Nacionales Politica

Pase de balance al 2019

Escrito por Debate Plural

Guillermo Moreno (D. Libre, 23-12-19)

 

Llegado el final de año, la tendencia natural es pasar balance a lo vivido como sociedad. Al ser un lapso tan corto, a lo más que puede aspirarse es a identificar tendencias de avances, estancamientos o retrocesos.

Endeudamiento público. El siglo XXI dominicano ha sido el de un acelerado proceso de hipoteca del país. El 2019 es el año en que la deuda pública traspasó la barrera del 50% del Producto Bruto Interno. Ya para junio de este año, la deuda ascendía a US$44,508 millones. Para ese momento representaba el 50.57 del PIB. Este proceso irresponsable y acelerado de endeudamiento público parece indetenible. Mal contados, la carrera de préstamos ha seguido: el 28 de agosto se aprueba un préstamo por $11,680 millones; el 2 de octubre por US$300 millones; el 27 de noviembre por US$90 millones; el 20 de este mes por RD$1,200 millones para pagar el doble sueldo a empleados públicos. El año cierra con la aprobación de la ley para la emisión de bonos por RD$246,295,821.697, equivalente a unos US$4,600 millones a la tasa actual, para financiar el presupuesto de 2020. ¡Que siga la fiesta!

Poder Judicial. El 2019 es el año en que Danilo Medina consolidó “su” poder judicial. La reunión del Consejo Nacional de la Magistratura sirvió para que el procurador general de la República desatara un proceso de persecución calumnioso e ilegal contra la magistrada Miriam Germán, en represión a su independencia de criterio, con el objetivo, como efectivamente hicieron, de excluirla de la Suprema Corte de Justicia. El Consejo eligió como presidente de este alto tribunal a Luis Henry Molina, miembro del Comité Central del Peledé y activista político de la facción de Danilo Medina. El 2019 fue otro año funesto para la independencia de la Justicia dominicana.

Educación. El año 2019 cierra con la divulgación de los resultados de las pruebas del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos, conocido por su sigla en inglés PISA. El país tuvo un retroceso en relación con las pruebas PISA de 2015. De 80 países evaluados pasamos a ocupar el penúltimo lugar en lectura comprensiva y el último lugar en ciencias y matemáticas. El resultado en esta última fue tan desastrosa que hubo que crear una nueva clasificación denominada “por debajo del nivel”. Se trata de la evidencia del fracaso de los gobiernos del peledé en garantizar una educación de calidad. Es cierto que la educación de un país no se transforma de un año para otro, pero resulta que la RD obtiene estos resultados luego de que el peledé lleva casi 20 años gobernando y de que en los últimos siete años se invierte el 4% del PIB en el sistema educativo.

Corrupción. En la lucha contra la corrupción, la ciudadanía parece estar condenada al suplicio al que fue sometido Sísifo en la mitología griega: tener que empujar perpetuamente una enorme roca, montaña arriba, y cada vez que avanzaba esta se desprendía a su punto de origen, para volver a empezar. Tres años después de la revelación de los sobornos de Odebrecht, el expediente acusatorio, un verdadero mamotreto de investigación articulado por el procurador general de la República, es declinado por la SCJ a la jurisdicción ordinaria. ¿A quién beneficia? A los acusados, al posibilitarle mejores escenarios para su defensa, pero también a Danilo Medina quien no tendrá que enfrentar, en medio del proceso electoral, el ruido que producirá una decisión, no importa en el sentido en que fuere fallado el caso. La Justicia dominicana, por acción o por omisión sigue mostrándose sin credibilidad, entre otras razones, por su incapacidad para sancionar la corrupción.

Proceso electoral. El 2019 es el año de las oportunidades perdidas para el Pleno de la JCE. Ese órgano, en vez de mostrar su independencia y su autoridad para hacer cumplir la legalidad electoral, fue pusilánime y sumiso ante el partido oficial, perdió credibilidad. Aunque estaba facultado para hacerlo, el pleno no detuvo la campaña electoral a destiempo. No frenó ni mucho menos sancionó las evidencias de uso de recursos públicos a favor del candidato oficialista. Incumplió su compromiso de auditar, antes de las primarias del 6 de octubre, los equipos que iban a ser utilizados para el voto automatizado. Organizó un proceso de primarias cuestionado, entre otras razones, por la evidencia de que en más de un 30 % de los recintos se verificó la compra de cédulas. Luego de las primarias ha sido incapaz de hacerles una auditoria forense a los equipos utilizados. Es con este nivel de cuestionamiento que el pleno de la JCE se prepara para organizar las elecciones de febrero y mayo de 2020. ¡A Dios que reparta suerte!

César “El Abusador”. Este año se evidenciaron una vez más los vínculos del narcotráfico con sectores oficiales. Este capo de la droga operó por más de 10 años a plena luz del día sus negocios que eran “lavanderías” de dinero proveniente de sus operaciones de tráfico de drogas. No es casual que no pudiera ser capturado por las autoridades dominicanas. Apresado en Colombia, su destino es la extradición a los EEUU en clara admisión de que aquí no hay ministerio público para investigarle, ni abundan jueces para condenarle ni cárcel para encerrarle.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */