Internacionales Politica

En qué consiste el «impeachment» de Trump

Escrito por Debate Plural

John Nichols (Pagina 12, 28-9-19)

 

El “impeachment” (proceso político al presidente por el legislativo) no es difícil.

Lo único que complica el proceso es la inclinación de los políticos —algunos bien intencionados pero cautelosos, otros cínicos e intrigantes— a sopesar las cosas con demasiadas estrategias, evasiones, retrasos y compromisos.

Tengamos esto en cuenta, ahora que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y los líderes del Grupo Demócrata de la Cámara de Representantes han anunciado una investigación formal sobre las acusaciones de que el presidente Donald Trump presionó al presidente de Ucrania para que investigase a la familia del ex vicepresidente Joe Biden. Pelosi dijo: «Las acciones tomadas hasta la fecha por el presidente Trump han violado gravemente la Constitución». También afirmó que «el presidente debe rendir cuentas». Nadie está por encima de la ley.»

Suponiendo que Pelosi este en lo cierto, y suponiendo que permita que el Comité Judicial de la Cámara haga su trabajo en los días y semanas venideros, revisemos los pasos que se requieren para que el “impeachment” prospere.

Centrarse

Hay que identificar abusos claros de poder que pueden entenderse en términos generales como ofensas al juramento del cargo del presidente, que requiere que «preserve, proteja y defienda la Constitución de los Estados Unidos». Si el presidente usa su cargo para conseguir que un gobierno extranjero investigue a un rival político, con miras a socavar a ese rival, es un claro abuso de poder que ataca las premisas básicas de la democracia estadounidense. Como Ron Fein, el director jurídico del grupo pro-derecho constitucional Free Speech for People, dice: «El escándalo de Trump en Ucrania es un delito de impeachment«, y explica que la investigación de la Cámara debe examinar hasta qué punto el presidente ha estado «dirigiendo o intentando indebidamente dirigir a una potencia extranjera para que investigue a sus propios adversarios políticos ”. Del mismo modo, si el presidente usa su posición para enriquecerse a sí mismo o a su familia, es un abuso de poder igualmente claro que viola las cláusulas sobre emolumentos de la Constitución. Las investigaciones históricas de destitución han sido más efectivas cuando han evitado examinar las listas de delitos merecedores de impeachment y se han centrado en las quejas más serias y comprobables. El ex presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Peter Rodino, y el equipo que persiguió al presidente Richard Nixon en 1974 tenían muchas opciones; optaron por tres y escribieron sus argumentos para un juicio político en aproximadamente tres páginas.

Ser rápidos

Hay que establecer una hoja de ruta y seguirla. Arrastrar la investigación de la Cámara durante meses no es sabio ni necesario. Varios grupos de interés público que han estado abogando por la destitución, incluyendo Democracia para América, Acción CREDO, Libertad de expresión para el Pueblo, por el pueblo y la Campaña de coraje propusieron recientemente la siguiente hoja de ruta: “1. El Comité Judicial de la Cámara vota las razones del juicio político contra el presidente Trump antes del 1 de noviembre de 2019; 2. La Cámara de Representantes de EE. UU. vota las razones del juicio político contra el presidente Trump antes del 15 de noviembre de 2019. «Eso es razonable. También protege del error de dejar que el proceso se atasque o se demore por estrategias legales complejas o peleas por información que la Casa Blanca se niega a divulgar.

Hay que ir a los tribunales cuando sea necesario, pero hay que asegurarse que sea necesario. Y asegurarse que cualquier solicitud esté enmarcada en términos claros e inmediatos. En cada paso, hay que mantener el sentido de urgencia expresado por el Representante John Lewis cuando dijo el martes: “No podemos retrasarnos. No debemos esperar. Ahora es el momento de actuar. He sido paciente mientras probábamos otros caminos y utilizábamos otras herramientas. Nunca encontraremos la verdad a menos que usemos el poder otorgado a la Cámara de Representantes y solo a la Cámara para comenzar una investigación oficial según establece la Constitución. El futuro de nuestra democracia está en juego”.

No dejarse distraer por Trump

Mientras Pelosi se preparaba para hacer su anuncio, el presidente estaba tratando de condicionar el proceso al proponer la publicación de la transcripción no editada de su conversación de julio con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky. Ese fue un intento obvio de hacer que Pelosi dudara. Pero no lo hizo esta vez. Pero habrá más intentos. Y habrá exigencias insistentes de investigar a Biden. Que así sea. El trabajo del Congreso es verificar y contrarestar las malas acciones del presidente, no atarlo politicamente. El presidente empleará todos los trucos para protegerse. Hay que responder a su habilidad política como el erudito constitucional Laurence Tribe cuando dice: «La historia siempre cambiante de Trump es un ejemplo de autoinmolación a cámara lenta. Triste de ver. Aunque debo admitir un poco de vieja “schadenfreude” (alegrarse del mal ajeno).

Educar, educar, educar

Hay una inmensa confusión con respecto al impeachment. Demasiados estadounidenses piensan que es un proceso legal, más que un proceso político. Demasiados estadounidenses confunden el voto de la Cámara para aprobar las razones del juicio político con el voto del Senado sobre si se debe cesar al presidente de su cargo. Trump y sus seguidores buscarán explotar esta confusión. La mejor manera de contrarrestarlos es mediante audiencias y debates, apariciones en los medios y eventos públicos para explicar el proceso a cada paso y presentar los cargos contra Trump en su contexto.

Hablemos de sentido del deber y de responsabilidad, al igual que la Representante de Michigan, Elissa Slotkin, ex oficial de inteligencia y funcionario del Departamento de Defensa que el año pasado ganó un escaño tradicionalmente republicano para los demócratas; Slotkin dijo el lunes, “hice un juramento para proteger y defender la Constitución. De ser ciertas, estas nuevas acusaciones contra el Presidente son una amenaza para nuestra seguridad nacional y constituyen un delito de impeachment”.

No se preocupe por las encuestas al comienzo del proceso. Hay que preocuparse por proporcionar la información necesaria para que, cuando se escriban artículos formales sobre el juicio político, los encuestados comprendan por qué el presidente debe rendir cuentas y por qué es apropiado que la Cámara actúe.

No preocuparse por el Senado

La función de la Cámara es remitir las razones del juicio político al Senado. La tarea del Senado es determinar si el presidente debe rendir cuentas. El líder mayoritario del Senado, Mitch McConnell, y el Grupo Republicano del Senado pueden rechazar dar cuentas. Depende de ellos. La representante Alexandria Ocasio-Cortez lo explicó acertadamente a principios de este mes:

“Tenemos que hacer nuestro trabajo. Una vez que la Cámara comienza el impeachment, la Cámara juzga políticamente al presidente y el proceso va al Senado. Si quieren frenarlo, cada republicano votará a sabiendas de que queda en las actas en contra de la destitución de este presidente, conociendo su corrupción, públicamente con esa mancha en sus carreras para siempre, porque es indignante proteger semejante ilegalidad y corrupción como la de esta presidencia.

Es la hora.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */