Cultura Libros

El Robocop de la ternura, carta pública de un escritor al Comisionado de Cultura dominicano en los Estados Unidos de América (1)

Estamos a finales de febrero del 2019, a unos días del mes de marzo y hasta este momento no se sabe nada de los resultados del Concurso literario Letras de Ultramar VIX 2018. Algunos estamos preguntándonos qué ha sucedido en el interior del Comisionado Dominicano de Cultura que no ha informado al público, sobre quiénes son los ganadores de ese premio tan importante en las áreas correspondientes a Poesía, Cuento y Novela y otros géneros. Yo creo que la comunidad internacional debe enterarse. Alguien debe divertirse acosta de nuestro dolor y deslizarse en la nieve de los signos de interrogación.

Algunos se preguntan desde esta burbuja colectiva, si pasó algo que no debiera ser del dominio público. Dígannos, si se perdió el barco ebrio con los manuscritos del futuro de la literatura dominicana. ¿Hay algún misterio doloroso que genera tanto miedo a la información? ¿Sabe alguien cómo se llama ese cíclope o ese Robocop de la ternura? ¿Ocurrió algo misterioso, determinado por poderes que trascienden la política interna del Departamento de Cultura Dominicano, radicado en la ciudad de Nueva York; cuyo radio de acción se extiende a otras ciudades donde hay presencia importante de dominicanos y descendientes del mismo origen?

Debido a mis temores, he estado haciendo un sondeo, a través de llamadas y conversaciones directas con miembros de la comunidad para saber qué pasa que no se ha declarado quiénes son los ganadores del Concurso Literario Letras de Ultramar del 2018. Lamentablemente, nadie tiene información suficiente sobre este importante certamen que está llamado a darle vida a la literatura dominicana en los Estados Unidos y que debe ser un gesto que contribuya a cuestionar el anonimato de nuestra cultura y que sirva también para promover la imaginación cultural y el ejercicio literario fuera del país, puesto que en este concurso participan escritores que viven en el territorio continental de los Estados Unidos y en distintas partes del mundo.

Me he enterado vía rumores, conversaciones marginales, comentarios accidentales que oí o compartí como parte de otras preocupaciones que no entran en el territorio temático de esta primera carta. El CONCURSO HA SIDO CANCELADO O CERRADO, ESTANDO ABIERTO. Si se me desmiente categóricamente, también pediría disculpas de manera pública y me retractaría por este inconsolable abuso de confianza. Si protagonicé una puñalada a traición, creyendo haber actuado con derecho y en legítima defensa.

Mientras espero esa aclaración, debo decir que no se le ha comunicado a la comunidad ni en cartas específicas, a los escritores participantes, absolutamente nada, con relación a este asunto tan serio. No conozco un país donde haya sucedido eso antes. Ojalá que mañana o esta misma noche, llegue la noticia rectificadora de que HAY UN VEREDICTO IMPARCIAL Y TRANSPARENTE, Y SI LOS NOBLES JURADOS RECIBIERON CARTAS sobre las obras que juzgaron y si aún no han recibido el pago para entregar el resultado.

Acerca del autor

Tomás Modesto Galán

Escritor dominicano que reside en Nueva York desde 1986. Fue profesor en la UASD antes del 86. Enseña en York College (recinto de Cuny, desde mediados de los 90). Gano el premio de poesía Letras de Ultramar 2014 con su obra poética: Amor en bicicleta y otros poemas.También obtuvo el premio Poeta del año 2015, otorgado por el América 's Poetry Festival de Nueva York. Es el autor de la novela Los Cuentos de Mount Hope, publicada en el 1995. Presidente de la Asociación de Escritores Dominicanos en Los Estados Unidos, (ASEDEU)

Dejar un comentario

/* ]]> */