Cultura Libros

Ha nacido una nueva disciplina: La sicogenealogía (9)

Escrito por Debate Plural

Diogenes Cespedes (Hoy, 5-12-15)

 

§-28. He aquí como la enciclopedia libre Wikipedia de Internet describe, con la mayor “neutralidad” ideológica el origen, historia y misión de la tira cómica, historieta y película de El Fantasma: «. The Phantom (El Fantasma, en Hispanoamérica y El Hombre Enmascarado, en España) es una serie clásica de historietas de aventuras, considerada también una precursora estética del cómic de superhéroes, cuando no su pionera. Creada por el guionista Lee Falk en 1936 con la colaboración de dibujantes como Ray Moore, aún se publica en la actualidad y ha gozado de adaptaciones a otros medios, como novelas, películas y series de televisión.»

¿Qué tiene que ver la sicogenealogía con los muñequitos que publicaban hasta hace poco tiempo los diarios dominicanos?, se preguntarán los lectores circunspectos de estas crónicas de divulgación.

Los de mi generación recuerdan muy bien cómo en nuestra época de niños y adolescentes nos disputábamos la lectura de los muñequitos cada vez que llegaban a nuestra casa los periódicos La NaciónEl Caribe  y más tarde en 1963 el Listín Diarioy en 1981 el diario Hoy.

Las tiras cómicas eran para nosotros pura diversión y entretenimiento, como los crucigramas, pues en aquella edad primaveral no estábamos en capacidad intelectual para analizar las implicaciones ideológicas, sociales, históricas y políticas de los “inocentes muñequitos”.

Seguíamos, casi todos, las historietas en series y las tiras con tres o cuatro cuadros únicos de El Fantasma, Supermán, Mandrake el Mago, el Dr. Merengue, Tribilín, el pato Donald y sus sobrinos Hugo, Paco y Luis (a quien Dios no le dio hijos), Ramona, Don Fulgencio, Avivato, Rip Kirby, Steve Roper, Lorenzo y Pepita, Benitín y Eneas, la pequeña Lulú, Mafalda, el capitán Águila, el Llanero Solitario, Flash Gordon y otros tantos.

Sigamos leyendo la aséptica descripción del Fantasma proporcionada por Wikipedia, porque así la veíamos hasta que comenzamos a analizar los discursos, las acciones y las imágenes con otros criterios después del ajusticiamiento de Trujillo la noche del 30 de mayo de 1961: «Después del éxito de las tiras de Mandrake el Mago, la patronal de periódicos King Features Syndicate le pidió a Lee Falk que creara una nueva tira. El primer intento de Falk fue una tira sobre el Rey Arturo y sus caballeros, que Falk escribió y dibujó. Cuando King Features la rechazó, Falk creó una tira con el nombre de “The Phantom”‘, que trataba sobre un misterioso personaje disfrazado, o sea, un luchador contra el crimen. Falk dibujó las primeras dos semanas de unas tiras de muestra. Según el autor, sus fuentes fueron Tarzán, Kipling, los héroes mitológicos y Robin Hood, a los que hay que añadir toda la literatura popular de los años veinte y treinta del siglo XX, con personajes como Doc SavageLa Sombra o Conan. Comenzó a publicarse como tira cómica diaria el 17 de febrero de 1936 y, a partir de mayo de 1939, también como suplemento dominical en color. Publicaciones que han continuado hasta la actualidad en diversos periódicos del mundo.»

§-2. Así es, pero hoy la globalización y la Internet dieron con los huesos de los célebres muñequitos. Fíjense en la pequeña expresión “un misterioso personaje disfrazado”, o sea, un luchador “contra el crimen”. En aquella infancia y adolescencia ese mensaje subliminal nos gustaba, puesto que al ser el espíritu de justicia el valor más anclado en la siquis del ser humano, nuestros héroes, el Fantasma, Supermán y los demás, luchaban en contra de la injusticia y el crimen.

Pero ojo, advierten, lectores despabilados de hoy, que si la sicogenealogía y la semiótica se ocupan de los muñequitos es porque en el sustrato inconsciente de tales personajes se encuentran “disfrazados” unos problemas del carajazo, tanto en los protagonistas como las más de las veces en los autores de tales tiras cómicas, como es el caso de Las aventuras de Tintín, la genial creación de Hergé, analizadas en su totalidad con el método expuesto en su libro Psychanalise de la bande dessinée (París: Flammarion,, 1987, 2000) ―, Sicoanálisis de la tira cómica por Serge Tisseron en Tintin chez le psychanaliste (París: Aubier-Archimbaud,1985),Tintín donde el sicoanalista, obras que recomiendo a quienes lean francés y que, con suerte, pueden aparecer en Amazon.com.

Al no ser obras de arte, las historietas, los muñequitos, paquitos o tiras cómicas contienen, en la mayoría de los casos, los problemas inconscientes no resueltos en la infancia, la adolescencia o la adultez, como lo vino a demostrar Serge Tisseron en el caso de Hergé, creador genial de Tintín en 1929 en dos libros que le consagró en Tintín et les secrets de famille (París: Seguier, 1990) y Tintin et le secret d’Hergé(París: Presse de la Cité, 1993), mucho antes de que Lee Falk diera a conocer su tira cómica de El Fantasma.

Ya van viendo ustedes que de la inocente neutralidad de los muñequitos pasamos a un problema de sicoanálisis y de sicogenealogía. Sí, de eso se trata cuando lean a continuación el siguiente párrafo “inocente” de Wikipedia que dice: «En español, ha sido publicada de forma seriada en Tit-Bits (Argentina, años 40). Un español, Joan Boix la continúa actualmente para el mercado escandinavo.»

