Internacionales Sociedad

Guerras de EU contra Indios Apaches (1861-1886) (1)

Escrito por Debate Plural

Se conoce como guerras apaches a una serie de conflictos en América del Norte entre 1861 y 1886 que sostuvieron los apaches contra el ejército estadounidense en el territorio de Arizona. Combatientes civiles participaron finalmente en campañas contra los nativos, tanto de Estados Unidos como de México.

Aunque inferiores en número y en armamento, los apaches lograron resistir y encarar las ofensivas militares debido al buen conocimiento del terreno. Los líderes amerindios y sus seguidores, además, fueron obligados a vivir en reservas, creadas para desplazarlos de sus territorios, en favor de mineros y nuevos pobladores. En general, la aversión contra los nativos fue provocada por los periódicos y el interés de quienes querían hacerse con los recursos de la zona.

El conflicto fue la última de las denominadas «Guerras Indias», y figura entre las más caras en vidas y en dinero de estas disputas.

Antecedentes

Los conflictos por el territorio apache se iniciaron alrededor del siglo xvi, desde la llegada de los españoles a Arizona. Con la retirada de la corona española, las disputas continuaron con los mexicanos a inicios del siglo xix. Contra estos últimos, los nativos consideraron aliados a los estadounidenses, que arribaron en la primera mitad del siglo, debido a la guerra surgida entre estos países vecinos (1846-1848).1

Sin embargo, las disputas se incrementaron en sus tierras con la llegada de aventureros que iban en rumbo a California y establecieron sus campamentos. En cierta ocasión, el líder Mangas Coloradas quiso establecer negociaciones con los nuevos colonos, pero fue vapuleado y humillado, ​a pesar de haber logrado un tratado en 1852 entre los apaches y estadounidenses para mantener la paz.

La llegada de los primeros contingentes militares de los Estados Unidos se dio en los años 1850. Cochise, líder apache chiricahua, tuvo encuentros con los soldados y les concedió permiso para atravesar la zona conocida como Apache Pass, en ruta a California. Además, les permitió el establecimiento de un lugar de tránsito de diligencias, al cual incluso los nativos proveyeron de lo necesario para su mantenimiento. Por otro lado, por exigencias de angloparlantes y mexicanos residentes en la zona, el gobierno estableció un emplazamiento militar en el límite fronterizo de Arizona (fuerte Buchanan). En la primera mitad de los años 1860, se erigieron otros enclaves como el campo Grant y el fuerte Goodwin, después conocido como fuerte Thomas, ambos para la vigilancia sobre los apaches pinal; el fuerte Verde y fuerte McDowell para controlar a los apaches tonto y los yavapai; y el fuerte Bowie sobre los apaches chiricahuas. Posteriormente, se construyó el fuerte Apache, para la zona de los nativos de White Mountain y los apaches cibecue.

Incidente Bascom

La situación en la región tomó un rumbo crucial con el llamado «incidente Bascom», en febrero de 1861. Un grupo inidentificado de nativos robó ganado y raptó a un chico, hijastro de un ranchero llamado John Ward. Este denunció que habían sido los chiricahuas, banda de apaches bajo el liderazgo de Cochise, a pesar de que cuando ocurrieron los hechos estaban acampados a más de cien kilómetros del lugar.

Una compañía de cincuenta y cuatro hombres del 7.º Cuerpo de Infantería bajo el mando del alférez George Bascom partió de Fort Buchanan a la búsqueda de Cochise y sus hombres. Instalaron un campamento en Siphon Canyon y citaron a Cochise, quien se hizo acompañar exclusivamente de familiares (su mujer, sus dos hijos pequeños, su hermano Coyuntara y dos hijos de este), ya que creía que se trataba de un encuentro para facilitar la convivencia entre indios y blancos. Pero durante la entrevista, Cochise y sus hombres fueron acusados del secuestro en el que ninguna participación había tenido y se les retuvo siendo instados a que devolviesen al joven raptado y el ganado robado.

Cochise se opuso con violencia al arresto, sacó un cuchillo y rasgando con él la tienda logró huir, quedando sus familiares con los soldados. Tomó rápidamente algunos rehenes, pero su ofrecimiento de intercambio de los cautivos no fue aceptado por el militar, por lo que la respuesta de los nativos fue el cierre de Apache Pass y el asedio a la estación de diligencias donde los militares se habían resguardado. El asunto terminó trágicamente al negarse Bascom nuevamente al intercambio: los rehenes de Cochise (cuatro hombres) fueron ejecutados y, en respuesta, lo fueron asimismo los cautivos adultos de Bascom (el hermano de Cochise, sus dos sobrinos y otros tres indios). Dejaron en libertad a la esposa de Cochise y a sus dos hijos.

Desde ese incidente, los apaches, al mando de Cochise, el «mimbreño» Mangas Coloradas —líder principal—, y después Gerónimo, libraron una guerra contra los estadounidenses que abarcó el ataque a diligencias y el desplazamiento de mineros de sus campos. Estas disputas se incluyen entre las más costosas, tanto en vidas como en dinero, de las «guerras indias»

Mangas Coloradas y Cochise

Durante el verano de 1861, debido al inicio de la guerra civil en el país, las tropas del gobierno abandonaron Arizona en dirección hacia el este, dejando desprotegida Tucson, con sus escasos doscientos habitantes, Tubac y algún insignificante campamento minero, únicos asentamientos de hombres blancos en la zona. La población de Tucson acabó pidiendo protección al ejército confederado, llegando una unidad militar en febrero de 1862. Los habitantes del pueblo votaron su secesión de los Estados Unidos y los confederados crearon el Territorio Confederado de Arizona.

En mayo de 1862, al mando del coronel James H. Carleton, las tropas californianas tomaron la ciudad de Tucson y reocuparon los puestos de Fort Buchanan y Fort Breckenridge (más tarde llamado Camp Grant). En julio, con objeto de ir en auxilio de un general de la Unión copado en Nuevo México, envió, bajo el mando del capitán Thomas Roberts, un destacamento militar de avituallamiento a través de la ruta hacia el este. Tras una larga travesía por el desierto, los militares ansiaban llegar a los manantiales de Apache Pass, pero allí les esperaban los apaches de Cochise y Mangas Coloradas, que además de sus armas tradicionales usaron rifles. El intercambio de fuego fue intenso y la lucha se decidió al final por el uso de la artillería. Esta fue la primera auténtica batalla entre apaches y soldados estadounidenses. Meses más tarde, se construyó allí Fort Bowie.6

En una refriega tras la batalla, Mangas Coloradas fue herido gravemente, pero sus compañeros lo trasladaron durante casi doscientos kilómetros hasta Janos, en México, donde pudo recuperarse.7

A principios de enero de 1863, el recién ascendido a general de brigada Joseph R. West instala su cuartel general en Fort McLane, a 32 km al sur de Pinos Altos, donde Mangas Coloradas y su gente pasaban el invierno. Estaba decidido a acabar con el «problema apache» y creyó que lo conseguiría eliminando a un gran jefe, por lo que ideó un plan para engañar y matar a Mangas Coloradas. Invitaron al jefe mimbreño a una reunión para parlamentar de paz. Confiado de las buenas intenciones de los militares, Mangas Coloradas acudió con unos compañeros, pero al acercarse finalmente decidió ir solo. Cuando más cerca estuvo, le apuntaron con rifles y fue llevado cautivo al fuerte McLean, donde el general West ordenó darle muerte inmediatamente. En la noche de su confinamiento, fue torturado por los soldados con bayonetas calentadas en el fuego antes de ser asesinado cruelmente.8

Por su parte, Cochise y sus hombres habían buscado refugio en las montañas Dragoon, desde donde dirigiría sus ataques hasta su muerte, diez años después. Cochise, junto a unos 300 guerreros, realizaron varias campañas bélicas para sacar de su territorio a los invasores. Posteriormente se les unió otra banda al mando de Victorio, que había huido de la reserva india de Bosque Redondo. Estas huestes apaches iban armadas principalmente con arcos y flechas.

En 1865, cansados de la guerra, Victorio y su aliado Nana se entrevistaron con representantes del gobierno para negociar su salida del conflicto. Los agentes oficiales les dieron como única opción radicarse en la reserva de Bosque Redondo, algo que no era de satisfacción de los nativos. Estos hicieron la promesa de reunir a su gente para emprender el viaje, pero no se presentaron, pues preferían ser parte de las guerrillas de Cochise o irse a México.

Los ataques sobre los colonos continuaron en forma de emboscadas sobre caballos y ganado durante los siguientes cinco años. En general, cualquier acción hostil ocurrida en cualquier lugar era atribuida a Cochise. En 1871, el comisionado de asuntos indígenas Ely Parker invitó al líder amerindio a una reunión en Washington D.C. para lograr la paz en el territorio de los apaches. Ya en ese tiempo había cuatro reservas ubicadas en Arizona y Nuevo México donde los nativos poco a poco optaban por residir. Finalmente, la invitación fue rechazada por Cochise.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */