Internacionales Politica

Estados Unidos: Geopolítica Militar del Imperio

Avatar
Escrito por Debate Plural

Miguel Angel del Pozo (Aporrea, 16-5-19)

 

Un temazo! Pero no es necesario que sigan leyendo, solo busquen el texto del camarada polaco Zbigniew Brzezinski titulado: «El gran tablero mundial. La supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos» (Paidós. Estado y Sociedad. Buenos Aires, 1998, pp. 229) y solucionan sus angustias de guerreros en posición de combate como lo está exigiendo el muy pana Juan Guaidó quien, a nuestro comprender, dudo haya conocido y tenga conocimiento de algo sobre táctica y estrategia militar como mucho menos contengan sus conocimientos históricos sobre asuntos bélicos globales menos nacionales sobre los cuales debe encontrarse en franca crisis personal.

Al menos Miguel de Cervantes y Saavedra a quien lo llamaban como «el manco de Lepanto» porque si fue a la guerra y agarró cárcel.

Claro, para tratar de acercarse a un relativo conocimiento sobre la geopolítica militar de los Estados Unidos de América sería necesario tener que leer la Constitución estadounidense: «The Constitution of the United States of America and the Declaration of Independence» (Doubleday & Company, INC., New York, s/f, pp. 67) texto donde se explicita con transparente y diáfana claridad «lo militar» norteamericano; es decir, su filosofía y norma constitucional correspondiente; es decir, las bases fundamentales de la dialéctica del concepto «imperio» ante «lo militar» pero, curiosamente, sustentándose en la armada, hombres de la mar, mientras que los soldados de a pie eran, por decirlo de una manera entendible, voluntarios a la fuerza.

Pero no nos quedemos ahí. Hay mucha literatura como, por ejemplo, por obligación bibliográfica de estudio en las academias militares norteamericanas tal como West Point donde estudió el cámara Donald Trump y un primo nuestro, el texto de Sunzi: «El arte de la Guerra» (Trotta. Pliegos de Oriente. Madrid, 2006, pp. 236) cual fuera traducido por Albert Galvany, sinólogo vasco, en un laborioso trabajo con excelentes comentarios que no deja nada en el tintero. Lo recomendamos.

Por supuesto toda inquietud didáctica de trabajo se sustenta en un cuerpo de ideas obligantes según cada intención filosófica. Por ejemplo, la revista Foreign Affairs, en un número especial aniversario, publico en Enero/Febrero una compilación de trabajos de diferentes autores como Isaiah Berlin, Francis Fukuyama, Leon Trotsky, Benedetto Croce, Harold Lanski, entre otros, bajo el título: «The Clash of Ideas» (Idem, pp. 207). Como pueden apreciar, lectores y lectoras, algo de derechas los autores y, suponemos, en el contenido de los textos a pesar de Trotsky.

En ese orden sí consideramos a los EEUU de América como un imperio es de obligación intelectual tener que leer a Slavoj Zizek en su texto: «¿Quién dijo totalitarismo? Cinco intervenciones sobre el (mal)uso de una noción.» (Pre-Textos. Valencia, 2002, pp. 3019), pero como en nuestro título hemos mencionado el concepto «imperio» bien sería prudente orientar en algo a los camaradas de las derechas criollas que van a colaborar, desde sus casas, con la invasión estadounidense. Nos referimos al texto de Sir Steven Runciman bajo el título: «La caída de Constantinopla, 1453» (Reino de Redonda. Barcelona, 2007, pp. 401).

Pero como en los EEUU de América las academias han venido estudiando la caída del imperio romano necesario sería mencionar un texto referente a dicho tema tan fundamental en las actuales realidades históricas como el de James O´Donnell titulado: «La ruina del Imperio Romano» (Ediciones B. Barcelona, 2010, pp. 527).

Ustedes dirán a qué viene toda esta perorata intelectualoide. Pues solo y únicamente para la siguiente inquietud que ustedes mismos se podrían responder.

La pregunta.

¿Habrá el diputado Juan Guaidó leído sobre la guerra y las responsabilidades de «lo militar» en una guerra más aún sí esa guerra es una «Guerra Civil» donde el Comandante en Jefe, es decir, el Presidente constitucional de la República, debe conocer, obligatoriamente, de táctica y estrategias militares en su actualidad más aún en las objetivas transformaciones que viene sufriendo «lo militar» en todo el mundo con las nuevas tecnologías, las nuevas estructuras, etc?

Permítasenos una referencia aunque esta sea muy odiosa pero muy necesaria según nuestra argumentación en curso. El nazi Adolf Hitler, compañero de cabecera del pana Leopoldo López, según las fotos y las pelís que podemos haber visto, siempre estaba sobre un mapa de las estepas europeas escuchando a sus generales, preguntando y tomando decisiones algo equivocadas en ocasiones mientras que en otras el desconocer la sociología soviética como también la geografía estacional como le ocurriera a Napoleón aunque, para ser honestos, no hay que quitarle que estaba sobre el tema de la guerra aún cuando se equivocase o acertara pero lo importante es que estaba sobre el tema «la guerra».

Preguntamos sí alguno de ustedes, camaradas y camarados, han observado a Juan Guaidó más allá de sus pones a «lo Obama» con cara de profunda reflexión dialéctica, sí es que sabe de la Dialéctica, tomando decisiones sobre «La Marcha de todas las Madres», pudiera tener pinta de Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; por favor, pregúntense. Nico le estuvo echando una gandola de estudio para comprender, preguntar, sobre «lo militar venezolano» para demostrar que si es un Comandante en Jefe de la FANB. Ello se conoce con ver sus relaciones con los diferentes estamentos militares, su camaradería con los soldados de cualquier cuerpo militar venezolano como con sus discursos dialécticos.

Los Estados Unidos de Norteamérica.

Cierto, tiene un poderío militar para volver a derrotar a las huestes de Saddam Hussien en el desierto de Kuwait, combatir dentro del propio Iraq donde aún permanecen. Tienen capacidades para llevar más de una decena de años combatiendo a los talibanes en Afganistán y aún están allí. Fueron héroes en una pequeña isla del Caribe Oriental porque los cubanos estaban construyendo un aeropuerto para que aviones soviéticos aterrizaran y armaran la «Guerra de los Vientos Alisos del Caribe». Previamente entraron en la República Dominicana y, parece ser, según chismenes que uno escucha detrás de las bambalinas, no les fue muy pero muy bien. Parece que los dominicanos se las traen en eso de la guerra. Trataron de derrocar por la vía de las armas al Gobierno Sandinista por aquellos años 80 y tuvieron que ir los venezolanos para solucionar el conflicto por medio de unas votaciones «justas, serias, y muy elegantes». Las y los ñángaras nicas les entregaron el poder político a Violeta y sucesores perdiéndolo por la vía pacífica, por el voto universal, directo y secreto, curiosamente, a favor de los mismos sandinistas. Fueron a Chile y compraron hasta el gato de la cocina para «tumbar» a Salvador Allende con una post-operación militar que no dejó cabeza sobre los hombros. Participaron en la Primera y la Segunda Guerra Mundial considerándose los triunfadores absolutos porque los pueblos de las estepas europeas, sencillamente, «no participaron». Por último, tienen el mejor ejército del mundo, los Avengers, quienes suben y bajan como ascensor en crisis.

Ustedes se preguntarán: ¿entonces los militares norteamericanos nunca han perdido una guerra? Pregunta correcta cuando algunos de ustedes ya están esperando «la invasión» militar norteamericana a Venezuela.

Pues a mi me parece que algunas derrotas han tenido aún así, lo que a nos, nos preocupa y consideramos, cual es mucho más grave, son los daños síquicos y sociales que se les hicieran a una naïve juventud estadounidense con ambiciones de disfrutar de aquella propuesta del «american way of life» como consecuencia de un desastroso resultado que aún en las actuales realidades sociológicas internas en los EEUU siguen expresándose en diversas maneras, algunas de ellas, muy trágicas.

La primera derrota sería en la «Guerra de Corea». Un respetado académico nos preguntó sí verdaderamente considerábamos que los ejércitos norteamericanos habían sido derrotados en la península de Corea. Sencilla respuesta sin entrar en desarrollar todos los escenarios de combate. Por cierto, uno de los hijos de Mao Zedong falleció en dicha contienda. Llegó un momento del intercambio de disparos cuando el Comando Central Militar norteamericano se apercibió y aceptó que sí no se sentaban a conversar con los chinos, los «ejércitos del norte» iban a «tomar Seúl».

El segundo desastre militar fue en Vietnam, tema que todos ustedes conocen a pie juntillas para sacar 20 puntos en el examen de historia del imperio. A causa de ella, la crisis sociológica de las juventudes norteamericanas aún no la han superado, sigue latente, está ahí, con motorizados que toman pueblos, asesinan, trafican o son desahuciados.

Las siguientes acciones bélicas han sido en Kuwait que le cuesta, actualmente, a ese país, el 25% de su PIB para el mantenimiento de las tropas norteamericanas estacionadas en ese territorio arábigo. Tenemos a Iraq guerra que fue declarada como terminada cuando Bush hijo lo expresó sobre el deck de un portaviones diciendo que habían ganado la guerra aunque sigan estacionadas, sus tropas, en territorio iraquí. Tenemos a Afganistán donde la producción de la flor de amapola ha crecido exponencialmente a pesar de Colombia y México. Crearon grupos terroristas islámicos que invadieron Siria. En fin, que la guerra es un negocio.

Porqué los Estados Unidos de América necesitan de las guerras.

Aparte de que es un imperio, es un imperio capitalista con una sólida política imperialista en su praxis geopolítica como allende sus fronteras pero a lo interno no hay un solo estado de la Unión que no tenga una base militar, que no tenga alguna fábrica de armamento militar, con fuerte e importante incidencia en la «masa trabajadora local». Es decir, mientras que nosotros somos aún una economía de puertos, los EEUU de América es un «economía de guerras permanentes».

Ello no significa que todo es color de rosa. El lado negativo, para nos, es la sociología norteamericana a pesar de Hollywood y Walt Disney. Es decir, el aparato ideológico es una verdadera maravilla para transmitir «ideas, sugerencias, inducciones» contra «el enemigo». Por ejemplo, pudieran disfrutar de las películas «Atómica» y «Operación Red Sparrow» como la serie «Strike Back». Todas unas maravillas ideológicas en cada una de las fotos que componen los films-películas. Todo en Direct tv. Lo recomendamos para aprender tácticas militares.

Camaradas y camarados, el Comandante en Jefe, Juan Guaidó ha dado definitivamente el paso hacia la «guerra civil» en Venezuela ahora veremos como la va a desarrollar. Por favor le recomendamos y sugerimos que no le digan absolutamente nada sobre las intenciones bélicas de Juan Guaidó al camarado Diosdado Cabello Rondón.

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.

Acerca del autor

Avatar

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario