Cine Nacionales

El cine como historia: la Historia como cine

Escrito por Odalís G. Pérez

El desarrollo   técnico que surgió a finales del siglo XIX, tanto en la física, la química,  la medicina experimental, la óptica, la mecánica y otras ciencias complementarias fue la base del descubrimiento de Thomas Alva Edison y de los hermanos e industriales Louis y August Lumière. Tanto el kinetógrafo, el kinetoscopio, el cinematógrafo, constituyen la base fundamental del nacimiento del cine hacia 1895, año este en que se declara el nacimiento propio del cine a través de los primeros cortos de los hermanos Lumière.

El hecho de que los primeros documentos visuales del siglo cobraran valor mediante la fotografía en movimiento, fue lo que sentó la base de una nueva técnica como práctica de las imágenes en movimiento. Todo lo cual se llevó a cabo cuando los hermanos Lumière en 1895, presentaron La llegada de un tren a la estación y otros productos de la vida cotidiana.

De ahí que el cine como historia de acontecimientos naciera para construir  una nueva sensibilidad y tipo de realidad imaginaria e histórica. A partir de 1895 empezaron a reproducirse en películas químicas, acontecimientos históricos, sociales y hasta familiares, lo cual hizo visible el valor de este nuevo arte o entretenimiento con imágenes en movimiento. Había nacido el llamado séptimo arte.

El cine como historia y la historia como cine han supuesto un marco realista que proporcionaba dicho fenómeno técnológico y artístico, tal y como se vió más tarde con el fenómeno George Méliès, el documentalista británico, los experimentos dadaístas y las expresiones del cine-ojo que hacían los procedimientos futuristas y constructivista.

Ya en 1904-9 Méliès utilizó la literatura de autores que como Julio Verne habrían la puerta para realizar una ficción fantástica basada en adaptaciones, documentos de viaje, exploraciones marinas, fugas de lugares y otros fenómenos de experiencia fantástica para dar lugar a dos puntos importantes que iban a dar fuerza histórica, realista e imaginaria al cine. Estas dos tendencias fueron la puesta en escena y la ilusión óptica que Melíes realizaba armando dispositivos para la concentración visual en movimiento.

La bibliografía donde se estudia la historia del espectáculo cinematográfico, parte normalmente de la historia misma del producto cinematográfico, así como de instituciones de producción, desarrollo, concreción e historia de la forma propiamente cinematográfica, pues la misma disciplina denominada Historia del cine parte de los datos adquiridos hasta el presente de la producción cinematográfica.

La aventura cinematográfica que surgiò entre 1910 y 1950, asegura que la historia ha servido de pretexto para organizar, a partir de una macrohistoria y una microhistoria del cine una visión narrativa diacrónica. Como relato, mirada, construcción y archivo permite comprender el valor, estudio y producción de un lenguaje que se va desarrollando mediante explicaciones de oficio, trayecto, experimento y visiones cinematográficas, que ayudan a reconocer, explotar y construir las bases de la historia del cine, tal como las presentan en sus historias del cine Pierre Leprohon, Jean Mitry, George Sadoul y el estudioso español Román Gubern, entre otros.

Numerosos documentalistas han abordado la historia como hecho cinematográfico, memorial, geográfico, etnográfico, antropológico, grandes construcciones y destrucciones castrenses, pero también historias de comunidades indígenas, holocaustos, creaciones destrucciones de imperios, golpes de Estado, grandes huelgas, asesinatos de presidentes en el mundo, cárceles que nos presenta el cine político latinoamericano, británico, irlandés, nigeriano, sirio, palestino, iraní, iraquí, etíope y otros que podemos ver en grandes plataformas, salas de cine y modelos de proyecciones privadas o públicas.

Existe un vínculo cooperativo entre la historia social, artística, política, geográfica y el cine. Una gran historia de la historia del cine ha creado diversos muestrarios visuales y sonoros destacados como parte de una cartografía histórica con variadas referencias en cuerpos narrativos, secuenciales y dialógicos. Historias de los piratas, historias de invasiones, historias de diversos holocaustos, donde el cine investiga y proyecta materiales guionizados como parte de un fenómeno liberal y posliberal. Estos fenómenos han sido codificados y proyectados en pantallas comerciales, académicas y televisivas, entre otros soportes y plataformas.

 

 

 

 

Acerca del autor

Odalís G. Pérez

Profesor Investigador de la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Dejar un comentario

/* ]]> */