Nacionales Politica

Privatización de los terrenos de la Marina de Guerra RD

Angel Moreta
Escrito por Angel Moreta

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

Aproximadamente en la década de los años noventa, los gobiernos del llamado partido de la “liberación” dominicana (que debe ser llamado partido de la “privatización dominicana”), arreciaron sistemáticamente la privatización de los bienes y patrimonios públicos estatales estratégicos de República Dominicana.

El proceso de privatización de la economía y la sociedad dominicana comprendió aproximadamente desde esa fecha, y comprende en la actualidad, las valiosas tierras del Consejo Estatal del Azúcar (CEA), las infraestructuras azucareras, doce ingenios, cientos de millones de metros bajo guarda de la Dirección General de Bienes Nacionales.

También ventas de hoteles estatales a precio vil en todas las provincias del territorio nacional; muchas de esas operaciones turbias redundaron en beneficio de funcionarios gubernamentales y de empresarios;  privatización de bienes situados dentro del ámbito de la educación nacional, incluyendo el reparto masivo de presupuestos públicos en manos de instituciones privadas, tales como Intec y universidades católicas; desarrollo de una industria de la salud, hospitales privados, ARS que roban el presupuesto de las familias dominicanas necesitadas de asistencias médicas.

El proceso de privatización comprende también la afectación de más de 33 empresas comerciales estatales, desde por ejemplo, la fábrica de clavos, fábrica de zapatos, fábrica de alambres de púas hasta las propiedades particulares del generalísimo, desde la fábrica de vidrio a la de armas, en la Provincia de San Cristóbal; privatización del transporte y de las telecomunicaciones, privatización de la chocolatera, de la tabacalera y otras que mencionaremos en su momento oportuno.

Privatización de las playas y de las costas de República Dominicana y entrega a precio vil de terrenos de alto valor turístico y probablemente serán entregados los puertos del territorio nacional, comprendidos en el proyecto de remodelación multimillonario que se ejecuta en la actualidad.

Los terrenos turísticos que están hoy en la lista de venta y liquidación para ser entregados a precios oportunistas en provecho y beneficio del enriquecimiento ilícito de las élites políticas y empresariales que actualmente acompañan al gobierno del presidente Medina, son las playas de Bahía de las Águilas, las cuales serán descuartizadas, transferidas, negociadas, regaladas, apropiadas, vendidas a precio de mercados de vacas muertas en un futuro corto, con el fin de fortalecer las aspiraciones reeleccionistas del actual presidente de la República para el año 2020.

El proceso de privatización de los bienes estatales amerita seguimientos de investigaciones económicas y sociales, sean académicas o no, realizadas por cientistas sociales e intelectuales investigadores.

El despojo ha sido de tal magnitud histórica, que les han sido arrancadas al pueblo dominicano riquezas inmensas, de difícil contabilidad, y que en el caso probable de que se hubieran preservado, en contra de la avaricia de grupos empresariales privatistas y de la élite política del presidente Medina, hubiese hoy como resultado más empleos, más oportunidades para la juventud dominicana, más riqueza económica y social; menos delincuencia, menos violencia social, producto todo de la pésima distribución del ingreso nacional entre la población dominicana.

El traslado de la Marina de Guerra

Sobre el caso del traslado de la Marina de Guerra, hoy impropiamente llamada Armada Dominicana, hacia los terrenos del ingenio Boca Chica, se proyecta levantar en esos terrenos un complejo compuesto por cuatro edificios que servirán para albergar a los Astilleros Navales, un hospital para los miembros de la Armada, que alojará una iglesia y dentro de la base acogerá más de 400 personas.

Y en los terrenos de Sans Souci, negociados con la familia Vicini, se construirá un proyecto turístico con una inversión de alrededor de 2,300 millones de dólares, cuya construcción está a cargo de la empresa Inversiones Turísticas Sans Souci, probablemente propiedad de la familia Vicini, pero esto último sujeto a una investigación más detenida.

Se trata de uno de los mayores negocios inmobiliarios de República Dominicana en los últimos años, después del ajusticiamiento de Trujillo, en los cuales el grupo Vicini y las élites o troikas del gobierno dominicano, obtendrán ganancias privadas extraordinarias, a favor de funcionarios de la élite política dominante y en gran ventaja, muy oportunista, de la familia Vicini, que de esta manera aumentarán día tras día, de manera astronómica, sus patrimonios, privilegios, ganancias ordinarias y extraordinarias, iniciativas puramente egoístas, enriquecimiento ilícito, todo dentro de un entramado de corrupción en donde el Estado dominicano sale perjudicado y se perderán inmensos capitales de inversión que caerán en los bolsillos privados, en perjuicio de los sectores y clases sociales empobrecidas del pueblo dominicano, y que podrían tener un destino mejor en conformidad con las leyes. La constitución corporativa que hoy infelizmente tienen los dominicanos, sirve de fundamento a tal proceso de apropiación privada, privatización y expropiación mafiosa. (Continuaremos la serie sobre privatización).

Acerca del autor

Angel Moreta

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Dejar un comentario