Internacionales Politica

Brasil: algo más que un presente tenebroso

Escrito por Debate Plural

Tarso Genro /André Singer  (Sin Permiso, 7-10-18)

 

Grandes interrogantes campean esta primera ronda electoral. Brasil ha soportado un notable retroceso en las garantías democráticas, sociales y laborales que establecía la Constitución sancionada en 1988. Hace 30 años la esperanza era evidente en el clima político, instalaba gradualmente una nueva relación de fuerzas que se pensaba capaz de cambiar esa desigualdad agraviante, una de las mayores de América.

Hoy Brasil viene caminando en una cornisa sumamente estrecha, al borde del precipicio. No ha sido suficiente el miedo, el asesinato impune de luchadores sociales (caso Marielle Franco), la militarización de las favelas, el ataque a los locales partidarios de la izquierda, para encontrar la respuesta electoral y social capaz de contener la amenaza de un desaforado neonazi, abiertamente partidario de la dictadura militar, Jair Bolsonaro, que según todas las encuestas será el ganador de esta primera ronda. Más aun, el salto de 29% al 39% en la intención de votos, con una diferencia de 14 puntos con respecto al candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, que alcanzó apenas 25% (según la última encuesta de Datafolha), plantea para algunos la probabilidad de que Bolsonaro (candidato del Partido Social Liberal), pueda ganar en primera vuelta. Todo depende de los votos en blancos o la abstención.

En este cuadro el movimiento de mujeres desplegó en todo el país, el 29 de septiembre pasado, una de las mayores expresiones de lucha democrática en las calles de la que se tenga memoria, con la consigna “#elenão, acompañado en todo el mundo con marchas y manifestaciones de solidaridad.

No obstante, nada pudo parar el avance de Bolsonaro, que encabeza una extraña amalgama de sectores sociales, desde desencantados que otrora votaron al Partido de los Trabajadores, una gran mayoría de votos de los acólitos de la Iglesia Universal y otros grupos evangélicos, que reafirman su presencia política y cultural en la sociedad brasileña. Se suma a esta variopinta coalición, representantes de los bancos, de la industria y del agronegocio. Incluso entre las mujeres el voto a Bolsonaro es mayoritario, de acuerdo a los sondeos.

Reinaldo Azevedo, un analista político que nadie puede señalar en el campo de la izquierda, se pregunta qué pasó para que la élite política brasileña haya abandonado la ciencia y adhiera a la magia.

“A dos días del primer turno de las elecciones, existe una constatación derramada no sin cierta melancolía. Sectores de la elite universitaria brasileña son hoy los principales clientes de las mentiras difundidas en las redes sociales. Es asombroso que así sea. Aquellos que, en teoría, disponen de los instrumentos más afinados para apuntar lo que está afuera de tono se muestran los mayores entusiastas de cacofonías muchas veces sórdidas.

Son entre otros profesionales, médicos, ingenieros, dentistas, economistas, abogados – y es obvio, no voy a cometer aquí el error de la generalización. También hay, y espero que, en mayor número, los que se muestran capaces de ponderar y que todavía no renunciarán a la lógica elemental en favor de la falacia”. (Azevedo, Folha 05-10-2018)

Sin embargo, más allá que una segunda vuelta defina el triunfo de Haddad por una diferencia entre dos o tres puntos, el mal está instalado. Bolsonaro, que como lo hizo en su momento Trump, apoyó su campaña en las redes Facebook y Twitter, pero puso mayor énfasis en WhatsApp. Declaró también que sólo aceptará como resultado su propio triunfo.

Así las cosas, con un Parlamento adverso y un núcleo duro fascista o neofascista, vienen tiempos sombríos para el pueblo brasileño.

El sábado 29 de septiembre se sedimentó en Brasil una experiencia original y revolucionaria. Las mujeres organizadas en sus instituciones de lucha – la amplia mayoría está “por fuera” de los partidos de izquierda y centroizquierda que integran el espectro político del país – indicaron los rumbos de un Frente Unitario contra el fascismo. Y lo hicieron rescatando un elemento vital de las luchas emancipatorias, el internacionalismo democrático, que sustituye la visión del internacionalismo proletario generoso, ya derrotado por la globalización financiera. Es la misma globalización que hizo de las comunidades obreras del mundo múltiples fragmentos de grupos concurrentes por empleos mal remunerados en probables montadoras de la frontera mexicana o en los confines del Oriente.

Lo que el “clasismo” no logró hacer, hasta ahora, a través de sus sindicatos más combativos, aún atónitos por el golpismo -subordinados a demandas más economicistas que propiamente políticas- las mujeres lo hicieron con maestría, inteligencia y movilización en red. Y más: al mismo tiempo que su presencia en las calles jugaba un conjunto de elementos altamente politizadores en el contexto actual – modo de vida, respeto a la condición sexual de cada uno, confrontación con la misoginia, con el trato remuneratorio desigual en el empleo o en la actividad, bloqueo del racismo y del sexismo – las mujeres concentraron su desafiante protagonismo en el proceso electoral. Y lo hicieron por “exclusión”.

Exclusión de aquel que encarna el nuevo espíritu de época de la reacción burguesa autoritaria, en todos sus poros: “él”, el que no puede vencer. Porque su victoria sería la destrucción de la democracia, del respeto mínimo a los derechos humanos, de la neutralidad formal del Estado. Sería la instauración de la uniformidad social que sólo es posible por la fuerza, tanto de aquella manipuladora de la información como la que viene por la energía maligna de grupos organizados que, al margen del Estado. Ya comenzaron a atacar tanto exposiciones de arte como agredir a aquellos que se imaginan diferentes. O simplemente agreden a los que son objeto de su odio político de clase, que puede llegar a ser dominante en la mente de todos los opresores, de todos los colores y de todas las “razas”.

La lucha entre las clases, para diseñar un futuro de paz y tolerancia en el marco de la democracia política en Brasil, pasa por la formación de un Frente Antifascista que puede atravesar, en parte, todas las clases sociales, pues el fascismo en Estado “puro” no tiene sólo una visión de una economía “pura”, para organizar las jerarquías sociales a partir del trabajo. Él tiene, igualmente, una visión de “modo de vida”, de cómo interferir en el cotidiano de los individuos para colocarlos subordinados -sin restricciones- a lo que un “líder” entiende como moralidad y espíritu público. Esto no ganará.

Las mujeres de Brasil dieron la línea unitaria para nuestra regeneración democrática a partir de un pluralismo en red, de quienes reunimos conciencias libres de vínculos con aparatos burocráticos. Este pluralismo conformado desde la base, en la vida real, el Frente que los partidos, con sus métodos de dirección tradicionales no supieron componer, pero que – a partir de hoy – serán llamados a admitir. Los partidos, así corregidos por estos colectivos plurales infinitos diseminados en el planeta, no se borraron, es verdad. Estuvieron juntos. Que sepamos deliberar, en adelante, sabiendo que los partidos serán mayores y más fuertes si el futuro de la democracia y de la emancipación saben cosechar sus luces luchando. Luchando como una muchacha.

Tarso Genro fue Gobernador del Estado do Rio Grande do Sul, alcalde de Porto Alegre, ministro de Justicia, Ministro de Educación y Ministro de Relaciones Institucionales del Brasil.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario