos, se ha vuelto polvo. Todo es un fraude, visible y nauseabundo. Todos son agujeros por los que se cuela -sin tapadera posible- una humanidad hambrienta, empobrecida y sufriente. Estoy empezando a ver, como los borrachos medio dormidos una pirámide social vuelta del revés. En mis sueños más profundos me pincha y me tritura con el peso descomunal de todos los marginados y los pobres del mundo que a mí no me importan en absoluto.»

«Me equivoqué de estrategia»

«Cuando el frente externo crujía por todas partes, me di cuenta de que me había equivocado de estrategia. Algún general o almirante debió decirme: «asegura el Segundo mandato y, si es posible, el Tercero, y entrarás en la Historia. En principio me quedé perplejo. Lo de garantizar el «segundo mandato» es cosa de sembrar el terror, los «estados de sitio» en varios estados, el «estado de guerra» en dónde el hambre reviente en motines, las declaraciones contra las guerras raciales, asegurar la presencia de todas las fuerzas armadas en las calles, también la de patrullas armadas civiles en el espacio público, trasladar al enemigo exterior las «culpas» de las crisis económicas, el paro, el hambre. Encarcelar a muchos y aterrorizar a la mayoría.»

«Las clases medias son muy importantes en una lucha de clases a muerte. Eso es lo que ocurre en los Estados Unidos. Ya he ensayado algunas medidas. Si ganan ellos –los demócratas, porque el pueblo no ganará nunca- declararé el fraude y llamaré a la defensa de la Casa Blanca»

«El Tercer mandato requiere un pacto de clases de la oligarquía capitalista –los republicanos y los demócratas- contra los trabajadores, los campesinos empobrecidos, las comunidades y los militantes que luchan por evitar la catástrofe que ellos dicen que va a destruir el planeta y, desde luego, con los distintos sectores raciales que, como decía el Gran Lincoln, no tienen asiento entre nosotros.»

«La lucha será dura»

La lucha será dura pero una parte de los grupos raciales «blanqueados» se pasará a nuestras filas. Otra parte de los obreros blancos viendo las calles de las ciudades llenas de negratas, latinos y asiáticos poco recomendables recordarán el gran lema de su Presidente: «América primero». Ellos son algo así como el lumpen de nuestro tiempo.»

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */