Internacionales Politica

El precio por criticar a Israel (y 3)

Escrito por Debate Plural

Dennis J Bernstein (Rebelion, 27-6-18)

 

JP: Hay mucho que criticar sobre Mandela, pero una de las cosas interesantes y admirables de Mandela fue que era leal a quienes le habían apoyado y se habían solidarizado con la gente de Sudáfrica que luchaba por su libertad. Ciertamente, durante todo su tiempo en prisión, siempre destacó la importancia de esa solidaridad. En otras palabras, de personas que han estado juntas. Era una visión internacionalista anticuada de la lucha. Él asociaba la lucha de la mayoría del pueblo de Sudáfrica contra el régimen del apartheid con la difícil situación de los palestinos que estaban luchando con su propia forma de apartheid. De la misma manera, Desmond Tutu ha estado en Cisjordania y ha sido muy abierto al hacerse eco de lo que dijo Mandela. Tutu dice en el expediente que considera que las estructuras del apartheid en Israel/Palestina son, en algunos aspectos, incluso peores que las de Sudáfrica.

Supongo que Mandela consideraba que Palestina era el mayor problema moral porque se trataba de un pueblo perjudicado. Los palestinos no eran los alemanes, no hicieron cosas terribles al pueblo judío. De hecho, habían vivido en paz con el pueblo judío durante mucho tiempo. Eran la mayoría de la gente en su país. Judíos, musulmanes y cristianos vivían juntos en paz, en términos generales, hasta que se les impuso el Estado de Israel.

Como expresó Mustafa Barghouti, «los sionistas querían un Estado a expensas de los palestinos». A eso se refería Mandela. Palestina es una clásica injusticia colonial. [Israel] es la cuarta potencia militar del mundo respaldado por la mayor potencia militar, la Unión Europea y otros países occidentales, quitando la libertad e imponiendo la opresión sobre el pueblo de Palestina.

DB: Y la idea de un pueblo palestino libre es muy preocupante para el mundo árabe que está alineado con los Estados Unidos. Parece que nadie quiere pensar en la liberación de Palestina porque entonces tienen que pensar en sus propias dictaduras corruptas y perversas. Palestina realmente es el tema de la guerra y la paz. Si alguna vez habrá paz depende de si estas personas eventualmente tendrán un lugar para llamarle nuevamente su hogar.

JP: Ciertamente, hasta que los palestinos tengan justicia -en una manera en que ellos la reconozcan- no habrá paz en la región. En cierto sentido, todos los caminos de conflicto en esta región problemática conducen de regreso a Palestina. Si se resolviera el problema de Palestina, eso significaría que Israel sería un país normal, no armado hasta los dientes con armas nucleares e intimidando y oprimiendo a los pueblos indígenas, sino un país normal que vive con igualdad dentro de su propio ámbito. Si eso sucediera, si eso se resolviera, no estoy diciendo que la paz se desataría repentinamente en todo el Medio Oriente, pero sería el comienzo.

DB: ¿Ves el movimiento de boicot/desinversión como una luz esperanzadora? Claramente, las personas que lo han apoyado en los EE.UU., estudiantes y docentes, han sufrido una gran represión. ¿Pero ves esto como un movimiento viable? De alguna manera, se basa en el movimiento anti apartheid sudafricano.

JP: Todo lo que tienes que hacer es mirar la reacción en Israel. Están aterrorizados de eso. Han ejercido toda clase de presiones sobre los gobiernos, en particular el Gobierno británico, para evitar que el movimiento BDS tenga influencia. Justo el otro día, un fallo judicial determinó que los consejos locales en Gran Bretaña podrían boicotear, desinvertir y sancionar a quienes quieran. El Gobierno británico les había dicho que no podían. Bueno, ellos pueden.

El movimiento BDS realmente preocupa al régimen israelí porque es popular. En Noruega, el sindicato más grande lo ha respaldado. Los cuerpos estudiantiles en los Estados Unidos están de acuerdo. La gente ha expresado su opinión y la han votado. Representa un tipo de democracia local. Está mucho más difundido en los Estados Unidos de lo que la gente cree y ciertamente está en toda Europa.

BDS en sí mismo no va a traer libertad para los palestinos. En Sudáfrica, las sanciones indudablemente tuvieron un efecto. Pero la Sudáfrica blanca logró sortear las sanciones. Fue cuando perdió a un amigo poderoso -cuando la Administración de Reagan decidió que Sudáfrica estaba causando más problemas de lo que valía y finalmente retiró su apoyo- que el sistema se vino abajo.

Me temo que esa es la forma en que funciona el poder. Pero no hay duda de que el poder siempre está influenciado por movimientos populares como el BDS. En definitiva, creo que la solución está en los Estados Unidos. Sin el respaldo de Estados Unidos en todas sus formas, Israel no tendría más remedio que convertirse en un país normal.

DB: Es interesante ver qué tan fuerte ha sido la reacción al movimiento de boicot/desinversión. Los profesores han perdido sus trabajos, los niños han sido golpeados. Debajo de la superficie de los medios corporativos, realmente ha estado reverberando en las bases.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario

/* ]]> */