Internacionales Politica

Aprueban el primer paso del impeachment contra Trump: ¿qué viene luego?

Avatar
Escrito por Debate Plural

Misión Verdad (7-11-19)

 

La Cámara de Representantes en el Congreso de los Estados Unidos aprobó una resolución para proceder formalmente con la investigación de destitución contra el presidente Donald Trump vía impeachment, durante una sesión transmitida en la página web de la institución.

  • 232 congresistas votaron a favor de la resolución y 191 en contra, siendo mayoría en el Congreso el Partido Demócrata.

La decisión es la primera en una serie de procedimientos que enmarcan el juicio político iniciado oficialmente por el Partido Demócrata el 24 de septiembre. Entonces, la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi, anunciaba la apertura del proceso de investigación después de que un informante argumentara que el presidente republicano presionó a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, para que investigara al ex vicepresidente de Estados Unidos y precandidato demócrata, Joe Biden.

Al momento de las conversaciones, Trump le pidió al presidente de Ucrania seguir los negocios de Hunter Biden, hijo de Joe, en ese país. Después del golpe de Estado de 2014, Hunter Biden fue colocado en la junta directiva de Burisma Holding, una de las principales compañías de gas ucranianas.

El enfoque mediático se acentúa en el supuesto chantaje por parte de la Casa Blanca de descongelar 400 millones de dólares de ayuda militar a Kiev si se procedía con las investigaciones.

Los acusadores (formalmente, la dirección del Partido Demócrata) alegan, para sustanciar el caso, que el «descongelamiento» de los fondos formó parte de un intercambio condicionado entre la liberación del dinero y lo que Trump solicitaba en esa llamada. Un quid pro quo.

¿HACIA DÓNDE SE ENCAMINA EL IMPEACHMENT?

Las votación de la Cámara de Representantes no se refiere al veredicto final sobre la destitución de Donald Trump sino a las reglas de la investigación que pueden (o no) dirigirlo a ese desenlace. ¿Qué sigue ahora?

Las acciones que tome la pesquisa del impeachment continuarán de acuerdo a los párrafos adoptados en la resolución. El Comité Judicial y el de Inteligencia de la cámara baja (el congreso) ahora estarán facultados para hacer audiencias públicas y para transcribir las que se celebraron en privado antes de aprobarse la resolución.

Uno de los testigos que la élite demócrata considera clave es John Bolton, ex asesor de Seguridad de Trump despedido a principios de septiembre, quien fue citado para ofrecer sus declaraciones el 7 de noviembre en el Capitolio, sede de la institución.

Se han filtrado informaciones que podrían perfilar la posición que tome el referido halcón, de presentarse a la cita. Fiona Hill, ex experta del Consejo Nacional de Seguridad para Europa, brindó testimonio y dijo que Bolton «estaba perturbado por los esfuerzos para lograr que Ucrania investigara a los opositores políticos de Trump» llamándolo un «tráfico de drogas».

Hasta los momentos, las declaraciones de altos funcionarios de la Casa Blanca no han cambiado los aspectos fundamentales de la causa: Donald Trump no cometió ningún delito en la llamada a Zelenski, como de hecho lo comprueba la transcripción de la conversación.

RAZONES DE LOS DEMÓCRATAS PARA AVANZAR CON EL JUICIO

El juicio pasará al Senado (la Cámara Alta) de los Estados Unidos si las acusaciones son confirmadas y los congresistas las aprueban. Los senadores deberán entonces votar por el veredicto final, cuando el presidente pudiera ser obligado a dimitir de su cargo. Allí entra otro elemento de peso, pues la mayoría de esa instancia legal está del lado del Partido Republicano, al que pertenece el actual presidente.

Debido a esto y a la falta de credibilidad de las acusaciones, nada garantiza que el procedimiento ocurra o que lo haga antes de que Trump termine su mandato, por lo que la movida de los demócratas apunta más bien a una campaña electoral que afecte su candidatura en beneficio del que pudiera ser su principal rival, Joe Biden.

Un caso similar donde se invirtieron los papeles sucedió hace 20 años: el impeachment fallido contra Bill Clinton que fue dirigido por los republicanos. En ambos casos, la participación de los organismos de inteligencia y de los medios corporativos elevó la apuesta de los actores demandantes.

Pero con Donald Trump no es el primer intento. Desde que inició su mandato, factores adversos construyeron el relato de la injerencia rusa en la administración, el cual ha sido reforzado por la propia Agencia Central de Inteligencia (CIA), que ha definido públicamente su posición en la pugna interna de la política estadounidense.

El problema es que los alegatos bajo los cuales se construyó el caso de Ucrania corren el mismo riesgo de revertirse en contra de los demócratas tal y como pasó con el Russiagate. De no ser por el proceso abierto por los demócratas, no se habría prestado tanta atención a los casos de corrupción de Joe Biden y su hijo Hunter.

PERO NO ESTÁ FUERA DE PELIGRO

Para frenar la distracción del juicio político, el gobierno estadounidense está reduciendo la hostilidad con enemigos comerciales en función de incorporar acuerdos estratégicos a los temas de su campaña electoral.

Así lo retrata una nota de Global Times, en la que Diao Daming, profesor asociado de la Universidad Renmin de China en Pekín, que explicó que Trump «ahora necesita anotar más puntos en áreas como las consultas comerciales entre China y Estados Unidos para ganar el apoyo de los votantes nacionales».

Otro tema electoral sería la reducción de las tropas en Siria, en correspondencia a la promesa de acabar con las «guerras sin sentido». Pero en ambos escenarios debe considerar la posición de las élites que lo sostienen y no solo de los votantes. Vale la mención a la última maniobra en el conflicto sirio, que molestó a más de uno de los halcones republicanos.

Aun cuando el escándalo de las conversaciones con Ucrania pierda fuerza, no se descarta que Trump se enfrente a un procedimiento de impugnación, puesto que existe una clara determinación de un sector del poder norteamericano de impedir un segundo mandato del empresario.

El estilo de «jugar sus propias reglas» en política exterior del actual presidente de Estados Unidos puede forjarle nuevas amenazas que lo terminen conduciendo a su dimisión.

Más allá de los que ganen esta fase de la contienda, la política estadounidense muestra signos de una crisis profunda y el impeachment lo confirma. Los que simulan mantener el dominio en los principales conflictos del tablero geopolítico tienen, puertas adentro, contradicciones que debilitan su imagen con el resto del mundo.

Acerca del autor

Avatar

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario