Cultura Libros

Libros: José Martí y la ética

Escrito por Debate Plural

Mu-Kien Adriana Sang (El Caribe 1-9-18)

 

El hombre herido procura secarse la sangre que le cubre a torrentes los ojos, y se busca la espalda en el cinto para combatir al enemigo eterno, y sigue dando al viento en su camino de átomo, subiendo siempre, como guerrero que escala por el rayo del sol.

José Martí, El terremoto de Charleston, publicado en La Nación, 15 de octubre de 1886.

Una idea justa que aparece, vence. Los hombres mismos que la sacan de su cerebro, donde la fecundan con sus dolores, y la alimentan luego que la traen a la luz, no pueden apagar sus llamas que vuelan como alas y abrasan a quien quiere detenerlas.

José Martí, prólogo a la obra Cuentos de Ayer y de Mañana de Rafael De Castro Palomino.

Por el azar de la vida, llegó a mis manos un pequeño libro titulado “Las fuentes éticas de Martí” escrito por Fredo Arias de la Canal, crítico literario español, residente en México y especialista de literatura hispánica.

El pequeño libro, de apenas 111 páginas, se divide en seis pequeños capítulos: Pensamientos y mandatos de Martí; Víctor Hugo o Cicerón; Cicerón y la ética romana; las leyes de la moral, y las leyes de la política.

En el primer capítulo, el autor señala que para Martí los arquetipos de lo que algunos llamaban la fuerza cósmica era fundamental en su poesía y en su prosa. La luna, el sol, las estrellas y otros fenómenos de la naturaleza aparecían constantemente:

“El poeta es devorado por el fuego que irradia. No hay verso que no sea una mordida de la llama. El resplandor más vivo viene del dolor más bárbaro”. (“Francia”, publicado en La Opinión Nacional de Caracas, abril 1882).

En el segundo capítulo, Fredo Arias señala que la mayoría de los estudiosos del pensamiento de Martí concuerdan en que el autor que mayor influencia tuvo en él, fue sin duda alguna Víctor Hugo. Afirma también que Martí leyó ávidamente a los poetas griegos; más específicamente a la escuela estoica, fundada por el griego Zenón de Chipre. Entre los estoicos, los que más influyeron en Martí fueron: Cicerón, Marco Aurelio y Séneca.

En el tercer capítulo, titulado Cicerón y la Ética Romana, es influenciado por los estoicos, que no querían riquezas ni cosas vanas. No creían ni en el dolor, ni en el placer. Se ocupaban solo en cumplir con sus deberes sociales. Martí decía: “Yo no trabajo por mi fama puesto que toda la del mundo cabe en un grano de maíz, ni por bien alguno de esta vida triste, que no tiene ya para poner en vías de felicidad a los hombres que viven sin ella”. (Carta al General Maceo, 15 de diciembre de 1893).

En el cuarto capítulo se afirma que Martí tenía grandes influencias de Rousseau y que había estudiado profundamente a Maquiavelo. El cubano universal creía en la soberanía y la voluntad general de Rousseau: “El gobierno es un encargo popular dado al pueblo a su satisfacción de ejercerse, debe consultarse su voluntad, según sus aspiraciones, oír su voz necesitada, no volver nunca el poder recibido contra las confiadas manos que no lo dieron, que son únicas suyas” (el libro no pone referencias, MAS).

El capítulo V habla de “Las Leyes de la Honra”. En este apartado el autor no hace referencia directa a Martí, sino que, haciendo galas de su cultura, se vale de otros autores contemporáneos al pensador cubano, señala cuáles son esas leyes. La honra, dice, es lo más importante en el accionar político. Concluye con una frase importante que resume el pensamiento de Martí: “La pobreza pasa: lo que no pase es la deshonra”.

El sexto y último capítulo titulado “Las leyes de la política”, en el cual afirma que Platón fue el pensador que más influyó en Martí. Plantea que el cubano universal defendía el ejercicio político como una acción basada en la pureza y en el sentido más profundo de la humanidad. “El gobierno de los hombres es la misión más alta del ser humano, y solo debe fiarse a quien ame a los hombres y entienda su naturaleza” (obras completas, edición de 1975, p. 449).

Confieso que este libro me decepcionó. No hay coherencia expositiva. Desde el inicio se presentan citas de diversos autores con poca relación entre una y otra. Lo único que destaco es que el autor demuestra su amplísima cultura y nada más. Martí fue solo una excusa para demostrarlo.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario