Internacionales Salud

Las cuarentenas en América, el antídoto que invierte su efecto

Escrito por Debate Plural

Ramiro Barreiro (Sputnik, 9-7-20)

 

Las cero horas del lunes 16 de marzo dieron inicio en Perú —y, luego, en la región entera— a un prolongado día de 107 noches, lo que duró la cuarentena obligatoria por coronavirus que finalizó el 1 de julio.

Tiendas, restaurantes, transporte terrestre y hostales son algunas de las actividades que finalmente regresaron a la vida normal, o con protocolos sanitarios que, se prevé, serán resistidos por la ciudadanía.

A dos días de levantado el confinamiento, Perú llegó a los 11.133 muertos por la enfermedad, siendo el quinto en el mundo con más casos confirmados, con 312.911 infectados.

La curva de contagios es todavía alta, y algunas voces, entre las que se encuentran el Gobierno municipal de Lima y el ministro de Defensa, Walter Ruiz, sugieren volver a fase 2.

«Hacía más de un mes que la cuarentena no funcionaba en Perú por la informalidad en la economía», dice a Sputnik Ciro Maguiña, vicedecano del Colegio Médico de ese país, y añade: «Si las semanas pasadas la gente hubiese acatado la cuarentena tendríamos menos casos».

La situación en la capital, donde el movimiento de gente es más masivo, es preocupante: entre marzo y junio registró casi el triple de muertes que en años anteriores en circunstancias normales.

Allí surgieron importantes focos de contagios como el mercado de frutas de La Victoria, donde el 86% de los empleados resultó positivo de COVID-19 o los bancos, en una sociedad donde solo el 38% está bancarizada digitalmente.

«Tenemos un tema cultural importante y no funciona el quédate en tu casa«, resume Maguiña antes de agregar otros factores estructurales que explican porqué la cuarentena fue ineficaz en Perú.

«Hay hacinamiento en el 11% de la población, no hay refrigeradoras, hay una mala situación económica en Latinoamérica y eso paga factura. El 70% de la población es informal, y también no se acató de manera consciente», enumeró el infectólogo tropicalista.

Y expresó: «Si en dos semanas más hay una ola tremenda de contagios van a tener que hacer un toque de queda».

Anticuarentena en Argentina

Argentina es otro de los países donde la cuarentena es una olla a presión.

Allí, el presidente Alberto Fernández la decretó el 20 de marzo y, luego de varias extensiones, puso fecha de caducidad el 17 de julio, aunque nadie cree que ese será el fin definitivo, ya que el pico de contagios va en ascenso (87.030), también el de muertes (1.694).

«El gran problema es cultural y, en gran medida, el movimiento anticuarentena que al ser transmitido por muchos medios hegemónicos instala la idea de que el pico es una mentira y hace que mucha gente se relaje», dic Gabriel Levy Hara, jefe de la Unidad de Infectología del Hospital Durand de Buenos Aires.

Autoconvocados por las redes sociales, los anticuarentena son un fenómeno similar al ocurrido en Sao Paulo, en el que algunos sectores de la población críticos de la cuarentena exigen volver a la normalidad convocando a movilizaciones a las que asisten con tapabocas, como único protocolo sanitario.

«En Provincia de Buenos Aires (este) hay barrios donde la cuarentena se cumple poco y la función del policía no da abasto; muchos sectores no la entienden porque no es lo mismo el que tiene que ir a trabajar que los que se juntan en la esquina a tomar una cerveza, imágenes que también se ven», añade el infectólogo.

Levy Hara, quien trabaja en el programa de antibióticos de la Ciudad de Buenos Aires, reconoce que la comuna «demoró en entrar a las villas y eso hizo que explotara cuando estaba más calmado, luego se sumaron mensajes patéticos, y la replicación de los medios que pusieron en duda el virus y su gravedad. Eso, sumado al cansancio social y a la necesidad de salir a buscar algo de sustento, hace que la cosa suene a un perro corriendo su cola».

Un perro que, además, ha entendido cómo quitarse el collar y la correa.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */