Internacionales Politica

Netanyahu contra Irán (II)

Benjamín Netanyahu
Escrito por Debate Plural

Meir Margalit /René Backmann (Sinpermiso, 11-5-18)

 

La guerra Israel-Irán se esta gestando debajo de nuestras narices

La siguiente nota fue escrita originalmente en el pasado mes de diciembre y evaluada por el consejo editorial de Sin Permiso. Algo en ella sonaba demasiado apocalíptico y nos impidió publicarla en aquel momento. Hoy día, después del ataque masivo perpetuado la semana pasada por Israel contra bases logísticas iraníes en Siria, la línea general del articulo nos parece mas realista, lo que demuestra nuevamente, que en Oriente Próximo las peores pesadillas pueden convertirse en realidad. El único cambio que habría que introducir en el articulo consiste en que en enero sostenía que Israel atacaría las bases de Hizbollah en Siria y ello provocaría una dura reacción de Irán y el posterior bombardeo israelí del reactor nuclear iraní.  Pero ahora Israel ha dado un paso mas grotesco y, en lugar de bombardear las bases de Hizbollah, ataca directamente las bases militares iraníes en Siria. En el debate llevado a cabo el pasado mes de enero en el consejo editorial, surgió la opinión de que mientras EEUU continuase dentro del acuerdo nuclear firmado con Irán, un ataque israelí de gran envergadura seria “puro salvajismo diplomático”.  Ahora que Trump ya no es parte del acuerdo, se abre camino el escenario que este articulo presenta, a pesar de que nos gustaría mucho equivocarnos.

En silencio, discretamente, por debajo de nuestro radar, se esta gestando una nueva guerra en Oriente Próximo y el mundo no hace nada para evitarla. Algunos incluso la anhelan.

El contexto de esta futura contienda esta relacionado con los triunfos de las fuerzas sirias leales al presidente Assad y sus aliados – Hizbollah y las fuerzas iraníes- en la lucha contra Isis y el próximo desmoronamiento del tenebroso “estado islámico” creado en Siria e Irak. Esto es sin duda una buena noticia para Occidente, que veía estupefacto las atrocidades que en nombre del Islam fundamentalista  cometían en todo territorio que conquistaban. Pero a medida que el ejercito sirio avanza, las fuerzas de Hizbollah y de Irán se aproximan mas a la frontera israelí, abriendo un nuevo frente sumamente peligroso, que Israel ha decidido no permitir.  Si hasta ahora Hizbollah estaba atrincherado en la frontera libanesa con un importante arsenal de misiles, a partir de ahora comienza a tomar posiciones también en la frontera siria. Su presencia en dos frentes paralelos constituye para Israel una amenaza inminente. Israel ha declarado formalmente que no permitirá que las fuerzas de Hizbollah tomen posiciones a pocos metros de la frontera israelí y dos ataques aéreos perpetrados recientemente contra bases militares en construcción, son la prueba contundente de que Israel no se contentará solo con amenazas.  Pero aquí no acaba la pesadilla.  Detrás de Hizbollah se encuentra Irán, que representa la mayor amenaza para la seguridad israelí como consecuencia del armamento nuclear que esta desarrollando.

¿Cual es entonces el escenario que se esta gestando en la zona?  Bajo el argumento de que Israel no puede admitir que Hizbollah tome posiciones frente a su frontera, Israel llevara a cabo un ataque de gran envergadura contra las fuerzas emplazadas en territorio sirio. La reacción de Hizbollah no se hará esperar y reaccionará con un bombardeo masivo de la zona norte de Israel, que sufrirá un aluvión insostenible de misiles disparados desde ambos frentes- tanto desde el Libano como de Siria-, mientras que paralelamente Hamas en la franja de Gaza disparará sus misiles en dirección a la zona sur del país.  En este escenario, Israel sufriría graves perdidas, aunque dada su superioridad militar, la contienda acabaría con la derrota de Hizbollah.

Pero esto no es todo.  Ante un conflicto bélico de envergadura entre Israel y Hizbollah, Irán no podrá permanecer pasiva y se vera obligada a brindar apoyo militar a sus aliados sirios y a las fuerzas de Hizbollah.  Esto es precisamente lo que Israel pretende:  en el momento en que Irán entre en escena, Israel se verá libre para atacar el reactor nuclear iraní para liberarse de la amenaza potencial más seria que Israel enfrentará en el futuro cercano.

El escenario a partir de ese momento podría ser apocalíptico. Por un lado nadie sabe con certeza en que estado de actividad se encuentra el reactor nuclear iraní, por lo que su destrucción podría generar una catástrofe atmosférica de gran magnitud.  Segundo, nadie sabe con certeza cuales son las capacidades iraníes para dar un segundo golpe tras la destrucción del reactor nuclear, golpe que en caso de llevarse a cabo, sería sin duda fatal para Israel.  Esto lo sabe el estado mayor del ejercito israelí, motivo por el cual ha logrado frenar hasta hoy los planes del gobierno de atacar el reactor iraní. Pero nadie puede saber cuanto tiempo lograrán frenar esta aventura.

Esta contienda se esta gestando en estos mismos momentos. Israel, consciente de los riesgos implícitos ha desplegado una serie de baterías anti-misiles a lo largo del país, incluyendo, por primera vez los suburbios de Tel Aviv.  Esto es un claro indicio de que el ejercito sabe que los misiles de que Hizbollah dispone podrían llegar también a centros vitales de Israel. Lo sabe también Naciones Unidas, motivo por el cual su Secretario General ha declarado recientemente su preocupación por la escalada bélica que se esta gestando en esta zona y expresado el temor que “alguna de las partes implicadas” pierda el control y pudiera llegar a lanzar el primer ataque, que conduciría a una contienda cuyas consecuencias finales son imprevisibles.

Efectivamente, tal como hemos repetido, esta guerra se esta gestando bajo nuestras narices. El mundo occidental esta demasiado ocupado con Corea de Norte como para prestarle la debida atención a Oriente Próximo, pero si no despierta a tiempo, esta guerra afectará también a Europa. Ya no existen guerras locales. Si estalla una guerra entre Israel e Irán, las esquirlas llegarán también hasta Occidente.

 

Netanyahu tiene las manos libres en Oriente Próximo

Como ha demostrado el ataque aéreo masivo lanzado el miércoles 9 de mayo por Israel contra posiciones Iraníes en Siria – el mayor ataque israelí contra Siria desde 1974 -, el gobierno de Netanyahu ha decidido oponerse por todos los medios a la presencia de bases avanzadas de la República Islámica de Irán cerca de sus fronteras de 1967. Y el apoyo espectacular que recibe de Trump no le anima a actuar con moderación.

Semana de grandes riesgos en Oriente Próximo, semana histórica para el aventurerismo político y militar de Benjamin Netanyahu. Seis días antes de la transferencia oficial de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, una importante victoria diplomática, el jefe del gobierno israelí tuvo el 8 de mayo otro éxito importante. Al anunciar que había decidido denunciar el acuerdo nuclear firmado en julio de 2015 entre la República Islámica de Irán y el “5 + 1” (Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Reino Unido + Alemania), Donald Trump ofreció un regalo estratégico a su “amigo Bibi” que el primer ministro de Israel llevaba esperando casi diez años: el apoyo público de Washington a su odio contra Irán.

Y las consecuencias de este apoyo decisivo de los EE.UU. a la política de Netanyahu fue espectacular el miércoles 9 de mayo: los aviones de combate israelíes lanzaron un ataque masivo contra docenas de blancos Iraníes en Siria, la mayor parte de ellos instalaciones militares de la República Islámica en territorio sirio.

Este ataque a gran escala, del que Moscú y Damasco fueron advertidos, fue la respuesta a los ataques con cohetes iraníes lanzados, según el ejército israelí, por los guardianes de la revolución iraní desde las regiones de Damasco y Quneitra contra los Altos del Golán ocupados por Israel. Ninguno de estos cohetes alcanzó su objetivo. Cuatro fueron destruidos en vuelo por los contra-misiles israelíes. Otro explotó en territorio sirio. Fue el mayor ataque israelí contra Siria desde que se firmó en mayo de 1974 el acuerdo de separación de tropas.

Antes de su regreso al poder en 2009, Netanyahu designó a Irán como el principal enemigo de Israel. La República Islámica, repitió incansablemente un mitin tras otros, estaba construyendo una bomba nuclear que pronto se convertirá para Israel en un “peligro existencial” . De vez en cuando, en ese momento, la prensa israelí evocaba rumores de ataques aéreos en preparación contra objetivos relacionados con el programa nuclear iraní. ¿Especulaciones? ¿Fantasías? ¿Globos sonda de amigos de “Bibi”? En el ejército y la inteligencia, no todo el mundo compartía el alarmismo líder del Likud sobre Irán.

“No subestimo de ninguna manera el riesgo nuclear iraní, pero nunca me oirán decir – la palabra me exaspera – que una posible bomba nuclear iraní es una amenaza existencial para Israel” , declaró a este autor Ephraim Halevy, que acababa de dejar la dirección del Mossad después de casi treinta años en el servicio secreto israelí. “Nadie es una amenaza existencial para Israel. Por una buena razón: somos una de las mayores potencias militares del mundo. Tenemos todos los medios necesarios para protegernos y para disuadir a un agresor potencial. Sé qué para los políticos, vender miedo es muy rentable, pero ir por ese camino es un error. No hay que comportarse como víctimas potenciales sino como una potencia segura de si misma. Debemos irradiar confianza, no ansiedad”.

Obviamente indiferente a estos consejos, Benjamin Netanyahu, que recuperó el poder tras la renuncia de Ehud Olmert, mantuvo la misma actitud en relación a Irán. Incluso había considerado en 2010, de acuerdo con su Ministro de Defensa laborista, Ehud Barak, el lanzamiento de un ataque aéreo dirigido a paralizar el programa nuclear de Irán.

El proyecto fue abandonado debido a la oposición del estado mayor y de una mayoría de miembros del gobierno. Pero Netanyahu ha persistido, contra la opinión de muchos militares y de la inteligencia de hacer de la lucha contra el Irán nuclear uno de los temas principales de su estrategia diplomática. Con la ventaja de eclipsar la cuestión palestina, en la que quiere mantener la situación actual, mientras continúa la colonización de Cisjordania y acusar a los palestinos de bloquear el diálogo.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario