Internacionales Politica

¿Quién es Gustavo Tarre Briceño? un breve perfil

Avatar
Escrito por Debate Plural

Misión Verdad (10-4-19)

 

Caraqueño, nacido en 1946, Gustavo Tarre Briceño es recordado entre los memoriosos de los últimos años de la Cuarta República como un político que escaló puestos en el antiguo Congreso hasta llegar a ser jefe parlamentario en la Cámara de Diputados del partido en el que militó: el Comité de Organización Política Electoral Independiente, mejor conocido como COPEI.

Hijo de un político de renombre en su época, Alfredo Tarre Murzi, quien también era un abogado, diplomático y periodista (publicó bajo el seudónimo de Sanín), dio un norte a su hijo mayor que «se abrió paso con su propia voz en las filas de Copei. Aunque siento que debe escribir más».

Graduado en la Universidad Central de Venezuela y con posgrados en la Universidad de París, su carrera como abogado constitucionalista y profesor universitario, así, tomó un vuelco importante con su participación en uno de los partidos fundadores del puntofijismo, un ascenso al poder, desde la década de 1970.

Además de la abogacía, también se formó en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), de donde salen los principales tecnócratas neoliberales venezolanos.

Desde 1994, como diputado por el entonces Distrito Federal, legisló a favor de intereses copeyanos en un contexto de ruina para los partidos políticos tradicionales de Venezuela, que se vieron desprestigiados por la población con el pasar de las décadas y relegados a un segundo plano con el surgir neoliberal de las privatizaciones y la Apertura Petrolera durante la segunda presidencia de Rafael Caldera.

En su libro Las intrigas del poder (1997), el periodista Juan Carlos Zapata ubica a Tarre Briceño en una lista de políticos que están a favor de las reformas impuestas por los tecnócratas del Consenso de Washington (los «cibernéticos»), contrario a los que llama «dinosaurios» como Luis Alfaro Ucero de Acción Democrática y el propio Hilarión Cardozo, que fue presidente de Copei.

De esta manera, a Tarre puede calificársele como uno de los más entusiastas en política de recorte social y maximización de ganancias para los privados, al mismo tiempo que ejerce de consultor y asesor de empresas y tanques de pensamiento en Washington, Estados Unidos, desde 1999.

En los limites del golpe

Luego de la fallida insurrección militar liderada por el teniente coronel Hugo Chávez Frías, Tarre Briceño publicó en 1994 un libro (El espejo roto) en el que escribió sus memorias en torno al 4 de febrero de 1992, en el que volcó todo su desprecio a la rebelión bolivariana.

Con el pasar de los años, y como era de esperarse sobre todo con la llegada de Chávez a Miraflores en 1998, su beligerancia fue cada vez más notoria, hoy vista a través de su columna en El Nacional. Era la reacción de las elites a la conmoción nacional que significó el chavismo. No es extraño que personajes como el ex copeyano hayan conspirado en contra, sobre todo con el nivel de conexiones a nivel estadounidense que tiene nuestro personaje.

Su nexo con el IESA, muy ligado a la escuela tecnocrática de Chicago (corriente Milton Friedman en adelante), y su actual labor como asociado senior del Center for Strategic & International Studies, un think-tank financiado por ExxonMobil, Citigroup y Lockheed Martin, entre otros, todas corporaciones con intereses en Venezuela y las guerras por el petróleo en todo el mundo, lo hacen merecedor de más de una sospecha.

En 2014, fue acusado por el gobierno venezolano de participar en una trama conspirativa para asesinar al presidente Nicolás Maduro y derrocar su gobierno, siendo involucrado por María Corina Machado.

El actual ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, mostró correos electrónicos como pruebas de que Tarre Briceño efectivamente conocía los planes de magnicidio y revolución de color de ese año.

En uno de los correos escritor por la Machado a Tarre, se lee el siguiente extracto de la conversación: «Contamos con una chequera más fuerte que la del régimen, para romper el anillo de seguridad internacional que ellos mismos han creado a punta de la plata regalada de todos los venezolanos», quizás en referencia a los banqueros prófugos residenciados en Miami, entre ellos Eligio Cedeño, señalado como uno de los principales financistas de los movimientos de sedición.

En otro extracto, Machado le confiesa a Tarre: «(…) calle, más ingobernabilidad, la acción de los activistas en el Metro, Metrobus, liceos bolivarianos, universidades públicas, todo, todo, lo vamos a invadir con mujeres expresando la desesperación de vivir en un país sin libertad», ejercicios que se vieron contundentemente en los hechos violentos de «La Salida» de 2014 y que trajo decenas de muertos y cientos de heridos en todo el país.

Ambos políticos antichavistas formaron parte de una investigación penal en cuestión, entre otros.

Desde que fue nombrado por la Asamblea Nacional en desacato como representante especial de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Gustavo Tarre vuelve a ser nombrado en la escena venezolana aunque su cargo no tenga otra efectividad plausible que la de coordinar acciones en ese ente con el equipo de Juan Guaidó y los acreedores políticos de Washington.

Al ser aprobada su candidatura en la OEA, de manera ilegal y en contra de los estatutos de la institución, Tarre vuelve a cumplir un papel importante en los límites del golpe contra Venezuela en estos momentos. Bajo la estrategia de Washington, complementará el accionar del Grupo de Lima en aquella organización.

Dijo que su último fin es el de hacer ingresar la tan nombrada “ayuda humanitaria” a Venezuela, además de lograr la convocatoria a «elecciones libres». Veremos de qué es capaz.

Acerca del autor

Avatar

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario