Cultura Nacionales

Internet: momificación colectiva del intelecto, aprendizaje flexible, herramienta de vida (y 2)

Marko Florentino
Escrito por Marko Florentino

«La prensa en internet nos ofrece una gran variedad de resúmenes informativos con pinceladas de la realidad, pero para obtener la información con profundidad y precisión hay que invertir cuantiosas sumas de dineros, es un negocio por el que hay que pagar el precio; por tanto, no se puede ofrecer gratuitamente».

Para alimentar y enriquecer el intelecto, habría que ir más allá de los resúmenes y profundizar en la investigación. Aunque las bibliotecas están llenas casi siempre, hace falta una reorientación; tal vez el reinicio de los métodos de enseñanzas, readaptarlos al presente, sin que esto signifique renunciar a leer las mil doscientas páginas de El Quijote, Los Hermanos Karamazov, El Ulises…   No hay que ser un férreo detractor del internet, pero sí ser crítico de su mal uso y de sus malas prácticas modificadoras; rechazar sus intentos de imposiciones sediciosas.  Aunque es práctica cotidiana desde el kindergarten hasta los estudios doctorales, esto no significa que haya que dejarse embalsamar la inteligencia con los malos hábitos que, por activa y por pasiva, condicionan el desarrollo humano.   Lo más preocupante de todo esto es el hecho de que algunas instituciones de educación superior han comenzado a claudicando y prestan poca atención a los posibles plagios y a los resúmenes en las publicaciones —son muchos los casos desenmascarados, muchos otros más posiblemente pasados por alto y quién sabe cuántos más encubiertos o ignorados. Parecería ser que los softwares antiplagios no han servido de mucho.

La lectura nos hace merecedores de la palabra y nos acredita para dialogar sobre diferentes tópicos en todos los niveles; contradictoriamente con los planteamientos, no todos pueden comprar un buen libro, y no hay suficientes bibliotecas para suplir el anhelo por la lectura. En los países subdesarrollados la situación va a peor […] Aunque parezca discordante a lo expuesto anteriormente, muchos libros ya están libres de derechos de autor y pueden descargarse gratuitamente en formato digital PDF, lo que se traduce en una oportunidad favorable del buen uso de la internet para fomentar y enriquecer el hábito por la lectura.

 Interconexión con la vida […]

En una persona con deficiencia cardíaca, el internet podría ser su médico de cabecera, ya que los dispositivos digitales implantados para mantener el corazón en actividad normal son casi imprescindibles para que el paciente pueda llevar una vida estándar. Estos dispositivos se interconectan a una central desde donde son monitoreados veinticuatro horas al día; son —si así se podría decir—, la caja negra on line del paciente.  Otros dispositivos muy novedosos y necesarios para personas con discapacidad auditiva son los implantes digitales colocados para disminuir la sordera; estos dispositivos permiten conectarse de forma inalámbrica a cualquier módulo electrónico y escuchar su banda sonora, aunque la persona sea totalmente sorda. Los últimos avances la medicina robótica han hecho realidad el relato de «Lázaro, levántate y camina». Aunque todavía está en fase experimental, se trata de implantes de electrodos en la columna vertebral; dispositivos que descargan impulsos eléctricos a la médula espinal y logran estabilizar la movilidad. La ciencia ha puesto de pie a personas que, sin estos implantes, jamás habrían podido andar. Estos electrodos son monitoreados y manejados desde un ordenador.

Si tomáramos en cuenta los beneficios de la internet, nos daríamos cuenta de que su proliferación solo afecta negativamente el intelecto de aquellos que, aun sin esta existir, hubieran sido abducido por cualquier otra tendencia moderna de comunicación de masa. No obstante, debería ser motivo de alarma si tomáramos en cuenta las cifras porcentuales por países que usan internet —y de estos usuarios, más del cincuenta por ciento son borregos digitales esclavizados a las redes sociales.  Estaríamos frente a la mayor tendencia comunicacional con audiencia global, y no sabríamos qué hacer, si alarmarnos o alentarnos con las estadísticas de su uso. Lo cierto es que la mitad de la población mundial accede a internet en busca de información o, a cualquier otra cosa.  En Europa, más del setenta por ciento de su población usa el internet como parte de su vida cotidiana. En la India, con una cuarta parte de la población mundial 243 millones acceden a intranet. En China 743 millones, para un 60 %.   99 millones de rusos están conectados, para un 86%.   En Reino Unido 61 millones, 91 %. Corea del Sur 45 millones, 96 %.  Brasil 140 millones, 68%. En Japón 119 millones, 92 %.  Estados Unidos 312 millones, 91 %.  México 71 millones, 64 %. Corea del norte ¿…? República Dominicana 6 millones, 58,5 %.

 

Acerca del autor

Marko Florentino

Marko Florentino

Licenciatura en Publicidad - UASD Rep. Dom; Master en Periodismo - UCM España; Máster en Escritura Creativa - UCM España; PhD Programa de Doctorado en Arte Semiótico – UCM graduado de Ambiente de aprendizaje virtual y Relaciones públicas
Miembro del Colegio Dominicano de Artistas Plásticos, Asociación de Pintores y Escultores Españoles y del Colegio Dominicano de Periodistas
Profesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (Actualidad), Profesor Universidad del Caribe, Diseñador gráfico creativo-Agencia de publicidad Inventum, Periodista Periódico Universitario, Periodista independiente
escritor-pintor (exposiciones: Boston, Nueva York, Madrid, Santo Domingo)

Dejar un comentario