Y el argumento de la famosa tira cómica El Fantasma es el siguiente: «Un mercante inglés es atacado en aguas del Pacífico por piratas Singh. El único superviviente, hijo del capitán del navío Sir Cristopher Standish, alcanza a nado la costa, donde jura sobre la calavera del asesino de su padre que él y sus descendientes combatirán la piratería, la maldad y la injusticia donde quiera que se hallen, y que su hijo y demás descendientes continuarán su juramento. Actúan enmascarados y con un traje característico, y cuando un Fantasma muere, su hijo hereda el traje y la máscara, perpetuando así la idea de que es el mismo hombre a través de los siglos y creando la leyenda, entre piratas y nativos, de un único Fantasma vengador que nunca muere.»

Pesada tarea para un ser humano, dirán ustedes. Pero la ficción es el lugar mágico donde todos los hechos y milagros suceden. Unas veces con calidad; otras se quedan en simple ideología para consumo de los miembros del partido del signo, porque no llegan a la categoría de símbolos.

§-3. Veamos la sucesión de Fantasmas (el nombre mismo de Fantasma para este personaje implica ya la inscripción encriptada de un problema, según el concepto de Nicolás Abraham. Y el atuendo, la máscara, las dos pistolas que nunca utiliza y dos anillos con el símbolo de la calavera y el nombre civil de Kit Walker para el justiciero cuyo origen se remonta a Cristóbal Colón, anuncia contradicciones: tomar la justicia en sus manos, ser pacifista y hasta un culto a Satanás son connotaciones de esa semiótica fantasmal: «La tira cómica original se centra en el último Fantasma (el de la época actual, aunque en ocasiones se nos narran las aventuras de anteriores Fantasmas), el número XXI de la estirpe, quien, como todos los anteriores Fantasmas, posee dos pistolas, que nunca usa para matar, y dos anillos: uno con la imagen de una calavera, para marcar a los criminales mediante un golpe en la mandíbula; el otro, con un símbolo de paz que identifica a quienes lo ayudan en su lucha. Lo acompaña siempre su fiel perro Devil, traducido normalmente al castellano como “Satán” o “Diablo” y su caballo blanco “Héroe”. El último fantasma, que toma en su “personalidad civil” el nombre de Kit Walker (como hicieron sus antepasados), se enfrenta, junto con su amigo (y jefe de la tribu pigmea) “Gorán”, a los malvados, como los piratas de la hermandad Singh. También es conocido como el “Espíritu que camina”, “El hombre que no muere” o El Duende que camina.»

§-4. Estén seguros, amigos lectores, que El Fantasma no es gay, ni Supermán tampoco, como durante mucho tiempo se creyó y ambos eran objeto de burla entre los aguzados lectores de mi  generación. La globalización, el neoliberalismo y las luchas interimperialistas del presente exigen definición, sobre todo después de la caída del muro de Berlín. Andan sacando del closet o armario a aquellos que no se definen sexualmente. El capitalismo en su última etapa de arrasa-con-todo, exige definiciones, para saber con quiénes cuenta. Usted puede ser gay o lesbiana en la sociedad burguesa de doble moral, pero tiene que casarse para que el capitalismo pueda confiar en usted. Por eso El Fantasma y Supermán tuvieron que casarse, según acota Wikipedia: «Diana Palmer, esposa y futura madre del nuevo Fantasma, es una mujer que desde el primer momento se mostró avanzada para su época: luchadora, aventurera, trabajadora en la ONU, es una digna compañera del Fantasma, rompiendo el típico rol femenino de damisela en apuros a la que rescatar. El Fantasma desarrolla sus aventuras a lo largo y ancho del mundo, aunque tiene su base en un país ficticio, Bangalla, que inicialmente se situaba en algún lugar de la costa indostánica, pero que luego pasó a situarse definitivamente en la costa oriental africana.»

Igual que Luisa Lane, ¡caramba!. Y pronto se espera un nuevo filme con Batman casado, para que no se especule. ¿Se fijan que la Diana Palmer no es la de los años 40 y 50 del siglo pasado? Está dotada hoy de los atributos del feminismo del pasado: luchadora, aventurera, trabajadora en la ONU y rompe con “el típico rol femenino de damisela en apuros a la que rescatar”. Por ese mismo camino va Luisa Lane, ¡caramba! ¡Que no se hable más del peluquín! Pero pregúntele usted al Fantasma, a Diana Palmer, a Supermán y a Luisa Lane sin son comunistas o socialdemócratas y si apoyan la lucha en contra el imperialismo norteamericano y en contra el eurocentrismo de los países que en el pasado fueron grandes potencias explotadoras de Asia, África, América y Oceanía, y de los países débiles de Europa.

No, nada de luchar a favor de los pobres y de los países explotados por las grandes potencias del G-20, ¡eso si no, compay!: «En las historias se representa la superioridad del hombre blanco, pero también la incomprensión e indiferencia con que acogen sus disposiciones los indígenas en una obra donde el imperialismo occidental ni se exalta ni se critica.»

¿Cómo que no se exalta ni se critica al imperialismo occidental, Wikipedia? Exaltar, sí; pero criticar no. Si criticas al imperialismo norteamericano el Embajador de los Estados Unidos en cualquier parte del mundo te puede pedir que entregues la visa americana. (Continuará)

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario