Educacion Nacionales

La Mentira: Desde el punto de vista de la psicología y otras áreas del conocimiento (1)

Frank A. Peña Valdes

Resumen

El psicólogo Robert Feldman de la Universidad de Massachusetts (EEUU) expone que cuando las personas sienten que su autoestima se ve amenazada, empiezan a mentir. La mentira provoca un gran esfuerzo para la persona que miente porque todo lo que dice y todos los hechos falsos explicados comprometen su futuro para siempre. No olvidemos que el propósito de la mentira es engañar, evitar la perdida, obtener alguna cosa, no frustrarse, ser aceptado, ser creído…y cuando ésta se destapa, produce en la persona que la descubre, sentimientos de rabia, dolor, desilusión y pérdida de confianza.

Hombres y mujeres mienten por igual, pero en general los hombres mienten para sentirse mejor con ellos mismos, mientras que las mujeres tienen tendencia a mentir para que otros se puedan sentir mejor. Las personas extrovertidas tienen también tendencia a mentir más que los introvertidos. David Livingstone filósofo de la Universidad de Nueva Inglaterra (EEUU) ha publicado el libro “¿Por qué mentimos?”. En él explica que mentir da ventajas; por eso dice que “mentimos de forma espontánea igual que respiramos o sudamos”.

Expone en su libro que el ser humano es el único animal capaz de engañarse a sí mismo. Vivir enredado en mentiras puede generar ansiedad y otros problemas afines, ya que obliga a mantener una personalidad falsa, estando presente el riesgo a ser descubierta y a que se desmorone toda la falsa estructura construida a base de falsedades.

Definición

Una mentira es una declaración realizada por alguien que sabe, cree o sospecha que es falsa en todo o en parte, esperando que los oyentes le crean, de forma que se oculte la realidad en forma parcial o total. Una cierta oración puede ser una mentira si el interlocutor piensa que es falsa o que oculta parcialmente la verdad. En función de la definición, una mentira puede ser una falsedad genuina o una verdad selectiva, exagerar una verdad, si la intención es engañar o causar una acción en contra de los intereses del oyente. Las ficciones, aunque falsas, no se consideran mentiras. Mentir es decir una mentira. A las personas que dicen una mentira, especialmente a aquellas que las dicen frecuentemente, se las califica de mentirosas. Mentir implica un engaño intencionado y consciente. Tiene como sinónimos parciales: embuste, bola, calumnia, coba o falacia.

Concepto

También es mentira el acto de la simulación o el fingir. Por ejemplo: si alguien atropella a una persona y huye del lugar sin ser identificado y, después de un tiempo, regresa y se mezcla con los curiosos y finge indignación por lo ocurrido, está mintiendo a todos aquellos ante quienes simula o finge inocencia. En otras palabras, para mentir no se necesita decir palabra alguna.

Otra forma de mentira no verbal la constituye el hecho de hacerse pasar por discapacitado físico con el fin de obtener algún “favor” en provecho propio (limosnas, por ejemplo).

Existen patologías psíquicas donde la mentira está presente en la vida del sujeto, son síntomas nucleares en los trastornos de personalidad antisocial y límite, ludopatía, cleptomanía, adicciones y otros trastornos que requieren tratamiento psicológico y en algunos casos también médicos.

Pero, ¿Qué es la Mentira? Una Mentira es una declaración realizada por una persona con la intención de ocultar la verdad de forma parcial o total, esperando que los interlocutores la crean.

Las mentiras están presentes durante toda nuestra vida, ya entorno a los 5 años comenzamos a mentir de forma consciente e intencionada para evitar un castigo, reprimenda o para no sentir vergüenza por un comportamiento que hemos realizado. Mentir es, en cierta medida, un comportamiento normal siempre y cuando no interfiera en la vida de una misma y/o de las personas que la rodean, además que la persona que miente distinga la mentira de la realidad.

Mentir es para algunas personas un recurso fácil que además puede cumplir sus sueños de cara a los demás sin invertir mucho esfuerzo, sin embargo entraña ciertos riesgos, éstos son la posibilidad de ser descubierta y de que ella misma llegue a creerse sus propias mentiras. Para evitar que la verdad “vea la luz”, tenderá a caer de nuevo en el recurso de la mentira, añadiendo más detalles al relato y, por lo tanto, haciendo que la versión contada sea mucho más difícil de recordar.

Robert Feldman, profesor de psicología y autoridad de prestigio mundial en las causas y efectos del engaño, nos demuestra con datos objetivos que la mentira está enraizada en nuestra sociedad hasta un punto alarmante. Mentir impregna el modo en que llegamos a conocernos unos a otros y la manera en que creamos relaciones. Y lo más asombroso es que, a pesar de que tendemos a considerar censurable la mentira, a menudo sus manifestaciones son la norma.

Al igual que sonreímos cuando la persona que nos entrega la ropa en la lavandería miente al decir que ha sido un placer lavar y planchar nuestras prendas, hay mentiras que la sociedad acepta, e incluso fomenta.

En realidad, la falsedad está tan presente en ella que si de repente todos dejáramos de mentir no la reconoceríamos; ni probablemente querríamos vivir en ella.

Pero, ¿por qué estamos tan dispuestos a aceptar la mentira por parte de los demás y a engañarnos a nosotros mismos? ¿Qué precio estamos pagando, como individuos y como cultura? ¿Cómo afrontar la traición, la infidelidad y la pérdida de confianza en familiares y amigos?

Descubrir por qué somos cada vez más tolerantes con el engaño y averiguar el precio que pagamos por la falsedad es el primer paso para construir unas relaciones basadas en la honestidad, tanto con los demás como con uno mismo. El esfuerzo, afirma el autor, es hoy más necesario que nunca.

Cuando mentimos es un sorprendente análisis de la preeminencia y las consecuencias de la mentira en la sociedad contemporánea, que nos ofrece valiosas reflexiones sobre los beneficios personales y globales que puede aportar la sinceridad o, cuanto menos, cierta honestidad. Un libro honrado e inteligente, indispensable para empezar a ser conscientes de la manipulación que todos sufrimos –y ejercemos- a diario.

Tras medio siglo en el que la psiquiatría no ha prestado casi atención a la pseudología fantástica —las mentiras patológicas—, las investigaciones la han devuelto a la actualidad. [Científicos de la Universidad de California del Sur han estudiado el cerebro de las personas mentirosas compulsivas y han descubierto que tienen un 14,2% menos de materia gris que las personas honestas. Esto, según los expertos, se traduciría en una menor preocupación por los aspectos morales].

Acerca del autor

Frank A. Peña Valdes

Frank A. Peña Valdes

Profesor adjunto Escuela de Psicología, Facultad de Humanidades y Escuela de Orientación Educativa, Facultad de Ciencias de la Educación Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD. Licenciatura en Psicología, Maestría en Metodología de la Investigación Científica. Especialidad en Psicología del Desarrollo, Maestría en Desarrollo Humano, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Postgrado en Educación Superior, Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC). Estudios Doctorales en Psicología Social, Universidad Central de Madrid (UCM).

Dejar un comentario