Nacionales Politica

Intervencionismo EU: rumores de expediente criminal contra Leonel Fernández (1 de 2)

Angel Moreta
Escrito por Angel Moreta

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

 

En los presentes momentos, continúan las acciones intervencionistas de EU en los asuntos internos de República Dominicana. Actualmente se difunden rumores en el sentido de que el imperio norteamericano, a través del Departamento de Estado de ese país, prepara y elabora un expediente criminal contra el ex presidente Leonel Fernández.

Se ignora si es cierto o no que tal hecho esté aconteciendo, pero dos situaciones anteriores indican que el intervencionismo procurará torpedear las candidaturas de Leonel Fernández y de cualquier otro candidato del llamado partido de la liberación dominicana. Sobre este particular, la primera manifestación de intervencionismo se expresó hace poco tiempo cuando el Secretario de Estado Mike Pompeo llamó por teléfono al presidente Medina y le recomendó o le “ordenó” que retirara sus pretensiones electorales y su objetivo de modificar la Constitución del 2015, y que dejara de lado el afán reeleccionista.

Ya es un hecho cumplido que Medina no podrá reelegirse y en este asunto el intervencionismo imperial descarado consiguió ciertamente que el presidente Medina desistiera de sus ambiciones reeleccionistas. La llamada fue un acto de intervención directa en los asuntos internos de la República Dominicana, acto que ningún funcionario elevado de la nación rechazara ni siquiera tímidamente, excepto la Ministra de Educación Superior que declaró la llamada de Pompeo como un acto directo de intromisión en la vida nacional.

De resultar cierto el rumor de que EU prepara un expediente contra el ex presidente Fernández, ello representaría también un acto de intervencionismo orientado a crear condiciones para la descalificación del futuro candidato; lo que implicaría un acto verdaderamente dirigido a obstaculizar la candidatura de Fernández. Pero ambas situaciones de intervención apuntan o apuntarían a dificultar el regreso de Leonel Fernández al poder, y así favorecer de manera interventora la ganancia electoral de otras fuerzas partidarias.

Sea lo que fuere, EU interviene activamente en la vida política nacional, pero no en defensa de la sanidad del sistema político, contra la impunidad y la corrupción, que son elementos constantes de los gobiernos dominicanos de las últimas décadas: corrupción rampante, robo descarado de los bienes del Estado, enriquecimiento ilícito, prevaricación, tráfico de influencia, coalición de funcionarios y perdón judicial para todos los funcionarios señalados de corrupción; sino por afán de tutelar la política nacional.

Ciertamente la democracia dominicana está preñada de corrupción por todos lados; fundamentalmente pertenecen a la responsabilidad del partido de la liberación dominicana, que ha permitido un sistema de corrupción con los bienes del Estado en todo el sentido de la palabra, con un conjunto de periodistas plumíferos en radio y TV; ciertamente estos comunicadores espúreos constituyen una plaga que justifica dicho sistema ya que ellos participan y se benefician del dinero robado por los funcionarios.

“los plumíferos son una constante y brotan de la larga tradición autoritaria que aún interactúa entre nosotros, y que, cuando los gobernantes se conciben a sí mismos como providenciales y mesiánicos,  florecen sin control. Por eso es que ahora mismo, el florecimiento de los plumíferos no tiene precedente. La hipercorrupción ha permitido que algunos de ellos sean poseedores de fortunas obscenas. Danilo Medina ha hecho brotar plumíferos aristócratas  que se comparan con la oligarquía tradicional, y  se llaman a sí mismos “empresarios”,  y se banquetean con los sectores de poder como pariguales. Hay numerosas cartas de Juan Antonio Alix al dictador Lilís pidiéndole migajas  para sobrevivir, pero los plumíferos de hoy  son presuntuosos y extorsionan; usando los medios de comunicación para intimidar  llegan a acumular grandes fortunas, y se hacen potentados” ( A. L. Mateo, “Los plumíferos”, Hoy 27/6/19).

El partido de la liberación dominicana es responsable del sistema de corrupción que venimos mencionando, ya que han concentrado los mecanismos del poder y anulado la soberanía de los poderes del Estado, que es una situación grave que se orienta hacia la aniquilación de la Constitución. Hostos en su Tratado de Derecho Constitucional vio que la soberanía de los componentes de la sociedad y sus instituciones disfrutan del principio de autonomía como uno de los elementos de la democracia.

“¿Qué democracia es ésta, en la cual un partido-estado maneja todos los tinglados de la manipulación colectiva: poder ejecutivo, cámara de diputados, senado de la república, cámara de cuentas, fuerzas armadas, poder judicial, organismos de seguridad, instrucción, organismos de beneficencia, presupuesto público, estructura de cobro de los impuestos(usada como poder de intimidación), etc.?  Y encima de eso prostituye las instituciones e impide el estricto cumplimiento de las leyes. Aquí nadie es Suizo, en cualquier escenario que se coloque la resolución de la Junta Central Electoral significa una decisión descaradamente parcializada, y si la oposición se lanza a un torneo electoral con una JCE incompetente y miedosa para hacer cumplir la constitución y las leyes, el resultado está garantizado de antemano. La realidad del sufragio en nuestro país se puede disfrazar de democrática, pero el espesor de la corrupción, la amplia franja de la pobreza y la ignorancia la convierten en una caricatura de la libertad. La República Dominicana es una nación secuestrada, y no hay libertad sino en la elección de un comportamiento humano que no brota del temor, de la miseria o de la ignorancia”. (A. L. Mateo, «Fulgurazos», Hoy 9/5/19).

El partido de la liberación dominicana acostumbró a la nación, mediante manipulación colectiva, a no rendir informes y a no hacer rendición de cuentas de las operaciones financieras. Y los funcionarios multimillonarios como el Ministro Gonzalo Castillo, como el presidente de la Cámara de Diputados Radhamés Camacho, que declaró una fortuna de casi 3 mil millones de pesos; el ex síndico Roberto Salcedo, poseedor de una riqueza inconmensurable;  el ex presidente de la Junta Central Electoral Roberto Rosario; el presidente del senado Reinaldo Pared Pérez, multimillonario sin posibilidad de determinar el verdadero monto de su fortuna; lo mismo puede decirse de Félix Bautista; de Diandino Peña, ex director de la Opret, y de una caterva de funcionarios que se han enriquecido sin rendición de cuentas.

Los artículos 77, 91, 92,  114, 116, 121, 151 y otros de la Constitución de la República imponen el deber de la rendición de cuentas a los presidentes de las cámaras legislativas ante sus respectivos plenos, a los legisladores antes sus representados; al presidente de la República y el Defensor del Pueblo ante el Congreso Nacional y a los jueces y funcionarios del Poder Judicial ante la Cámara de Cuentas.

En el caso de senadores y diputados, el artículo 92 de la Constitución establece “que deberán rendir cada año un informe de su gestión ante los electores que representan. Sin estos informes no podrá haber nunca una administración pública eficiente, transparente y orientada a resultados”. La transparencia se obtiene con una rendición de cuentas efectiva que permita que el pueblo se encuentre informado en su ejercicio de los deberes ciudadanos y la confianza en las instituciones del Estado.

Pero los funcionarios de todo rango del partido de la liberación dominicana no se someten a la Constitución y las leyes, e indudablemente quedarán impunes si no adviene un régimen de consecuencias por ante la justicia del país (continuará).

Acerca del autor

Angel Moreta

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Dejar un comentario