Cultura Libros

Freddy Paniagua: Investigador dominicano de rango mundial (1)

Escrito por Debate Plural

El Universitario (1ra quincena febrero 2018)

 

Su actual estatus de prestigioso académico en el ámbito internacional y la variada producción literaria que lo ha convertido en uno de los escritores de mayor renombre en cuanto a los temas vinculados a la Psicología y la Psiquiatría, nos permiten observar a primera vista solo los éxitos y lauros obtenidos por el doctor Freddy Antonio Paniagua durante su trayectoria  profesional, pero conversar con él nos  tiende un puente para trasladarnos hacia sus orígenes, que estuvieron marcados por las vicisitudes y por una inmensa voluntad de progreso.

El reputado psicólogo dominicano, radicado en el extranjero, pasó los primeros años de su vida en el populoso sector de Villa Juana, en el Distrito Nacional, en medio de precariedades extremas, al punto de que tuvo que asumir su primer trabajo a la edad de diez años. Siendo un niño de apenas siete años tuvo que enfrentar la dolorosa pérdida de su madre, Laudelina María Arias Jiménez

Los constantes obstáculos que tuvo que enfrentar en la cotidianidad de esos tiempos el hoy prolífi co escritor y catedrático de la Universidad de Texas no hicieron mella en su visión de que solo con la educación podía doblegar la pobreza, y bajo la meta de no dejar nunca los estudios, fue hilvanando un camino menos pedregoso hacia la conquista de sus sueños.

Esa filosofía de ver los estudios como el trampolín idóneo para construir progreso se la inculcó “la profesora Amparo”, de la cual recibía el pan de la enseñanza durante sus días de estudiante en la Escuela República Dominicana.

El doctor Paniagua le cuenta al El Universitario que desde sus primeros años de estudiante hasta la etapa en que realizó su maestría y el doctorado, siempre buscó la manera de lidiar exitosamente con los costos económicos que eso representaba, y que él no podía pagar, por lo que expresa lo agradecido que está de las personas que le tendieron la mano para que pudiera lograr sus propósitos.

“Aunque la inscripción en la UASD en esa época del Medio Millón era como de 10 pesos por semestre, yo busqué una manera de poder tener una inscripción gratis  mediante la ofi cina de Bienestar Estudiantil, dirigida en esa época por el doctor  Juan Bosco Guerrero.  Esto implicaba ayudar en la coordinación de la fi la de estudiantes  en el Comedor Universitario. De hecho, la mayoría de las inscripciones por semestres  en la UASD fueron cubiertas por esa oficina”, narra el académico de larga data.

Sus estudios del cuarto nivel (maestría y doctorado) los cursó en la Universidad de Kansas con una beca, la cual consiguió luego de competir con cientos de profesores que aplicaron para la misma, tras ser recomendado por el doctor Enerio Rodríguez Arias, entonces director del Departamento de Psicología de la UASD.

En su etapa de estudiante en la UASD, el Profesor Emérito de la University of  Texas, Medical Branch,  en Galveston,  doctor Paniagua, descubrió su verdadera vocación, la de investigador, y simultáneamente fue cultivando otro oficio que le cautiva, el de escritor. Estas aptitudes se fueron reforzando progresivamente, gracias a los excelentes mentores que tuvo en las aulas.

La carpeta de investigaciones del laureado y prolífico escritor dominicano es bastante extensa. Ha sido investigador principal en decenas de trabajos científicos sobre diversas áreas del conocimiento y ha supervisado otros tantos de la autoría de sus estudiantes.

La visión crítica en el abordaje del conocimiento siempre ha sido su principal plataforma de análisis, y por ello recomienda a los estudiantes no tener temor de criticar las deficiencias de diseño y metodología en sus áreas de investigación, pues esa es la única manera de contribuir en el avance de cada una de sus disciplinas.

El destacado profesional de la Psicología salió de la República Dominicana en 1976, luego de terminar sus estudios de grado en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, donde fue profesor de varias asignaturas en los periodos académicos 19741976 y 1982-1983, y el primer director de la División de Posgrado en la Facultad de Humanidades.

Una de las razones para que  el doctor Paniagua tomara en ese momento la decisión de emigrar hacia otras tierras  fue la imposibilidad de continuar desarrollándose como investigador, ya que se tenían serias limitaciones estructurales y en el orden académico en el Departamento de Psicología del centro de altos estudios estatal.

“La falta de una infraestructura a nivel  experimental para yo continuar investigando  otros aspectos en mi tesis de licenciatura fue otra variable que influyó en mi interés de salir del país en el 1976. Pero creo que la variable más influyente en mi interés de salir del país en el 1976 fue la importancia de tener la maestría y el doctorado  en Psicología, las cuales no eran ofrecidas en esa época en nuestro país”, agrega.

El escritor y profesor universitario expresa la gran satisfacción que siente por haber tenido facilitadores de la talla del doctor Rodríguez Arias, a quien de acuerdo a sus relatos, lo llamaban en México “el Kant de la Psicología”, debido a su sólida formación.

Expresa que los estudiantes de la promoción 1970-1974 tuvieron la gran oportunidad de recibir las enseñanzas de profesores internacionales, ya que el doctor Rodríguez Arias logró materializar su propuesta de que se contrataran profesores extranjeros, especializados en áreas del conocimiento no manejadas entonces por docentes locales.

“Entre esos profesores internacionales, el doctor Rodolfo Carbonari, de Brasil, fue quien me puso en contacto con las publicaciones relacionadas con una área en psicología llamada correspondencia entre la conducta verbal y la conducta no verbal y cómo este enfoque  podría ser usado para cambiar la conducta de una persona mediante el reforzamiento de la relación entre su conducta verbal y su conducta no verbal”, expone. La tesis de grado de Paniagua fue revisada por ese reputado profesor brasileño.

La acuciosidad de Paniagua para la búsqueda de nuevos saberes en su área de especialización lo motivaba siempre a estar en contacto con las más recientes publicaciones internacionales sobre su carrera, colocándose un paso delante de sus compañeros de clase, que únicamente manejaban los conocimientos discutidos en las aulas.

Esa actitud se la agradece en gran medida a su profesor Enerio, de cuyos conocimientos no solo se nutría durante las jornadas docentes en las aulas, sino en medio de la caminata que desarrollaban juntos cuando el  maestro iba en ruta hacia su casa.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario