Cultura Libros

Ha nacido una nueva disciplina: La sicogenealogía (5)

Escrito por Debate Plural

Diogenes Cespedes (Hoy, 10-10-15)

 

 

§-16. En el libro fundador de la sicogenealogía (¡Ay, mis ancestros!),  Anne Ancelin Schützenberger es muy parca al  tratar el tema de las constelaciones familiares.

Quizá esto se deba a que la dramaturgia o escenificación que pone a funcionar este procedimiento no sea muy confiable y caiga en manos de gente que no es sicogenealogista. En el artículo anterior se observó cómo la autora ve con cierto desdén el esoterismo, el tarot y la astrología como forma de tratar las dolencias sicosomáticas de los pacientes y hay una clara alusión a Alejandro Jodorowsky y a quienes utilizan estas ‘artes’ en su práctica de sanación: «los casamientos no se producen totalmente por azar; con frecuencia, las personas se casan con cónyuges que tienen una constelación familiar semejante a la propia, o que tienen las mismas enfermedades, o los mismos nombres o los mismos traumatismos de infancia. Las dos familias de la pareja aparecen una frente a otra como en un espejo. » (Pp. 138, 140).

La autora deslinda el campo de la sicogenealogía de lo que realizan Jodorowsky y otros analistas ‘artísticos’: «Hablo de psicogenealogía para usar un término más general y menos técnico que genosociograma. Me enteré recientemente de que la palabra “psicogenealogía” era utilizada también en Francia por un artista, Alejandro Jodorowsky, pero en un contexto bastante diferente y con otra grilla de lectura. Jodorowsky (“Jodo”) es un cineasta chileno, de origen ruso, que vivió y trabajó en México (allí filmó La montaña sagrada, 1973) y luego en Estados Unidos y en Francia (donde creó, con Arrabal y Topor, el grupo surrealista Panique). Él habría utilizado, en los años ochenta, una “psico-brujería” (en el sentido mexicano del término), que rebautizó como “psicogenealogía” después de que uno de sus alumnos hizo una práctica conmigo. Jodorowsky hace una suerte de lectura intuitiva de la genealogía familiar. Hasta ahora (1993) no ha publicado nada al respecto. »       (Schützenberger, ob. cit., pp. 231-232, n. 3).

Si no yerro, esta es la única cita del libro de Schützenberger referente a la constelación familiar. No es extraño, pues, que el nombre del alemán Bert Hellinger, teórico, promotor y practicante de las constelaciones familiares, no aparezca citado en el libro fundador de la sicogenealogía. Para la sicogenealogía, la práctica de la dramaturgia o escenificación de las constelaciones familiares  se parece más a los cursos de auto-ayuda ocrecimiento humano o a una vulgarización light de una disciplina científica, tal como la autora concibe la sicogenealogía (prólogo al libro de Nina Canault, p. 10).

§-17. Esto se vio así en la entrevista de Ismael Cala por CNN a Carlota Castillo, promotora número uno de las constelaciones familiares en Venezuela, cuando el sicólogo Greg Pizzi y el propio Cala cuestionaron los procedimientos de esa disciplina y, sobre todo, Pizzi, que cuestionó los riesgos éticos de esa práctica para el paciente cuando no se le advierte acerca de las limitaciones del método.

Marianela Vallejo Valencia, doctora de sicología por la Universidad Libre de Bruselas, autora, en colaboración con Catalina Forero de Francisco, de un libro bastante exhaustivo acerca de las constelaciones familiares, está consciente de los peligros que implica la práctica de esta disciplina o de cualquier disciplina nueva: « El riesgo radica en que, como todo lo nuevo que se reconoce como benéfico, puede llegar a caer en manos de inexpertos o inescrupulosos que lo instrumenten en forma superficial y que como tal su intervención se degrade. » (Véase su libro promotor, casi completo, de esta disciplina: Constelaciones familiares. Para liberar la energía del amor y de la vida. Bogotá: Aguilar, 2008, p. 259). Como sicóloga, realizó en 2008 en México un primer entrenamiento acerca de la Hellinger Sciencia, y ya en ese mismo año, publicaba el libro que acabo de citar. ¿No fue muy apresurado? Sobre todo cuando hay en su obra  temas que no tienen nada que ver con la ciencia como “el análisis del destino” (p. 47), “el modelo holográfico de Bohm” (p. 91), la “nueva comprensión del cosmos” (p. 93), “del misionero religioso al misionero del alma” (p. 117), “una puerta hacia la felicidad” (p.143), “un orden superior que nos contiene” (p. 143) y “el destino, la vida y la plenitud dentro de esta metodología integradora” (p. 263).

Exceptuando el de la felicidad (un ideal al que aspiramos todos, pero inalcanzable) estos temas pertenecen al dominio de la metafísica, es decir, que son humo, intocable. El destino no es otra cosa que la programación emocional que los padres diseñan, consciente o inconscientemente, para sus hijos desde la más tierna infancia y que definirán, entre los 3 y los cinco años, los seis tipos de la personalidad humana: trabajólica, reactiva, promotora, persistente, rebelde y soñadora. El destino, la religión, lo sagrado (el Cosmos), el orden superior, por más seductores que sean, remiten siempre a la metafísica, a Dios. La ciencia nada tiene que ver con esos vectores ideológicos. Que la gente crea en esos vectores, práctica de sujeto es, pero al fin y al cabo es relación de un sujeto con un objeto ideal.

§-18. Uno de los conceptos que más éxito ha tenido y más se trabaja en sicogenealogía es el de neurosis de clase, creado por Vincent de Gaulejac (véase su libro Nevrose de claseLa trajectoire sociale et les conflits d’identité. ―La neurosis de clase. La trayectoria social y los conflictos de identidad. París: Hommes et Groupes, 1987).

Incluso si el socialismo o el comunismo de partido único se derrumbaron en los noventa, el problema de la neurosis de clase abate tanto a los hijos de comunistas como a los hijos del capitalismo, salvaje o no. ¿Cómo se define este concepto dela sicogenealogía clínica? Para Schützenberger la neurosis de clase es una lealtad familiar de aspecto socio-económico. Schûtzenberger afirma que: [Vincent de Gaulejac] «demuestra hasta qué punto para un buen hijo o hija es difícil superar el nivel de estudios de su padre; puede tener, por ejemplo, una enfermedad la víspera del examen o sufrir un “olvido” momentáneo y entregar la hoja en blanco, sobre todo si él o ella son brillantes y los “primeros de la clase. Porque, de hecho, el hijo o la hija suponen de manera inconsciente que la promoción social intelectual podría crear una distancia o un desgarro entre ellos y su familia: no tendrían más las mismas costumbres, los mismos gustos, los mismos modales en la mesa, el mismo tipo de muebles, de ropas o lecturas, las mismas normas, las mismas ganas y necesidades, los mismos esparcimientos; no vivirían más en los mismos barrios ni frecuentarían a las mismas personas y tendrían un nivel económico diferente. Como los hijos saben bien que su promoción puede plantear problemas y crear sufrimientos, alejamiento y un sentimiento de deslealtad para con los padres, los abuelos o la clase social a la que su familia pertenece, “renuncian” por medio de un acto fallido a franquear esa barrera que su padre o los suyos no pudieron franquear. Al darse este proceso, responden de modo inconsciente al doble mensaje doblemente conminante (double bind) [y doblemente contradictorio, agrega D.C.] de su padre o madre: “Haz las cosas como yo, sobre todo no las hagas como yo”; “Hago todo esto por ti y por tu éxito, lo deseo… y temo que me superes y nos dejes o abandones”.» (Schützenberger, ob. cit., pp. 72-73).

Más propios de una sociedad capitalista, estos mandatos contradictorios de los padres serán más devastadores para los hijos de los militantes comunistas cuando les dicen a sus vástagos: “Hay que acabar con la explotación del proletariado por parte de los burgueses”, pero al día siguiente el adolescente le oye decir a sus padres: “Deben esforzarse por ser los primeros en los estudios, porque hay que progresar”.

Acerca del autor

Debate Plural

Un medio independiente, libre, plural, sin ataduras con empresas o gobiernos; buscando el desarrollo de una conciencia critica, y la verdad que subyace en el correr de la vida nacional e internacional para el empoderamiento del pueblo dominicano en relación con las luchas y reivindicaciones económicas y sociales fundamentales

Dejar un comentario