Internacionales Politica

“Las milicias bolsonaristas no aceptarán una derrota y las izquierdas deben prevenirse”

Jair Bolsonaro
Escrito por Debate Plural

 Laércio Portela (Rebelion, 21-5-20)

 

Según el análisis del profesor Daniel Aarão Reis, Bolsonaro constituyó un dispositivo de milicianos y paramilitares vinculados a la Policía Militar que no aceptarán -en el caso de una derrota del proyecto de reelección del actual presidente- la alternancia pacífica en el poder.

Laércio Portela.– ¿Y cómo puede esta reflexión explicar el bolsonarismo?

Daniel Aarão Reis.- Para la comprensión del bolsonarismo he introducido la necesidad de reflexionar sobre otras dos dimensiones, sin dejar de lado esta tradición estructural. Una de ellas es lo que yo llamo la gran coyuntura, que va desde el proceso de transición a la democracia hasta el año 2018, cuando hubo las elecciones que consagraron a Bolsonaro. Se trata de una gran coyuntura de 30 años, en cuyo contexto se han tomado muchas decisiones políticas que han contribuido gradualmente, por una parte, al mantenimiento de estas tradiciones autoritarias y, por otra, a una cierta desilusión con el sistema que se construyó sobre la base de la Constitución de 1988.

Este sistema tuvo mucho prestigio, mucha adhesión, pero progresivamente la confianza en él se ha ido erosionando y esto, en mi opinión, se debe a que nuestro proceso de redemocratización, la llamada Nueva República, ha generado dos partidos de vocación reformista, el PT y el PSDB. Estos dos partidos nacieron anunciando proyectos reformistas y, durante el tiempo que gobernaron, a pesar de haber logrado algunas cosas muy positivas, no emprendieron las reformas que anunciaron y que la población esperaba. Reformas que podrían transformar realmente este país, que presenta tasas de desigualdad de las más extremas del mundo. La reforma política es un ejemplo. Un amigo mío, Carlos Vainer (sociólogo y economista), acuñó una expresión con la que empecé a trabajar. Refiriéndose a las izquierdas institucionales, a los partidos políticos, habla de una “izquierda de Estado” a la que antepone una “izquierda social”. La izquierda estatal fue la izquierda que se dejó reclutar, cooptada por el juego institucional, por los calendarios electorales. Y gradualmente perdió contacto con la sociedad. Trabajé en la universidad durante 35 años, y todavía trabajo en la escuela de posgrado, y observé esta pérdida gradual de la esperanza en la juventud. Esto también es muy claro en los estratos populares.

El PT y el PSDB no fueron capaces de articular una alianza entre ellos y cada uno, a su manera, buscó lo peor de las tradiciones brasileñas para fortalecerse en el juego institucional y se contaminaron con ello. De partidos reformistas pasaron a ser partidos gestores, siempre con la salvedad de que al gestionar la sociedad lo hacían mejor que las llamadas fuerzas del atraso, pero al alinearse con estas fuerzas del atraso perdieron la perspectiva de la reforma política, de la reforma económica, de la reforma fiscal, de la reforma policial, del sistema penitenciario… Este tipo de comportamiento hacía que acabaran siendo vistos como uno más entre los demás.

Laércio Portela.– ¿Perder apoyo en la sociedad?

Daniel Aarão Reis.- Ellos fueron perdiendo el capital que los diferenciaba. Nunca se interesaron en abrir una discusión en la sociedad sobre la dictadura, sobre las tradiciones autoritarias, sobre las Fuerzas Armadas. Las Fuerzas Armadas se mantuvieron alejadas, removiendo sus resentimientos, y formando sus jefaturas en patrones totalmente anacrónicos y autoritarios. Nunca hubo una investida seria para exigir a las Fuerzas Armadas que discutan su papel en la democracia y reformulen sus planes curriculares. Los gobiernos siempre han sido muy indulgentes y cívicamente cobardes al enfrentar estas cosas. La idea era: dejémoslos a un lado y con el tiempo haremos los cambios. Los cambios iban a ocurrir naturalmente, pero nada en la historia ocurre naturalmente. La intervención humana es fundamental y se quedaron allí para remover estos resentimientos. Recuerdo la primera vez que me impactó esto, en los años 90, cuando leí en el periódico que los cadetes de la Academia de Agujas Negras eligieron al general Médici como su mecenas (Emílio Garrastazu MédicI, general-presidente entre 1969 y 1974). ¿Cómo pueden los jóvenes que se gradúan tener como patrón lo más siniestro de la dictadura? Esto significa que no hay ninguna discusión democrática en las Fuerzas Armadas. Los gobiernos civiles no exigieron que esto se hiciera, para que las Fuerzas Armadas volvieran a ser lo que eran antes de 1964, Fuerzas Armadas plurales, donde había una discusión, donde había diferentes tendencias políticas. Pero la idea era hacerlo como un avestruz: poner la cabeza en el suelo y fingir que no había ningún proceso altamente perjudicial.

Laércio Portela.– ¿Ignorar el pasado terminó por fortalecer la posición de las Fuerzas Armadas en el presente?

Daniel Aarão Reis.- La GLO (Garantía de la Ley y del Orden), que era un principio autoritario inscrito en nuestra Constitución y que permite a los presidentes de los poderes llamar a las Fuerzas Armadas para garantizar la ley y el orden, pues bien, los gobiernos petistas se cansaron de hacerlo, incluso colaborando con las Fuerzas Armadas para recuperar un prestigio, visto como esas “fuerzas impolutas” – que hacen mucho a la ideología de las Fuerzas Armadas brasileñas desde la proclamación de la República. Los militares siempre se han visto como vectores de la República, como ángeles guardianes de la República, y esto es totalmente anti-republicano y anti-democrático. Al revés que los gobiernos del PSDB y el PT se ocuparan de esto y lo enfrentaran, mientras tenían la fuerza y mientras los generales de derecha de las Fuerzas Armadas no tenían fuerza, no se movieron. Esto lo hizo con mucho valor cívico en Argentina. Kichnner (Néstor Kirchner, presidente argentino entre 2003 y 2007), cuando asumió el cargo, llamó al ministro de defensa y le dijo: “Vas a pedir disculpas a la sociedad por las arbitrariedades, por los asesinatos…” como el ministro se negó, fue despedido y llegó otro… Y a partir de entonces, cuando llegó el octavo, el octavo decidió “creo que esto es razonable, no estoy comprometido con estos asesinatos y creo que las Fuerzas Armadas hicieron mal” y pidió disculpas. Ahí tienes un proceso de otra naturaleza. No hubo ninguna discusión sobre estas tendencias autoritarias en Brasil, incluyendo muchos académicos que hoy en día reconocen estas tendencias dicen que no las vieron antes. No lo percibieron porque no querían. Dijeron que la democracia se había consolidado. Lula, Rousseff, los políticos, los académicos seguían diciendo eso, que -sin darse cuenta de que había células cancerosas autoritarias-, esperaban un momento que les fuera más favorable y ese momento llegó a partir de la crisis de 2008.

Laércio Portela.– ¿Creó la crisis de 2008 las condiciones para el regreso del protagonismo autoritario?

Daniel Aarão Reis.- La crisis de 2008 agravó los problemas económicos, el desempleo, la inseguridad…Todo ello contribuyó gradualmente al retorno de la extrema derecha a tener voz. Ella, que nunca había desaparecido exactamente, ganó fuerza.

Laércio Portela.– ¿Y el bolsonarismo?

Daniel Aarão Reis.- Para entender al bolsonarismo, precisamos de una tercera dimensión, además de la de gran coyuntura. Una dimensión más concreta, que es la situación electoral en 2018. Si se mira de cerca, en agosto de 2018, el bolsonarismo todavía tenía entre el 15 y el 20% de los votos y mucha gente no creía que pudiera crecer tanto hasta el punto de ganar, y ahí es donde entra la necesidad de analizar la corta coyuntura. Tenemos las tradiciones autoritarias, la coyuntura larga y la coyuntura corta que fue decisiva. En mi opinión, hay que discutir los errores que ocurrieron en la izquierda y los éxitos de Bolsonaro para entender su victoria. Realmente tiene ese núcleo duro de la extrema derecha que las encuestas fijan en 12, 15, algunos dicen 20%, pero eso es todo. Resulta que ganó las elecciones con más del 50%. El principal error de las izquierdas fue subestimar la fuerza del bolsonarismo. La insistencia en mantener la candidatura de Lula hizo que Haddad se convirtiera en un muñeco de Lula en la primera ronda. Todos pusieron la máscara de Lula en Haddad o en sus propias figuras, y eso terminó teniendo un efecto negativo. Creo que la incapacidad de las izquierdas de componer un frente para enfrentar el peligro bolsonarista fue muy decisiva para explicar el ascenso de la extrema derecha.

Laércio Portela.– El discurso de Bolsonaro fue más popular que el de las izquierdas.

Daniel Aarão Reis.- Fue decisivo subestimar algunos problemas que se convirtieron en centrales y para los cuales Bolsonaro presentó falsas soluciones, pero dijo que los resolvería. Dos problemas que afectaron enormemente a las clases trabajadoras y a las clases medias. La cuestión de la corrupción y la cuestión de la seguridad. La izquierda siempre subestimó el tema de la corrupción, diciendo que este tema era un asunto de las elites, una tradición de la UDN (1), y fue realmente, sólo que fue mucho más allá de las clases medias para llegar a las clases trabajadoras. Esta idea de que el sistema político brasileño es corrupto, podrido, es un consenso que se establece mucho más allá de la clase media. Las izquierdas podrían haber tenido una crítica y una autocrítica. Es una cuestión de vida o muerte. Aquí en Río de Janeiro, por ejemplo, desviaron recursos de salud a los bolsillos de políticos vinculados a Sérgio Cabral (ex gobernador de Río entre 2007 y 2014). En muchos otros lugares de Brasil esto sucedió, así que es un tema que impacta en la educación, es un tema que impacta en la democracia porque desmoraliza la democracia. Parece que el sistema político es un sistema ocupado por ladrones. Bolsonaro aparece – a pesar de todas las pruebas que lo comprometieron en los procesos de corrupción – como el salvador de la patria. Desde este punto de vista, reeditó los discursos que habían pronunciado en el Brasil Collor (Fernando Collor de Melo, presidente entre 1990 y 1992) y Jânio Quadros (presidente elegido en 1960 y que renunció en 1961). Y esto no es sólo un discurso de clase media, es un discurso que tiene resonancia popular.

Laércio Portela.– ¿Y la cuestión de la seguridad?

Daniel Aarão Reis.- La seguridad se ha convertido, en los grandes centros urbanos y no sólo en ellos, en el gran problema. Si las clases medias y las élites consiguen poner rejas y vigilantes en los condominios, las clases populares están a merced de los bandidos y los traficantes de drogas y sufren demasiado por ello. Estos bandidos también atacan a las clases pobres, cuando entran en conflicto entre ellos, matando a la gente, interrumpiendo las clases en las escuelas, cerrando los puestos de salud. No puedes imaginar que un niño y un joven que deja de ir a la escuela por un tiroteo un día, vuelva a la escuela al día siguiente como si nada hubiera pasado. Hay un trauma. Las izquierdas hacían hincapié en los derechos humanos, pero no contemplaban reformas en el sistema penitenciario ni en el sistema de acción policial. Si se hace una comparación, los gobiernos de la izquierda no se distinguen de los gobiernos de la derecha desde el punto de vista de la acción de la Policía Militar, la lucha contra el narcotráfico. Y Bolsonaro vino con una propuesta absolutamente absurda – “matamos a los malos” – haciendo ese gesto de apuntando el arma todo el tiempo, y eso tuvo un gran impacto.

Laércio Portela.– ¿La izquierda dejó de lado otros debates importantes?

Daniel Aarão Reis.- El tercer elemento que creo que fue muy poco discutido por la izquierda fue el diálogo con las iglesias evangélicas, que han crecido mucho en el país. La izquierda hizo lo mismo que con las Fuerzas Armadas. Estos grandes jefes de las iglesias evangélicas, los Malafaias de la vida (2), conocían los medios de comunicación. Lula, Dilma y Fernando Henrique Cardoso fueron allí a besar sus manos, para legitimar el liderazgo de estas personas. En lugar de entrar en discusión, porque los miles de pastores de estas iglesias no son necesariamente de derecha y juegan un papel importante. A medida que el Estado deja de aparecer en algunas regiones, están allí creando redes de apoyo mutuo de solidaridad que son muy importantes. Y allí borras una dimensión de la realidad fundamental para quedarte ahí con tus propios prejuicios. Todos estos errores se han ido acumulando y erosionando las bases electorales de la izquierda, mientras que Bolsonaro se apresuró a formar alianzas, tanto desde el punto de vista de la lucha contra la corrupción como desde el punto de vista de la lucha por la seguridad, y también articuló el apoyo del capital financiero junto con Paulo Guedes. La victoria de Bolsonaro no se dio, se construyó, apoyada por las grandes tradiciones autoritarias, pero también por la progresiva corrosión de la confianza en el sistema político, en la gran coyuntura, y finalmente en la coyuntura corta. Es a partir de la unión de estas tres dimensiones que podemos entender por qué este hombre tosco y absurdo asumió la Presidencia de la República.

Laércio Portela.– ¿Hasta qué punto una derrota de Donald Trump en las elecciones presidenciales de este año en Estados Unidos puede afectar a los gobiernos autoritarios de todo el mundo y, en concreto, al gobierno de Bolsonaro en Brasil?

Daniel Aarão Reis.- Desde la década de 1960 hemos pasado por un profundo proceso de desestructuración general de la economía, la sociedad, la cultura, la política, la revolución digital, la información. El otro día Márcio Pochmann (economista, ex presidente del Ipea – Instituto de Pesquisa Econômica Aplicada) dijo que el Brasil de hace unos 40 años ha cambiado completamente. Comenzó con el análisis del trabajador de la cuna de Lula, allá en el ABC Paulista, y que hoy ha desaparecido. Esas empresas han sido casi todas robotizadas, o han migrado a otros lugares. Esta revolución digital está desfigurando todo. La gente siente que el suelo tiembla, vacila, y este es un proceso mundial que está favoreciendo en todas partes el crecimiento de las tendencias autoritarias porque crecen en estas ocasiones de desesperación, de desesperanza, de crisis de identidad. Tienes millones y millones de personas arrojadas a la desesperación, y estas personas tienen un gran potencial para apoyar a los líderes salvacionistas, que aparecen por todas partes, a veces incluso culpando al capital financiero, a los plutócratas, culpando a la riqueza, a los comunistas, a cualquier cosa, para que tengas un salvavidas allí. El crecimiento del gobierno autoritario es un fenómeno mundial, y Trump está en ese contexto y, al ganar, mejora enormemente el contexto debido a la importancia de los Estados Unidos. Bolsonaro es la expresión radical de este proceso aquí en Brasil y esto se puede ver en su actitud muy dependiente con Trump. Esto de saludar a la bandera norteamericana, de estar siempre ahí adulando a Trump, de una manera que es incluso vergonzosa… Evidentemente, una derrota de Trump tendrá un impacto muy positivo en las fuerzas democráticas en todas partes, aquí en América Latina y en Brasil en particular.

Laércio Portela.– Piensa que las izquierdas todavía viven la “utopía del impasse” como lo hacían a principios de la dictadura de 1964, cuando apostaron que el régimen militar no se sostendría, que estaba destinado a caer. Muchos sectores de la izquierda hoy en día parecen pensar de esa manera sobre el gobierno de Bolsonaro, como antes pensaban sobre el gobierno de Temer.

Daniel Aarão Reis.- Cuando formulé esta idea de la “utopía del impasse” era para entender la izquierda que teníamos y que se formó justo después del golpe de 1964, y que era una izquierda que empezó a alimentar un escepticismo muy grande a cualquier posibilidad de cambio en la dictadura que no fuera la lucha armada. La idea que teníamos, y yo era un militante en ese momento, era que la dictadura tendía a empeorar cada vez más. En ese sentido, cuando llegó el AI-5 (3), incluso nosotros pensamos que teníamos razón y que iba a empeorar. Pero no vimos dos cosas allí, que ese sistema pudiera evolucionar en otras circunstancias y, en segundo lugar, que la sociedad, las capas populares, principalmente, no estaban para acompañarnos en el enfrentamiento armado. No teníamos esa sensibilidad. La idea que teníamos era que la gente estuviera con los cascos, lista para acompañarnos si había una acción de vanguardia. Fue un razonamiento completamente equivocado y por eso lo pagamos caro.

Laércio Portela.– ¿Y el gobierno de Bolsonaro?

Daniel Aarão Reis.- A veces me impresiona mucho esta obsesión con Bolsonaro. Es una imposición de las circunstancias, pero a veces la izquierda está muy a remolque de eso, siempre comentando lo último de Bolsonaro, cuando en verdad hay que invertir en la recomposición de las fuerzas democráticas, en la recomposición de las alianzas y en la formulación de un programa alternativo a Bolsonaro. Todo el mundo habla de derribar a Bolsonaro, pero ¿para hacer exactamente qué? ¿Para volver al lulismo? ¿Volver a esa política de amplia conciliación de clases de la izquierda petista? ¿Para volver a esas alianzas con las fuerzas del atraso? Las fuerzas democráticas deben presentar un programa que seduzca a la población. La población de hoy está atrapada allí con la pandemia, pero todavía así es impresionante cómo Bolsonaro mantiene un 30% de apoyo de la población. Tienes que presentar una alternativa. Bien, tienes que denunciar a Bolsonaro, pero ¿qué tenemos que decir de nuevo, como alternativa?

Laércio Portela.– ¿Usted cree en la capacidad de los partidos de izquierda para formular esta alternativa?

Daniel Aarão Reis.- Me pregunto si los partidos políticos de izquierda serán capaces de eso. Pienso cada vez más que es de la llamada izquierda social que debemos esperar un movimiento decisivo. Mi esperanza es más que la sociedad civil, los foros, las articulaciones de la sociedad civil, empiecen a formarse, porque tendrán una credibilidad mucho mayor que los partidos de izquierda, que están muy involucrados en el calendario electoral, en esos conchabos. Mi esperanza es que lleguen articulaciones para defender la educación pública, para defender la ciencia, políticas alternativas para enfrentar las desigualdades. Ese es el desafío de la izquierda y soy escéptico de las posibilidades de los partidos, la llamada izquierda de Estado. O la izquierda social formula y aplica estas alternativas o nos equivocamos. Esa es mi esperanza para las izquierdas.

Laércio Portela.– ¿Qué piensa del modus operandi de Bolsonaro? Siempre está tensionando las instituciones, promoviendo una retórica de que el Ejecutivo está teniendo sus preceptos constitucionales invadidos por la Corte Suprema y el Congreso Nacional. Incluso ha dicho que él es la Constitución y que tiene el apoyo de las Fuerzas Armadas. ¿Hay un autogolpe en marcha? En el molde de un estado de derecho autoritario, como usted señaló en el primer momento del régimen militar de 1964, antes de la fase de la dictadura descarada?

Daniel Aarão Reis.- Se ve esa perspectiva en muchos lugares del mundo. En Rusia, en Hungría… Los dirigentes autoritarios, sin golpear la Constitución, a veces cambian las cosas… Ya ves que el Primer Ministro de Hungría (Viktor Orbán) consiguió aprobar en el Parlamento, donde tiene mayoría, un decreto que extiende los plenos poderes indefinidamente. No ha cambiado la constitución, pero ha aprobado medidas que terminan concentrando mucho poder en sus manos. Creo que estamos realmente en riesgo de vivir con eso. La democracia en Brasil está en riesgo. Bolsonaro está haciendo muchas cosas en este sentido, para acorralar a las demás instituciones, siempre con este argumento, que es el que utilizará en la campaña electoral de 2022, que “quería hacerlo pero no me dejaron”. Los líderes salvacionistas siempre recurren a esto. Como son elegidos en base a un programa muy simplista, que no funciona, cuando se ven acorralados, tienden a este discurso. Sucedió con Jânio Quadros, con Collor… Así que Bolsonaro usará ese tipo de discurso intensamente en 2022, si llegamos allí. “No me dejarán gobernar, me darán un voto de confianza” y, por supuesto, propondrán que tenga una concentración de poderes para aprobar lo que sea necesario en el Parlamento.

Laércio Portela.– ¿Ve la posibilidad de un autogolpe antes de las elecciones?

Daniel Aarão Reis.- Creo que, para la situación actual, un golpe de estado o un autogolpe no es muy viable, pero si hay una conflagración social, sí, esta hipótesis puede ser actualizada. Pero en este momento no lo creo. Incluso me sorprende eso. Me imaginé que Bolsonaro arrastraría al Congreso y a la Corte Suprema. Y lo contrario está sucediendo, ves que, muy tímidamente, tanto el Congreso como la Corte Suprema le han cortado las alas para evitar que vaya más lejos. Naturalmente, lo usará más tarde: “Quería hacerlo y no me dejaron”. Para derrotar este discurso, las izquierdas están desafiadas a presentar un programa alternativo y no sólo a denunciar el bolsonarismo.

Laércio Portela.– ¿Ve alguna otra amenaza al orden democrático?

Daniel Aarão Reis.- Sí. Creo que Bolsonaro ha creado un dispositivo militar, que es la milicia y los paramilitares dentro de la Policía Militar y tiene un apoyo muy importante allí. Estoy seguro de que ese dispositivo no aceptará pacíficamente una alternancia en el poder. Tengo la impresión de que si Bolsonaro pierde las elecciones de 2022, esta gente irá hacia el desconocimiento. Creo que este dispositivo militar, que no es exactamente el dispositivo de las Fuerzas Armadas legales, es un dispositivo informal muy poderoso, muy extremo, muy agresivo y no dudará en ir por la violencia. Las fuerzas democráticas necesitan prepararse para enfrentar esto porque si no se preparan corremos el riesgo de ver a muchos de nuestros líderes atacados, asesinados, porque no tuvieron la sabiduría de tomar precauciones. A menudo se ven los discursos de estas personas en las redes sociales. Son truculentos, agresivos y muy seguros de sí mismos. Tienen armas en la mano, y probablemente las usarán si no se les disuade.

Laércio Portela.– ¿Cree en la reelección de Bolsonaro?

Daniel Aarão Reis.- Tal y como van las cosas, no creo en la reelección. Creo que Bolsonaro está ahí con su núcleo duro, pero está perdiendo poco a poco sus bases, en la derecha democrática y en el centro, que le fueron muy favorables por su antipetismo. Pero las fuerzas que lo rodean no aceptarán una transición democrática tranquila.

Laércio Portela.– ¿Qué puede decir de las Fuerzas Armadas? Hoy en día hay nueve militares de primera fila y más de 2.000 militares de segunda y tercera fila en el gobierno de Bolsonaro. En una situación de enfrentamiento abierto y posible ruptura institucional, ¿de qué lado se pondrán?

Daniel Aarão Reis.- Siento cierta perplejidad en los propios especialistas de las Fuerzas Armadas. Como esos pilotos que están en un vuelo a ciegas. Esta característica que usted mencionó allí es cierta, cientos de oficiales del Ejército han migrado a los órganos de poder, pero ¿significa esto que las instituciones estarán del lado del Bolsonaro, por ejemplo, en un golpe de estado? En las circunstancias actuales, me resulta difícil. Ahora, también tengo mucha información detallada y más clara sobre cómo van los ánimos, sobre las tendencias de las Fuerzas Armadas. La verdad es que la gran mayoría de los militares votaron por Bolsonaro, pero mucho más animados por el antipetismo que con la expectativa de domar al hombre. Esa perspectiva hoy está completamente superada. Bolsonaro ya ha demostrado que es incontrolable. ¿Ahora las Fuerzas Armadas estarán a su remolque? ¿Hasta cuándo? ¿Qué tan lejos? Es un signo de interrogación el que pusiste ahí. Algunos argumentan que aunque se mantengan neutrales, puede haber un golpe de la milicia. En el modelo boliviano. Allí, las Fuerzas Armadas se quedaron en los cuarteles, al igual que la policía. Y las milicias entraron en acción.

Laércio Portela.– ¿Cree que esta postura es posible en Brasil?

Daniel Aarão Reis.- Creo que Brasil es un país muy complejo para eso. Si las milicias actúan, entonces querrán tener una fuerza correspondiente y este es un nudo que tiene allí entre las fuerzas que apoyan a Bolsonaro, porque las Fuerzas Armadas son las que tienen formalmente el monopolio de las armas y están viendo, estamos viendo, como crece este poder paralelo de las milicias, que también es un poder armado y que está empezando a determinar la vida de innumerables comunidades en todo Brasil. Así que creo que es una contradicción que podría agrietar el frente bolsonarista.

Laércio Portela.– ¿Hay también diferencias desde el punto de vista de la economía en el campo bolsonarista?

Daniel Aarão Reis.- La alianza de Bolsonaro con los ultraliberales es muy impresionante porque la tradición de las Fuerzas Armadas es nacionalista. Hablé el otro día con un investigador, que tiene un estudio sobre las Fuerzas Armadas, y me dijo que esto ha cambiado gradualmente. Señaló el ejemplo de Chile, donde las Fuerzas Armadas cerraron los ojos ante un proceso ultraliberal porque se les concedió un estatus particular en la sociedad: su propio sistema de salud, sus propios salarios, gratificaciones. Hoy en día, la Constitución chilena reserva a las Fuerzas Armadas un porcentaje fijo obtenido con las exportaciones de cobre, que es la principal riqueza chilena, y con ello mantienen un sistema que las diferencia radicalmente del conjunto de la administración pública. ¿Podría ocurrir este proceso en Brasil? La reforma del sistema de seguridad social dio una indicación al respecto. Los cambios que afectaron a la administración pública han preservado a las Fuerzas Armadas, que incluso tuvieron reajustes salariales. Lo cierto es que el ultraliberalismo de Guedes todavía no se ha puesto en práctica, hubo la aprobación de la reforma de la Previsión Social, a la que tuvo que hacer una serie de concesiones, y las privatizaciones y los avances en la reforma tributaria que quiere hacer todavía no se han llevado a cabo, así como la reforma administrativa.

Laércio Portela.– Y con la pandemia esta agenda podría verse comprometida, ¿verdad?

Daniel Aarão Reis.- La resistencia a ella es muy grande. Y ha sido muy impresionante ahora, en el contexto de la pandemia, llegar a este plan Pro-Brasil, que es un plan que tiene que ver con la tradición nacional estatista de las Fuerzas Armadas. Recuerdo cuando Bolsonaro nombró a Guedes y Moro para su ministerio y voces experimentadas en la política brasileña dijeron que era un error nombrar a un ministro que no se puede despedir. Ambos fueron vistos como indemnes. Moro ya fue. Y el otro ya está siendo considerado para el despido en caso de que esta política ultraliberal no funcione. Y no parece funcionar en absoluto porque la post-pandemia favorece a los nacionalistas y no a los ultraliberales. Guedes se encontrará entonces, repentinamente, en una situación anacrónica porque su programa encaja en el contexto de la globalización y la globalización puede verse fuertemente afectada por la pandemia.

Laércio Portela.– ¿Cree que el centro-derecha construirá una candidatura para enfrentar al bolsonarismo en 2022?

Daniel Aarão Reis.- Creo que sí. Están maniobrando en esa dirección. Y tienen dos candidatos potenciales, Moro y Dória (João Dória, gobernador de São Paulo). Los dos ya han estado trabajando en esa dirección. Pero el hecho es que no tenemos una imagen clara de la post-pandemia. Están anunciando una gran crisis económica internacional, con impactos evidentes en Brasil, y esto va a aumentar una demanda muy grande para el Estado. Por supuesto, los liberales van a decir que no están en contra del Estado, siempre y cuando el Estado sirva a la educación, a la seguridad, y dirán que están en contra de que el Estado se inmiscuya en la economía, pero esto va a ser una exigencia para hacer frente a la post-pandemia. Hay muchas variables allí que no dominamos, pero la tendencia es que el Estado crezca y eso es contra Guedes, contra la línea liberal de Guedes. Creo que el centro-derecha, especialmente si Bolsonaro se inclina hacia estas políticas estatistas, tratará efectivamente de jugar una alternativa. Hay fuerzas muy considerables entre las élites que están descontentas con Bolsonaro. De hecho, los últimos sondeos dan una caída muy grande en la aprobación del gobierno precisamente en las elites sociales, entre los que reciben más de 10 salarios mínimos. Moro se quedará allí como reserva moral para ser activado y puede tener resultados muy expresivos. Así, Bolsonaro puede ser empujado de nuevo a ese nicho del 12, 15 y 20%, que es la extrema derecha en Brasil.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */