Internacionales Sociedad

En honor a George Floyd. Reflexiones luego de protesta en Brooklyn

Escrito por Debate Plural

Keegan O´Brien (CTXT, 2-6-20)

 

En honor a George Floyd. Reflexiones luego de protesta en Brooklyn.

Mi nombre es Keegan O’Brien, soy un activista socialista, escritor y profesor de escuela pública en Brooklyn, NY. También soy miembro del DSA en la rama de North Brooklyn y del Movement of Rank and File Educators en el sindicato de maestros de Nueva York.

El viernes 29 de mayo tuve la oportunidad de participar en la trascendental manifestación en Brooklyn contra el asesinato de George Floyd por parte de la policía. Lo que presencié fue un levantamiento histórico, liderado por trabajadores negros y jóvenes y de carácter multirracial, contra las estructuras del racismo institucionalizado y el terror policial racializado. A continuación se presentan algunas reflexiones políticas iniciales sobre la manifestación, su relación con el panorama nacional más amplio, algunas evaluaciones de la participación del DSA en las movilizaciones, así como algunas ideas sobre cómo los socialistas pueden contribuir a que avance la lucha a la siguiente etapa.

Todas se ofrecen desde un lugar de camaradería y solidaridad con el movimiento y una posición de humildad. Espero que esto pueda ser el comienzo de una conversación en curso con socialistas y otros luchadores por la Liberación Negra sobre cómo aprovechar las oportunidades de este momento e impulsar la lucha.

1- La participación fue increíble, hubo fácilmente alrededor de 10,000 personas con menos de 24 horas de convocatoria. Muy multirracial, en su mayoría jóvenes y mucha gente con carteles caseros y no afiliados a ningún tipo de organización política o grupo. Daba la sensación de que para muchas de las personas con las que hablé esta no era la primera protesta.

Está claro que hay una nueva generación de personas que se han politizado en la era de Trump, Black Lives Matter, las Marchas de Mujeres, las huelgas climáticas, y para quienes se ha vuelto sentido común la idea de que la gente tiene que salir a la calle, protestar, marchar, clausurar cosas, hacer sentadas, etc. para lograr cualquier tipo de cambio significativo. No hay tanta claridad en torno a la cuestión de cómo comenzar concretamente a organizarse y moverse en esa dirección.

2- La sensación de ira visceral y furia de clase, reprimida, era palpable. La gente gritaba a la policía, tiraba cosas. Vi a jóvenes Negros gritar indignados por amigos y familiares que han sido encarcelados o brutalizados. Más tarde en la noche, las protestas rodearon a una comisaría en un barrio predominantemente Negro y quemaron una camioneta de la policía.

En un momento, los residentes salían de los edificios de viviendas populares y se unían a la manifestación. Había una sensación muy cruda de que para muchas personas, esto no era solo un problema «abstracto», sino una cuestión de brutalidad y violencia que enfrentan en su vida cotidiana. La policía de Nueva York, especialmente en los barrios Negros y latinxs de clase trabajadora, ha llegado a simbolizar el filo más agudo y brutal de todo un edificio de pobreza, opresión y abandono gubernamental que está podrido hasta la médula.

3- Creo que está muy claro que hemos entrado en un nuevo momento en la política estadounidense. El panorama es extremadamente volátil y polarizado; levantamientos de la clase trabajadora contra el racismo y los asesinatos policiales, por un lado, manifestaciones armadas de fascistas y la pequeña burguesía para forzar la reapertura de la economía para el capital por el otro. Estas acciones recientes no son simplemente protestas.

Lo que se está desarrollando en Minneapolis y ahora se ha extendido a ciudades de todo el país solo puede describirse como una rebelión, encabezada por trabajadores y jóvenes Negros y en una escala y magnitud potencialmente incluso mayor que la que vimos en Ferguson o Baltimore. Este es un levantamiento colectivo, catalizado por un nuevo asesinato policial, pero en respuesta a algo mucho más profundo; una falla cataclísmica del sistema para garantizar incluso el nivel de vida más básico o el sentido de dignidad a la clase trabajadora, blanca y Negra.

La pandemia de coronavirus solo ha exacerbado la devastación económica en las comunidades Negras urbanas. Décadas de negligencia gubernamental y desinversión financiera, pobreza extrema, desempleo al nivel de una depresión, hiper segregación, todo respaldado y aplicado por un brutal Estado policial militarizado que ha sido capaz de aterrorizar y asesinar a los negros con total y completa impunidad. Estos son los ingredientes de la rebelión que se desarrolla en la América Negra.

4- No creo que se pueda resaltar lo suficiente: la lucha por la liberación Negra está abriendo una vez más la caja de pandora del capitalismo estadounidense. Esta rebelión está exponiendo las prioridades brutales, enfermas y retorcidas del capitalismo estadounidense al mundo entero. Está dejando al descubierto la horrible realidad del racismo estadounidense.

Lejos de «distraer» de los problemas económicos «reales» y las demandas de la clase trabajadora, la lucha Negra está destacando la centralidad del racismo y la opresión Negra como el eje que mantiene unido al capitalismo estadounidense. La rebelión que se desarrolla tiene el potencial de servir como una puerta de entrada a toda la clase trabajadora hacia una lucha más amplia por la transformación social y la posibilidad de presentar una visión alternativa basada en la solidaridad de la clase trabajadora multirracial en oposición a la bancarrota política que ofrecen ambos partidos del capital estadounidense.

5- Nuestro bando tiene que organizarse más, punto. Los arrebatos de ira espontánea sólo pueden llevar la lucha hasta cierto punto. Desde el frente de la manifestación de hoy, no hubo un claro liderazgo político o dirección organizativa presentada. En cambio, las personas se manifestaron y se quedaron de pie mientras la policía nos acorralaba y luego finalmente nos separaron y nos persiguieron, usando niveles brutales de fuerza. Gas lacrimógeno, gas pimienta, balas de goma.

En un momento, usaron escudos antidisturbios y bicicletas para aplastar a las personas en las aceras, arrestando a cualquiera que se cruzara en su camino; madres, adolescentes, mujeres jóvenes, ancianos. Si las personas tienen que preocuparse por ser vulnerables a ese nivel de violencia y represión cada vez que vienen a una protesta, es un problema. Nuestro poder está en nuestros números. Imagínese, si en lugar de quedar atrapados en juegos aislados y temerarios de gato y ratón con la policía, diez mil personas tomaran las calles y cerraran el Puente de Brooklyn u ocuparan el recinto policial. O si todas las manifestaciones en la ciudad convergieran en una acción unificada.

Necesitamos acciones de masas democráticamente organizadas, coordinadas centralmente y disciplinadas, de acción directa militante y socialmente disruptiva, que sean acogedoras e inviten a nuevas personas, incluidas aquellas que no pueden ser arrestadas: las indocumentadas, anteriormente encarceladas, padres y madres con responsabilidades de cuidado de niños, etc. La policía solo se volverá cada vez más organizada y represiva, tenemos que prepararnos y dar cuenta de eso tomando medidas de nuestro lado para organizarnos más y tomar en serio la defensa de nuestro movimiento. La negativa del Sindicato de Trabajadores de Transporte a transportar a la policía y a los arrestados da un pequeño vistazo al poder de la clase trabajadora organizada. Tenemos que comenzar a pensar en cómo podemos expandirnos y construir sobre eso.

6- Algunas reflexiones sobre la participación del DSA en la acción. Digo esto como alguien que es nuevo en el DSA, pero no nuevo en el movimiento socialista, como alguien que solo quiere ver que el movimiento socialista crezca y se convierta en una fuerza más arraigada e influyente en la vida y la política de la clase trabajadora. Ofrezco estas sugerencias con un espíritu de solidaridad y debate. La orientación del DSA hacia las manifestaciones en Nueva York fue completamente insuficiente.

Sí, a nivel local y nacional, la organización emitió algunas declaraciones sólidas y promovió acciones en sus redes sociales, pero eso no puede funcionar como un sustituto de una orientación organizativa y política real y sustantiva. No había contingente o presencia del DSA organizada y visible. No hubo esfuerzo para pensarlo; ¿Cómo estamos tratando de proyectar y construir al DSA como una fuerza independiente? ¿Cómo estamos tratando de organizar, sostener y profundizar el movimiento? ¿Cuáles son los próximos pasos concretos que deben surgir de esto para hacer avanzar la lucha al siguiente nivel? El DSA es la organización socialista más grande del país.

No comenzar a pensar seriamente en el papel de la organización en este proceso es un perjuicio no solo para el DSA y el movimiento socialista, sino para la lucha por la Liberación Negra y la continuidad de este nuevo movimiento. Es un problema importante, en mi opinión, que las únicas fuerzas organizadas del DSA que vi en la concentración eran del Caucus Afro Socialista. Nuestros camaradas negros no deberían verse obligados a asumir esta responsabilidad por su cuenta. La gente puede estar en desacuerdo, pero creo que el DSA está demasiado orientado a las campañas electorales a expensas de la organización de movimientos sociales sobre el terreno.

El levantamiento en Minneapolis y la trayectoria de este movimiento emergente tienen mucha más importancia que el resultado de las próximas primarias o las elecciones presidenciales. Espero que sea una llamada de atención para los camaradas y la organización; debe haber una reorientación fuerte hacia la organización de movimientos sociales, específicamente las luchas antirracistas, y pensar cómo podemos comenzar a fusionar e integrar esto con otras áreas de trabajo.

Pase lo que pase después, está claro que este momento marca el comienzo de una ruptura con el panorama político anterior. Es urgente que los socialistas y revolucionarios aprendan de esta lucha, contribuyan políticamente y trabajen para desarrollarla organizativamente. Una vez más, la lucha por la libertad Negra está mostrando a toda la clase trabajadora y los oprimidos cómo luchar por su propia liberación; es la vanguardia incipiente, el filo más radical, con consciencia de clase y militante de la lucha por la autoemancipación de la clase trabajadora.

Las palabras de Malcolm X siguen siendo un principio rector para los socialistas en las luchas por delante: «Y yo, por mi parte, me uniré a cualquiera, no me importa de qué color seas, siempre que quieras cambiar esta condición miserable que existe en esta tierra «.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */