Nacionales Politica

El pueblo dominicano: harto de la corrupción corporativa de Danilo Medina

Escrito por Angel Moreta

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

 

El pueblo dominicano se encuentra hoy día en una situación de protesta y rebeldía contra el gobierno de Danilo Medina, harto de la corrupción corporativa, de la burla y las mentiras procaces del mandatario; del autoritarismo descarado, de la permisión de la prevaricación por parte de los partidos tradicionales, incluyendo en primera línea el partido de la liberación dominicana; cansando del accionar de un conjunto de sectores privilegiados que hoy día se reparten impunemente la riqueza pública.

Los gobiernos del partido de la liberación dominicana han sido y son corporativos, es decir, apoyados y fundados en el modelo neoliberal capitalista, el cual obedece, a su vez, a un esquema de corrupción entre partidos tradicionales, empresarios organizados en asociaciones corporativas, multitud de iglesias barriales y no barriales financiadas y privilegiadas por los gobiernos del PLD y los intereses de los EU, para que realicen un papel doctrinario y enajenador con la ayuda de la iglesia católica y las cabezas de Agripino Núñez Collado y el Arzobispo Monseñor López Rodríguez, como los principales monopolizadores y detentadores de las distintas gestiones públicas como la de Punta Catalina, Odebrecht-Aceros Estrella S.A., y un montón de empresas transnacionales norteamericanas.

Todos conforman un sistema de corrupción, sistema en el cual se encuadran y participan los gobiernos imperialistas de los Estados Unidos, esquema en el cual caben de manera mecánica los intereses del autoritarismo, del nepotismo y del corporativismo.

La directriz nace de la alianza con los gobiernos de la indicada potencia, que son los que dirigen la nave del Estado mediante un principio de reparto de las oportunidades de inversión, de las oportunidades de apropiación de la riqueza pública y del desfalco de bienes patrimoniales estatales, engendrando pobreza, hambre, miseria, discriminación, robo descarado y negación absoluta, conjuntamente y con la embajada norteamericana, pisotean la soberanía y el derecho a la autodeterminación de los pueblos.

Danilo Medina lo que ha hecho fundamentalmente hasta hoy  ha sido traicionar y mentir al pueblo dominicano desde el año 2012, cuando asumió el poder el 16 de agosto de ese año. En esa oportunidad trató de presentar innumerables promesas de una administración proba y leal con la sociedad dominicana:

“» construir un país más moderno, libre, justo e independiente, con democracia plena, con instituciones sólidas, defensa de los derechos humanos y absoluta libertad de expresión. – Para construir un país ético y transparente, basado en la meritocracia y en el combate implacable y vigoroso, a todas las formas de impunidad. Ese es el noble apretón de manos que compartí con todos los dominicanos y dominicanas. Ese es el compromiso que hoy juro solemnemente honrar durante los próximos 4 años. Se lo dije muchas veces: Juntos comenzamos a construir este sueño que parecía imposible, y juntos, desde hoy y durante los próximos cuatro años, vamos a hacerlo realidad. Sepan, estén seguros hoy, en el solemne día en que soy ungido presidente, que trabajaré incansablemente para cumplir y hacer cumplir mi propuesta programática. Aquello que les dije en las calles es lo que haré desde mi primer día en el Palacio Nacional. Tienen mi palabra de que así será. Dominicanos y Dominicanas; Honorables Miembros de la Asamblea Nacional, Al juramentarme como Presidente, soy consciente de las dificultades y riesgos, que vive actualmente nuestro planeta. Sé que la situación económica nacional e internacional amerita grandes esfuerzos de cambio; que la ciudadanía está impaciente, por los beneficios que la democracia, no siempre, ha sido capaz de hacerles conocer y disfrutar”. 
“Hoy, como Presidente, les convoco a trabajar juntos, todos y todas, sin exclusión alguna, de índole política, religiosa, étnica o social, para sentar las bases de un nuevo modelo de desarrollo que nos asegure que continuará creciendo la prosperidad, al mismo tiempo que se reducen las desigualdades, la pobreza, la exclusión social y mejora de la calidad de vida de toda la ciudadanía. Los invito a trabajar juntos para continuar lo que está bien, corregir lo que está mal, y sobre todo para atrevernos a hacer lo que nunca se ha hecho. Hoy tenemos los instrumentos para lograrlo: Por un lado, la Constitución de la República, proclamada en enero del 2010, un marco común, actualizado, que nos define como un Estado Social y de Derecho”.

Cayo Baez luchador revolucionario con las cicatrices producitdas por la intervencion EU

Como se puede observar, no ha cumplido hasta hoy con las promesas de una sana administración pública y de implementar una buena fe en su gestión presidencial. Y contrariamente desarrolló la conducta de un presidente santanista que nunca podrá ser moralmente rehabilitable para una candidatura presidencial en 2024.

El pueblo dominicano quiere simplemente que se vaya y deje el ejercicio del poder conjuntamente con la troika criminal que le ha servido de sostenimiento en su actual gestión, ya que su gobierno ha sido el gobierno de esa troika, permitiendo el enriquecimiento ilícito, el robo, las mentiras y falsedades, la violación de la ley, la concentración corporativa del poder, el abuso de autoridad, un régimen del latrocinio e impunidad.

En cuanto a su compromiso y arrodillamiento al imperio norteamericano, hemos repetido varias veces y lo seguiremos haciendo, que el presidente Medina no podrá ser candidato nunca más, por razones morales, candidato a la presidencia de la República debido a las atrocidades, crímenes y delitos económicos cometidos traicioneramente contra la República. He aquí una mentira extraordinaria:

«Nuestro gobierno será intolerante con actos de deshonestidad o de despilfarro de los recursos. Fortaleceremos los instrumentos institucionales para su prevención, corrección y sanción. Desarrollaremos un sistema de consecuencias que reconozca a quienes cumplan meritoriamente con sus deberes, pero que sancione de manera ejemplar a quienes puedan traicionar la confianza de la ciudadanía en el manejo de fondos públicos».

Se trata de un predicamento incumplido, pues Danilo Medina firmó un contrato con los Estados Unidos de manera silenciosa en el cual traicionó a su patria al haberle concedido al ejército norteamericano un territorio autónomo y sin fecha de terminación del contrato, lesionando el principio de soberanía nacional.

En efectohizo lo mismo que Buenaventura Báez, es decir, firmó un contrato lesivo a la soberanía de la República Dominicana, contrato que el Tribunal Constitucional declaró nulo por motivo de que los términos y disposiciones del mismo convalidaban la entrega pura y simple de una parte del territorio nacional a las fuerzas armadas de una nación extranjera, esperando que la potencia EU lo iba a promover y convalidar como candidato presidencial para el año 2020.

Ha sido y es una traición a la patria de Luperón, utilizando 15 artículos del contrato referido del año 2015, que si lo hubiera leído Juan Pablo Duarte y sus compañeros, hubiese ocurrido un choque emocional e intelectual entre la corriente nacional liberal y la corriente santanista-baecistas-entreguista de la soberanía nacional.

El digital Debate Plural pretende que las fuerzas más vivas de la sociedad dominicana conozcan el nefando contrato de marras, anulado por el Tribunal Constitucional, pero que fue escondido por los medios de comunicación del país. El presidente que firmó ese contrato es traidor a la patria, y los traidores a la patria no pueden ser candidatos a la presidencia.      

El presidente Danilo Medina firmó el 20 de enero del 2015 con el Departamento de Estado un documento que se titula “Acuerdo entre la República Dominicana y los Estados Unidos de América sobre estatus del personal de los Estados Unidos en la República Dominicana”. El referido acuerdo pretende regular al personal de los EU que estén temporalmente presentes en nuestro país y en relación con “visitas, actividades de capacitación, ejercicios, actividades humanitarias y otras actividades mutuamente acordadas entre ambos países”, todo con el fin de que el país otorgue al “personal” de los EU las facilidades y garantías que permitan el desempeño de las “labores” a realizar por tales agentes, dentro del espíritu de “cooperación” que prevalece” entre ambos gobiernos.

Dicho acuerdo, después de haber sido firmado en el Congreso Nacional, fue enviado al Tribunal Constitucional a los fines de someterlo al control preventivo de constitucionalidad.

El llamado protocolo es totalmente engañoso, pues no se trata de regular el personal de los EU en República Dominicana, sino que se trata más bien de consolidar la ocupación militar de una parte del territorio nacional ubicado en el suroeste de nuestro país. Es engañoso y eufemístico porque el personal diplomático o presentado como diplomático o justificado como tal, no tiene que ser regulado, pues para eso está la constitución y las leyes.

Lo más grave del caso es que el referido “personal”, aunque sea un simple soldado, recibe el rango de “personal diplomático”, con estatus de diplomático, lo que equivale a ser o un verdadero disparate o un acto de mala fe imperialista.

El que firmó el malhadado contrato se olvidó de sus promesas y aceptó  como buenas y válidas las desgracias de Cayo Báez y otros luchadores que al final de sus vidas pasaron hambre y se quedaron con las huellas de la barbarie en sus cuerpos y en sus familias, como Cayo Báez que terminó con una pensión de 75 pesos, rodeado de nietos y familiares hambrientos.

 

Acerca del autor

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Dejar un comentario

/* ]]> */