Internacionales Politica

AMLO capea el temporal de los aranceles (por ahora)

Avatar
Escrito por Debate Plural

Francisco Herranz (Sputnik, 11-6-19)

 

El presidente de México ha capeado el temporal que venía del norte. De momento. Andrés Manuel López Obrador, más conocido como AMLO, no ha salió mal parado del embate de la Casa Blanca.

El mandatario estadounidense, Donald Trump, jugaba muy fuerte en esta partida, pues había amenazado con imponer un arancel del 5% a todas las importaciones mexicanas, que llegaría hasta el 25% si las autoridades vecinas no tomaban medidas drásticas para reducir el flujo migratorio.

La bomba fue desactivada gracias los buenos oficios del secretario (ministro) mexicano de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien fraguó un acuerdo in extremis con los estadounidenses que suspende indefinidamente los aranceles a cambio de contramedidas legales, policiales y sociales.

El acuerdo

México se comprometió a modificar su ley migratoria, a desplegar 6.000 efectivos de la Guardia Nacional en su frontera con Guatemala y a trabajar para desmantelar las organizaciones de traficantes de personas, sus redes de financiamiento y de transporte.

El compromiso alcanzado también implica que México aceptará a los inmigrantes que Estados Unidos devuelva «sin demora» una vez que soliciten asilo en ese país y tengan que esperar la resolución de su trámite. Durante ese tiempo, México ofrecerá a los centroamericanos oportunidades de trabajo, educación, salud y protegerá sus derechos humanos. En tres meses es posible que retornen 50.000 migrantes.

Washington, por su lado, ratificó su compromiso de invertir y brindar mayor apoyo para el desarrollo y la prosperidad del sur de México y Centroamérica, de acuerdo al plan integral trazado por López Obrador junto con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Una subida arancelaria unilateral habría desencadenado una guerra comercial, fulminando el modelo de libre comercio, y habría afectado a un volumen de importaciones que alcanza los 350.000 millones de dólares anuales, causando un verdadero terremoto económico en México. Según los cálculos del Gobierno, una guerra comercial equivaldría a que el IVA subiera de golpe un 10%, se perdieran 1,2 millones de empleos y el Productor Interno Bruto (PIB) cayera al menos un punto.

El carismático presidente mexicano agradeció a sus compatriotas el apoyo recibido para evitar la imposición de aranceles y reconoció la ardua labor llevada a cabo por Ebrard. De hecho, AMLO tenía organizado en la ciudad fronteriza de Tijuana un acto multitudinario en «defensa de la dignidad nacional» que transformó en una celebración por el éxito alcanzado en la mesa del diálogo. El sector empresarial respiró aliviado por los resultados, un verdadero logro diplomático de la delegación mexicana durante su misión en Washington.

Fueron tres días de intensas negociaciones. Ebrard se convirtió en el héroe del momento. El titular de Exteriores admitió que la negociación fue «muy difícil y muy tensa» porque fueron recibidos a cara de perro, con las cifras del aumento de la migración y la propuesta de que México se convirtiera en un tercer país de asilo, opción que no fue aceptada.

Lo que se vaticinaba como un desastre en toda regla para la joven presidencia de López Obrador, inaugurada el 1 de diciembre de 2018, terminó siendo un serio obstáculo superado. La táctica de apaciguar a la bestia, de enseñar la mano tendida en vez del puño, dio sus frutos. Pero ¿hasta cuándo?

Con el tiempo justo 

El pacto debe pasar por la Cámara de los Diputados mexicana pues implica importantes reformas normativas. El propio Ebrard negó que incluya apartados secretos o la obligación de México de incrementar sus compras agrícolas a Estados Unidos, tal y como insinuó Trump. Sí admitió el canciller que el acuerdo se revisará en tres meses y que dentro de 45 días comenzará la evaluación de las medidas acordadas en la reducción de flujo de migrantes hacia el norte.

Ebrard explicó que, si las cifras no se redujeran de manera significativa, tendrá que discutirse un plan que incluya al Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) y a países como Guatemala, Panamá y Brasil, puntos clave del tránsito de migrantes. En ese caso, su departamento deberá recabar el respaldo del Senado mexicano.

«Estados Unidos y México no son vecinos distantes, comparten una frontera de 3.180 kilómetros de largo, con influencia cultural mutua, nuestros países están entrelazados en numerosos episodios de hostilidad, pero también de cooperación y entendimiento», declaró AMLO en el mitin patriota de Tijuana.

Tras recordar «el gran zarpazo de 1847», en referencia a la guerra que propició la independencia de Texas y la anexión por EEUU de los actuales estados de California, Nuevo México, Arizona, Nevada, Utah, Colorado y parte del hoy llamado Wyoming, y «otras intervenciones» en el siglo XX, el estadista mexicano insistió en la amistad entre los gobiernos y pueblos de ambas naciones pues «en la actualidad, EEUU tiene unos 36 millones de mexicanos, de los que 15 millones son nacidos en México; esa población realiza un aporte fundamental para la economía y cultura del país vecino», enfatizó.

Pero los nubarrones no han desaparecido del horizonte. Primero, porque el plan de estrategia migratoria es bien complejo y obliga a la participación de muchos actores en un plazo que se antoja corto, dados los plazos suscritos. Y segundo, porque Trump puede cambiar de idea en cualquier momento y volver a sacar la artillería pesada. De hecho, fiel a su estilo altanero y provocador, ya escribió en su red social favorita que volverá a decretar los temibles aranceles si el Legislativo mexicano no aprueba los cambios que contempla el acuerdo bilateral. ¿A qué viene tanta desconfianza?

Vincular la subida de los aranceles a la gestión de la inmigración supone practicar un chantaje inadmisible que no sólo atenta contra la soberanía nacional de México, sino que también debería hacer reflexionar a otras naciones que dependen de la divisa, la tecnología y los mercados de capitales de la primera economía del mundo. Estados Unidos está dejando de ser un socio comercial fiable.

Acerca del autor

Avatar

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario