Internacionales Politica

Trump sale fortalecido tras la semana negra demócrata

Escrito por Debate Plural

Luis Rivas (Sputnik, 5-2-20)

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sale fortalecido de la secuencia del discurso estado de la Unión, juicio político y «caucus» de Iowa. Los demócratas enfilan la recta final electoral en medio de las dudas y con pocas municiones.

El mandatario sale libre de la acusación de abuso de poder y obstrucción de la justicia, los argumentos que el Partido Demócrata (PD) quiso utilizar para destituir a Trump. El arma que durante meses han utilizado sus oponentes estaba descargada desde el inicio. La mayoría republicana en el Senado libera a su candidato para afinar su reelección y deja a sus enemigos políticos carentes de material de guerra. Trump obtiene, según el instituto Gallup, un apoyo popular del 49%, el resultado más elevado desde su elección en 2016.

La superación del «impeachment» cierra una serie positiva para Trump en apenas tres días. Los demócratas le regalaron incluso uno de los ridículos políticos más sonados en los últimos tiempos. El «caucus» de Iowa, la primera prueba electoral de los candidatos del PD, un evento trascendental en la historia política de Estados Unidos, se convirtió en un fracaso y en un ridículo espantoso al fallar la aplicación que los demócratas utilizaron para el recuento de los votos.

Caos demócrata en Iowa

Los aspirantes demócratas abandonaron el simbólico estado sin saber a ciencia cierta quién había sido el ganador. El desastre electrónico dio pie a las previsibles mofas sobre el fantasma del «hackeo» obra de Rusia. En ese caos, surgió como sorpresa la figura de Peter Buttigieg, el alcalde de una pequeña ciudad de Indiana, cristiano militante, homosexual declarado y representante de los moderados dentro de su partido. Una especie de recambio del veterano Joe Biden, que cosechó una derrota que supone también un aviso, aunque sigue encabezando los sondeos para enfrentarse a Trump en noviembre.

Iowa es solo el primer paso de una serie de votaciones que prepararán el «superbowl» demócrata este verano, pero aunque no refleja una tendencia definitiva, sí ayuda a impulsar a los más votados. Buttigieg será recompensado con un mayor seguimiento de los medios y de los donantes, y no será ya considerado un «outsider» simpático, como hasta ahora.

Bernie Sanders, la esperanza de la izquierda norteamericana y también de la internacional, no salió muy contento de Iowa. Se declaró vencedor aprovechando la confusión del recuento, pero está apercibido del peligro que supone un rival mucho más joven y que puede reemplazar a Joe Biden como el candidato del centrismo dentro del PD.

«Hooligans en el Congreso»

El enfrentamiento entre Trump y los demócratas ha roto las tradicionales normas de respeto y elegancia política institucional. La celebración del solemne discurso sobre «el estado de la Unión» reflejó el grado de «hooliganismo» que caracteriza ya la guerra política en Washington D.C.

Donald Trump, que se desenvuelve muy bien en la batalla de las descalificaciones personales y en los gestos inapropiados, se negó a estrechar la mano de la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi. La líder demócrata no paró de hacer gestos de desprecio durante el discurso del presidente y puso en evidencia su falta de frialdad destrozando los folios donde estaba escrito el texto de Trump.

Pelosi utilizaba así la cámara que le aseguraba una imagen fija en televisión detrás el presidente para intentar con ese gesto anular el contenido de la alocución presidencial. Algunos de sus compañeros y, sobre todo, compañeras de partido se comportaron como forofos de un espectáculo deportivo.

En ese terreno, Trump sabe moverse bien, porque a él le gusta provocar esos rifirrafes. En todo caso, su discurso obvió toda referencia al «impeachment» y se centró en lo que él considera sus éxitos en las guerras comerciales con China y otros países para crear empleos en Estado Unidos.

Buttigieg, «Eich, eich»

El fiasco demócrata de Iowa permitió hacer olvidar que los republicanos también votaban en ese estado. Por supuesto, Trump alcanzó el 97% de los votos. Y esa es otra de las ventajas del actual inquilino de la Casa Blanca. Mientras sus rivales van a despellejarse vivos durante varios meses, él tiene asegurado el apoyo de su partido y puede jugar a la contra burlándose de sus enemigos. A Joe Biden «el adormilado», «Pocahontas Warren», «el loco Bernie», y «mini Mike» (Bloomberg), ahora ha añadido «el alcalde Pete», conocido así, según Trump, por la dificultad de pronunciar el apellido Buttigieg: «eich, eich», dice el presidente.

Todo un tratado de respeto y elegancia. Nada sorprendente en la batalla de patio de colegio en la que se ha convertido la política interna en Estados Unidos.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */