Nacionales Sociedad

Por una historia integral del 30 de mayo

Escrito por Debate Plural
Juan Daniel Balcácer (Listin, 4-7-18)

Entre diversos especialistas y estudiosos que han incursionado en el estudio de la estructura e interioridades de la conspiración del 30 de mayo de 1961, existe consenso respecto de que se trata de uno de los episodios políticos más trascendentales de la segunda mitad del siglo XX dominicano. En efecto, el tiranicidio de 1961 significó a un tiempo el comienzo del fin de una ominosa dictadura (que duró casi 31 años), y el inicio de una época pletórica de esperanzas y anhelos otrora conculcados en la que el pueblo dominicano al fin tendría la oportunidad de desarrollar todas sus potencialidades materiales y espirituales en el marco de una sociedad libre y democrática. Sin embargo, a casi seis decenios de ese resonante hecho político, se diría que todavía hoy no disponemos de una historia integral de la conjura del 30 de mayo y de sus protagonistas, que permita a las jóvenes generaciones acceder a un conocimiento objetivo sobre las causas que los inspiraron, así como también comprender a cabalidad por qué no fue posible cristalizar la llamada segunda fase del complot.

La versión oficial. Poca gente ha reparado en el hecho de que, una vez muerto Trujillo, la maquinaria de la dictadura permaneció intacta debido a que la noche del 30 de mayo los tiranicidas solo pudieron cercenar una de las cabezas del cancerbero que desde 1930 desgobernaba el país. Durante el período de terror transcurrido entre junio y noviembre de 1961, cuando la familia Trujillo abandonó el país definitivamente, la estructura militar y política del gobierno dirigido por Ramfis Trujillo se dedicó a desinformar a la población y a la opinión pública internacional, logrando fabricar una eficaz campaña de denuestos contra los hombres del 30 de mayo, quienes fueron presentados como mezquinos traidores que habían cometido un hecho horrendo, vil y criminal con el fin de tomar control del poder político y enriquecerse a la sombra del erario. Así, durante varios años, y merced a la omisión de importantes detalles sobre las interioridades del complot obtenidos en las mazmorras de La 40 y de El 9 a fuerza de inenarrables torturas, en una parte de la memoria colectiva se inoculó la versión oficial del gobierno trujillista, según la cual el Generalísimo había perdido la vida en las afueras de la capital enfrentando valientemente a un grupo de “malagradecidos”, “aventureros” y “ambiciosos” que alevosamente atentaron  no contra Trujillo, sino más bien “contra la integridad de la Patria”.

Campaña de desinformación. Rápidamente desarticulada la conspiración política, y muertos sus principales gestores, es evidente que la opinión pública no tuvo -ni pudo tener- acceso a información fidedigna acerca de la naturaleza del complot y sus verdaderos propósitos. Mucha gente, incluso, se formó una errada percepción de los hechos y, sin percatarse de ello, la versión oficial que denigraba a los conjurados echó hondas raíces en el imaginario popular. Curiosamente, los primeros libros sobre la muerte de Trujillo fueron escritos por dominicanos que estuvieron estrechamente ligados a la dictadura. Esos textos, como era natural, fueron apologéticos y en total sintonía con la versión trujillista de los hechos. Me refiero a las siguientes obras: Teodoro Tejada Díaz, “Yo investigué la muerte de Trujillo” (1963), Arturo Espaillat, “Trujillo, el último de los Césares” (de este mismo libro hay una edición en España con el título de “Trujillo, anatomía de un dictador”, 1963) y, Rafael Meyreles Soler, “Así mataron a Trujillo” (1965), las cuales tuvieron inmediata repercusión en Santo Domingo. Algunos de los sobrevivientes de la conjura reaccionaron y decidieron poner fin al silencio con el fin de enfrentar la campaña de desinformación prevaleciente fabricada por la “intelligentsia” trujillista. Tales testimonios, hasta entonces desconocidos por la generalidad de los dominicanos, además de aportar novedosos datos sobre el tiranicidio, a partir de entonces se constituirían en fuente de obligada consulta para los futuros analistas e investigadores interesados en escudriñar en los orígenes y desarrollo del complot del 30 de mayo. Más adelante examinaré parte de la bibliografía relativa a célebre conspiración política…

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario