Nacionales Politica

En 2013: Estado dominicano carcomido por corrupción

Bahia de las aguilas
Escrito por Debate Plural

Fabio R. Herrera Miniño (Hoy, 27-2-13)

Lo que está ocurriendo en torno a las tierras estatales de Pedernales, y en particular las aledañas a la Bahía de las Águilas, confirma la resignación generalizada de que el Estado ha sido carcomido por la ambición de los políticos, que desde hace años han encontrado en su manto protector   su medio para enriquecerse, sustrayendo  y despilfarrando los recursos que eran para el bien común.

 El haber sacudido el polvo del expediente  de posesión de los terrenos, asignados graciosamente y con alevosía a todos los que tuvieran relación  con los políticos de la última administración del doctor Balaguer, y luego con los traspasos al vapor de las parcelas, revela que sino se hubiese salido  con la solución del fideicomiso ya era poco lo que faltaba para comenzar con el inicio de la construcción de hoteles, villas, plazas comerciales, aeropuertos  y muelles en las cercanías de Pedernales y Cabo Rojo, bajo una supuesta inversión  de capital italiano, y con un robusto padrinazgo político de mil trescientos millones de dólares.

 La reflexión  de este caso confirma una vez más de ver  cómo todos los organismos del Estado están carcomidos por la corrupción de los políticos, que no se de- tienen ante los intentos de adecentamiento, que el actual presidente impulsa en su administración, ya que en poco tiempo se ve rodeado por los intereses de su propios funcionarios. Ellos llevan a cabo maniobras que las infiltran como convenientes y las llevan a otros estamentos, en que la vigilancia presidencial no puede alcanzar por la vastedad del Estado.

Con el uso de la figura del fideicomiso, y darle el 45% de la venta de los terrenos estatales que usurpaban con títulos inválidos de  los particulares  cuando se vendieran, despertó de inmediato  las protestas de todos los sectores, luciendo como una estrategia bien concebida para resolver ahora, y de una vez para siempre, la usurpación de los terrenos que tan graciosamente se repartieron como un despojo de la propiedad pública.

 Indudablemente la crisis de Bahía de las Águilas, al llevarse con toda su dimensión a la opinión pública, ésta reaccionó como los estrategas del gobierno esperaban y tumbaron de inmediato la idea del fideicomiso y del 45% de beneficio  por las ventas a los poseedores de títulos ilegales.

Se logró el máximo repudio popular, de manera que la justicia,  tan lenta,  morosa y amañada, se ponga las pilas y enfrente con valor y responsabilidad para que el Estado recupere lo que le pertenece en cuanto a la famosa parcela 215.

 La única manera para que se precipitara  una decisión era provocar el desencadenamiento de una ola de protestas  en contra del supuesto asentamiento agrario de mediados  de los 90 en la zona de Pedernales y del fideicomiso.

Se colocó sobre el tapete una solución que envolvía un fideicomiso, al  ver de cómo a espaldas del propio presidente de turno,  ya hasta la justicia había archivado el caso, porque el Ministerio Público  no asistía a las audiencias, buscando declarar la  cosa como juzgada y entonces iniciar el latrocinio de las parcelas, que no solo ha ocurrido en  la zona de Bahía de las Águilas, sino que se extiende a otras zonas del país, donde la posesión irregular o ilegal de tierras del Estado ha sido frecuente, gracias al contubernio de los funcionarios políticos  cuya objetivo  es buscar los medios de un rápido enriquecimiento.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */