Internacionales Politica

Carga ideológica y prejuicios anti haitianos en RD (5)

Haitianos indocumentados
Angel Moreta
Escrito por Angel Moreta

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

 

En República Dominicana, en los últimos tiempos sectores de derecha, se ufanan de nacionalistas, entre ellos funcionarios del gobierno de Danilo Medina. Evidentemente se trata de un falso nacionalismo un nacionalismo racista, haitianófogo, totalmente unilateral y desequilibrado, que siembra cotidianamente el odio entre dos pueblos, el de Haití y dominicano.

Estos pseudos nacionalistas dominicanos, en el fondo y en la práctica cotidiana son y han sido derechistas empedernidos y consuetudinarios que abrigan la ilusión de que ellos representan algo real en la política dominicana; en consecuencia, se han encargado y especializado en propagar ideologizaciones falsas y negativas sobre la inmigración haitiana hacia la República Dominicana.

Han hecho de la haitiano fobia un oficio odioso y miserable. Esta ideología, xenofóbica, falsa como toda ideología,  es una representación distorsionada y negativa de la realidad de la inmigración entre las dos naciones.

De tanto repetir sus contenidos dudosos en los medios de comunicación, que particularmente son y han sido complacientes con sus bravuconadas y distorsiones, dichos contenidos se han convertido en una verdadera carga mediática engañosa, que persigue influir en el ánimo y la mentalidad de la población dominicana y conformar un sentimiento falsamente nacional para dirigirlo y transformarlo  en odio racial.

Tales sectores pseudos nacionalistas son insignificantes desde el punto de vista político e histórico, y viven de la repetición esa temática especial para producir la impresión de que encarnan y representan una corriente moderna de pensamiento, una corriente “revolucionaria”, que se refiere a la soberanía de manera falsa y sin fundamento, ya que viven arrodillados en su vida práctica a la contradicción de alianza con el poder imperial EU y la defensa de nuestra nación con respecto a Haití, pero no con respecto a los Estados Unidos.

Estos sectores xenofóbicos y haitianófobicos nunca han sido patriotas, nunca han representado auténticamente la bandera de la República Dominicana, sino comerciantes del partidismo tradicional en la República Dominicana, que es alabardero de los EU.

Falsos demócratas, buscan engañar en un doble sentido: 1. distorsionan la realidad social y cultural sobre el tema de la inmigración haitiana hacia República Dominicana; y 2. crean animosidad especulativa, odio y falsificación de la verdad histórica.

Dichos sectores tienen indudablemente doble moral, ya que sus hechos contradicen sus palabras, añejas y sin contenido sociológico y antropológico. Y decimos doble moral, porque estos círculos derechistas y entreguistas están incluidos en la esfera de la grave y tradicional corrupción predominante en República Dominicana.

Esos falsos sujetos, falsos profetas, son muy activos en el quehacer de los partidos tradicionales, son prototipos del clientelismo y del oportunismo que engendran a su vez una praxis de falsos y vacíos discursos; pretendiendo crear una apariencia ideológica y filosófica para engañar a la sociedad dominicana, pero ellos mismos participan directamente de actos de corrupción lesivos al patrimonio público.

Y para poner un ejemplo vale mencionar aquí las extraordinarias ganancias que han sacado de la defensa jurídica en los tribunales del lesivo contrato actualmente vigente para aplicar rayos x a los furgones y cargas aduanales que entran al país, contrato privilegiado y discriminatorio comprado por el señor Melgen, que estuvo en prisión en los Estados Unidos de América por fraude al seguro social, fraude que le ha permitido lucrarse con decenas de millones de dólares bajo el manto del tráfico de influencias, el clientelismo y la cultura de los privilegios obtenidos graciosamente de los gobiernos dominicanos del llamado partido de la “liberación” dominicana.

Valga decir además, que sus defensores legales postulan y defienden con doble moral la privatización total de los servicios, y bienes de la economía dominicana y de los patrimonios y empresas estatales.

La carga ideológica de estos falsos nacionalistas contra la inmigración haitiana ha llegado por los medios de comunicación a influir en la mentalidad del pueblo, y por ende, ha creado niveles de violencia sobre los cuales las autoridades no establecen medidas  precautorias ni sancionadoras conforme a nuestras leyes penales.

Es decir, que la tolerancia de las autoridades gubernamentales y la carga ideológica mediática, divulgada cotidianamente por distintos medios hasta la saciedad, han creado condiciones mentales e ideológicas adversas a  una comprensión cabal del complejo problema dominicano-haitiano.

Se trata de un hecho sociológico y antropológico, es decir, un hecho social que amerita ser estudiado e investigado dentro de una práctica científica, pues en distintas regiones de la República Dominicana se han producido en los últimos tiempos episodios de violencia verdaderamente lamentables, de resultados vergonzosos que atentan contra convenciones internacionales, leyes internas, Carta de la OEA, carta de Naciones Unidas, la Convención Americana de los Derechos Humanos y el buen nombre de la República Dominicana, que terminarán perjudicàndola a nivel internacional.

Tales circunstancias objetivas hacen que la situación relativa al proceso de regularización de inmigrantes haitianos, como estamos viendo actualmente, sea muy delicada, ya que en la práctica se manifiestan niveles de etnocentrismo, barbarie racial, violación de Derechos Humanos, abusos y discriminación social, xenofobia, haitianofobia, amparados en una falsa y deficiente comprensión de la realidad.

Son falsos apóstoles que a la larga perjudicarán a la República Dominicana.

 

Acerca del autor

Angel Moreta

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Dejar un comentario