Internacionales Politica

Bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia (3)

Escrito por Debate Plural

KFOR

A principios de abril, el conflicto parecía más cercano a la resolución. Los países de la OTAN comenzaron a deliberar sobre la invasión de Kosovo con unidades terrestres. El presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, se mostró reacio a comprometer a las fuerzas estadounidenses para una ofensiva terrestre. Al mismo tiempo, los negociadores finlandeses y rusos continuaron tratando de persuadir a Slobodan Milošević para que retrocediera. Ante la poca alternativa, Milošević aceptó las condiciones ofrecidas por un equipo de mediación ruso-finés y acordó una presencia militar dentro de Kosovo encabezada por la ONU, pero incorporando tropas de la OTAN.

El 12 de junio, después de que Milošević aceptase las condiciones, la KFOR comenzó a ingresar en Kosovo. La KFOR, una fuerza de la OTAN, se había estado preparando para llevar a cabo operaciones de combate, pero al final, su misión fue solo el mantenimiento de la paz. Se basó en la sede del Cuerpo de Reacción Rápida aliada comandada por el entonces teniente general Mike Jackson del ejército británico. Consistió en las fuerzas británicas (una brigada construida a partir de la 4.ª Brigada Aerotransportada y 5.ª Brigada Aerotransportada), una Brigada del Ejército francés, una Brigada del Ejército alemán, que ingresó desde el oeste mientras que todas las demás fuerzas avanzaron desde el sur, y Brigadas del Ejército italiano y del Ejército estadounidense. La contribución de los Estados Unidos, conocida como la Fuerza de Entrada Inicial, fue dirigida por la 1.ª División Blindada de los Estados Unidos. Las unidades subordinadas incluyeron la Armadura TF 1-35 de Baumholder, Alemania, el 2.° Batallón, el 505.° Regimiento de Infantería de Paracaidistas de Fort Bragg, Carolina del Norte, la 26.° Unidad Expedicionaria de Marines de Camp Lejeune, Carolina del Norte, el 1.er Batallón, 26.° Regimiento de Infantería de Schweinfurt, Alemania, y Echo Troop, 4.° Regimiento de Caballería, también desde Schweinfurt, Alemania. También se adjuntó a la fuerza de los Estados Unidos el 501.º Batallón de Infantería Mecanizada del Ejército griego. Las fuerzas estadounidenses iniciales establecieron su área de operaciones alrededor de las ciudades de Uroševac, el futuro Camp Bondsteel y Gnjilane, en Camp Monteith, y pasaron cuatro meses, el inicio de una estancia que continúa hasta la fecha, estableciendo el orden en el sector sureste de Kosovo.

Las primeras tropas de la OTAN en ingresar a Pristina el 12 de junio de 1999 fueron fuerzas especiales noruegas de FSK Forsvarets Spesialkommando y soldados del Servicio Aéreo Especial Británico 22 S.A.S, aunque ante la vergüenza diplomática de la OTAN, las tropas rusas llegaron primero al aeropuerto. Los soldados noruegos de FSK Forsvarets Spesialkommando fueron los primeros en entrar en contacto con las tropas rusas en el aeropuerto. La misión de FSK era nivelar el campo de negociación entre las partes beligerantes y afinar los acuerdos locales detallados necesarios para implementar el acuerdo de paz entre los serbios y los albaneses de Kosovo.8

Durante la incursión inicial, los soldados estadounidenses fueron agasajados por los albaneses mientras los soldados de Estados Unidos y la KFOR rodaban por sus aldeas. Aunque no se encontraron resistencias, tres soldados estadounidenses de la Fuerza de Entrada Inicial perdieron la vida en accidentes.8

Después de la campaña militar, la participación de las fuerzas de paz rusas resultó ser tensa y desafiante para la fuerza de la OTAN en Kosovo. Los rusos esperaban tener un sector independiente de Kosovo, solo para estar tristemente sorprendidos con la perspectiva de operar bajo el mando de la OTAN. Sin una comunicación o coordinación previa con la OTAN, las fuerzas de mantenimiento de la paz rusas entraron en Kosovo desde Bosnia y tomaron el Aeropuerto Internacional de Pristina.

En 2010, el cantante James Blunt describió en una entrevista cómo se le había asignado a su unidad la tarea de asegurar Pristina antes de la fuerza de mantenimiento de la paz de 30 000 efectivos y el ejército ruso había entrado y tomado el control del aeropuerto antes de la llegada de su unidad. Como el primer oficial en la escena, Blunt compartió una parte en la difícil tarea de abordar el incidente internacional potencialmente violento. Su propio relato cuenta cómo se negó a seguir las órdenes del comando de la OTAN de atacar a los rusos.8

Outpost Gunner fue establecido en un punto alto en el valle de Preševo ​​por Echo Battery 1/161 Field Artillery en un intento de monitorear y ayudar con los esfuerzos de mantenimiento de la paz en el sector ruso. Operando bajo el apoyo de 2/3 Artillería de Campaña, 1.ª División Blindada, la Batería pudo desplegar y operar con éxito un radar Firefinder que permitió a las fuerzas de la OTAN vigilar de cerca las actividades en el Sector y el Valle Preševo. Finalmente, se llegó a un acuerdo mediante el cual las fuerzas rusas operaban como una unidad de la KFOR pero no bajo la estructura de mando de la OTAN.8

Fuerzas de la OTAN

Aunque no directamente relacionado con las hostilidades, el 12 de marzo de 1999, la República Checa, Hungría y Polonia se unieron a la OTAN depositando instrumentos de adhesión de conformidad con el Artículo 10 del Tratado del Atlántico Norte en una ceremonia en Independence, Missouri. Estas naciones no participaron directamente en las hostilidades.

Aviación

Un gran elemento de la operación fueron las fuerzas aéreas de la OTAN, que dependían en gran medida de la Fuerza Aérea y la Marina de los Estados Unidos. La marina de guerra y la fuerza aérea francesas operaron el Super Etendard y el Mirage 2000. La fuerza aérea italiana operaba con 34 Tornado, 12 F-104, 12 AMX, 2 B-707, la marina de guerra italiana actuó con Harrier II. La Royal Air Force británica operaba los jets de ataque a tierra Harrier GR7 y Tornado, así como una serie de aviones de apoyo. Las Fuerzas aéreas belgas, danesas, holandesas, noruegas y turcas operaron F-16. La Fuerza Aérea Española desplegó EF-18 y KC-130. La Fuerza Aérea Canadiense desplegó un total de 18 CF-18, lo que les permitió ser responsables del 10% de todas las bombas arrojadas en la operación. Los combatientes estaban armados con municiones «tontas» guiadas y no guiadas, incluida la serie Paveway de bombas guiadas por láser. La campaña de bombardeos marcó la primera vez que la Fuerza Aérea Alemana, la Luftwaffe, participase activamente en operaciones de combate desde el final de la Segunda Guerra Mundial.9

Sin embargo, las fuerzas de la OTAN se basaron principalmente en los estadounidenses y en la probada eficacia de su poder aéreo mediante el uso del F-16, F-15, F-117, F-14, F/A-18, EA-6B, B-52, KC-135, KC-10, AEW&C y JSTARS desde bases en toda Europa y desde portaaviones en la región. El bombardero sigiloso estadounidense B-2 Spirit también vio su primer papel de combate exitoso en la Operación Fuerza Aliada, todo mientras golpeaba desde su base de operaciones en los Estados Unidos continentales.

Incluso con este poder aéreo, señaló un estudio de RAND Corporation, «la OTAN nunca logró neutralizar completamente la amenaza SAM guiada por radar del enemigo».9

Espacial

La Operación Fuerza Aliada incorporó el primer uso a gran escala de satélites como método directo de orientación de armas. El bombardeo colectivo fue el primer uso de combate del JDAM, que utiliza una guía de inercia y una aleta de cola guiada por GPS para aumentar la precisión de las municiones de gravedad convencionales hasta en un 95%. Los kits de JDAM fueron equipados con B-2. El Arma de Unión Conjunta AGM-154 (JSOW) se había utilizado anteriormente en la Operación Southern Watch a principios de 1999.

Naval

Las fuerzas navales de la OTAN operaron en el Mar Adriático. La Royal Navy envió una fuerza de trabajo sustancial que incluía el portaaviones HMS Invincible, que operaba aviones de combate Sea Harrier FA2. El RN también desplegó destructores y fragatas, y la Royal Fleet Auxiliary (RFA) proporcionó buques de apoyo, incluido el buque receptor de entrenamiento aeronáutico/principal de bajas RFA Argus. Era la primera vez que el RN usaba misiles de crucero en combate, operados desde el submarino de la flota nuclear HMS Splendid. La marina italiana proporcionó un grupo de trabajo naval que incluía el portaaviones Giuseppe Garibaldi, una fragata (Maestrale) y un submarino (clase Sauro). La Armada de los Estados Unidos proporcionó una fuerza de tarea naval que incluía el portaaviones USS Theodore Roosevelt, USS Vella Gulf y el buque anfibio de asalto USS Kearsarge. La Armada francesa proporcionó el portaaviones Foch y escoltas. La Armada alemana desplegó la fragata Rheinland-Pfalz y Oker, un barco de servicio de la flota de la clase Oste, en las operaciones navales. Los Países Bajos enviaron al submarino HNLMS Dolfijn para mantener los embargos comerciales en la costa de Yugoslavia.9

Ejército

Las fuerzas de tierra estadounidenses incluyeron un batallón del 505.° Regimiento de Infantería de Paracaidistas y de la 82.° División Aerotransportada. La unidad fue desplegada en marzo de 1999 en Albania para apoyar la campaña de bombardeo donde el batallón aseguró el aeródromo de Tirana, los sitios de reabastecimiento de combustible del helicóptero Apache, estableció una base avanzada para prepararse para ataques del Sistema de Lanzamiento Múltiple (MLRS) y operaciones terrestres ofensivas y desplegó un pequeño equipo con un sistema de radar AN/TPQ-36 Firefinder en la frontera de Albania/Kosovo, donde adquirió objetivos para los ataques aéreos de la OTAN. Inmediatamente después de la campaña de bombardeo, el batallón fue reacondicionado en el aeródromo de Tirana y emitió órdenes de ingresar a Kosovo como la fuerza de entrada inicial en apoyo de la Operación Joint Guardian. Task Force Hawk también fue desplegado.

Intervención española

A finales de 1994 se instaló en la base Aviano el destacamento Ícaro, aportando 8 aviones F-18 y 2 KC-130H con apoyo del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) y el Grupo Móvil de Control Aéreo (GRUMOCA). El grupo participaría en numerosas operaciones aéreas en la antigua Yugoslavia, entre las que podemos destacar la Operación Deliberate Force por ser la primera acción bélica en Europa del Ejército del Aire desde la Segunda Guerra Mundial. Ahora le tocaba el turno a una nueva operación de combate: la Operación Allied Force. En ella España se encargó de estrenar el bombardeo sobre Belgrado integrándose en el primer «paquete de ataque» con 2 F-18 y un KC-130H del total de 29 aviones de combate y 8 cisternas que lo componían.

Al final de la operación, el Destacamento completó más de 1.100 horas de vuelo y se llevaron a cabo unas 300 salidas en misiones de ataque al suelo, defensa aérea y reabastecimiento en vuelo: el Grupo 12 (Torrejón) realizó unas 200 salidas de combate y los del Grupo 15 (Zaragoza), que se incorporaron a diez días del final, llevaron a cabo unas 35, a las que hay que sumar las de los aviones de reabastecimiento.9

Consecuencias

Pérdidas civiles

Human Rights Watch concluyó que «al menos 489 y hasta 528 civiles yugoslavos fueron asesinados en los noventa incidentes separados en la Operación Fuerza Aliada». Los refugiados estaban entre las víctimas. Entre 278 y 317 de las muertes, casi el 60 por ciento del total, se encontraban en Kosovo. En Serbia, mataron a 201 civiles (cinco en Vojvodina) y ocho murieron en Montenegro. Casi dos tercios (303 a 352) del total de muertes civiles registradas ocurrieron en doce incidentes donde se confirmaron diez o más muertes civiles.9

De acuerdo con un reclamo serbio, las tácticas de la
OTAN a veces incluían ataques de segundo poste en áreas pobladas, con el objetivo de destruir equipos de rescate y médicos.9

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */