Nacionales Politica

China: ¿Sobornos a Haití y República Dominicana?

Escrito por Angel Moreta

Por: Angel Moreta (Autor-Editor)

 

Las autoridades de China Continental anunciaron hace unas semanas, conjuntamente con el gobierno haitiano, su decisión de invertir 30 mil millones de dólares en infraestructuras, edificios, puentes, carreteras, ferrocarril, medio de transporte este que eventualmente podría llegar hasta el territorio de República Dominicana. Se trata de importantes promesas de inversión económica, tanto en Haití como en República Dominicana, una verdadera y poderosa ayuda que nunca recibieron de Estados Unidos ni de países europeos como Francia y Alemania, y ni siquiera de Canadá.

Al contrario, en su visita fugaz a Haiti el presidente francés Frnacois Hollande, le recordó cínicamente al presidente Martelly la deuda que la nación haitiana supuestamente tiene pendiente de pagar a Francia desde la revolución que culminó en 1803. Mayor cinismo y descaro no se quiere de un país occidental.

En vista de que ahora China Continental ha ampliado sus relaciones diplomáticas y comerciales con República Dominicana, mediante reconocimiento diplomático reciproco que promete ser muy fructífero, han surgido las criticas sin fundamento del senador estadounidense por Florida, el señor Marco Rubio, quien siempre habla por boca de ganso y ahora acusa a China de “sobornar” a República Dominicana, por lo cual este personaje siniestro pidió que el congreso EEUU haga más de lo que hace para contrarrestar la creciente influencia de Beijing en América Latina. Pero la influencia de Beijing es algo inevitable, ya que es una potencia comercial con capital de inversión abundante y precios cómodos dentro de un marco de solidaridad y reciprocidad.

Marco Rubio con sus palabras ofensivas deja entredicho que el gobierno dominicano recibió dinero de las autoridades chinas; es un verdadero ciego este personaje confuso y carente de sentido. Ahora las élites políticas reaccionarias en el congreso EEUU ponen el grito al cielo porque las inversiones asiáticas llegan a América Latina y El Caribe de una manera favorable al desarrollo de los pueblos del continente, pues la verdad pura y simple es que EEUU se dedicó durante decenas de años, en virtud de la doctrina Monroe (1823), a saquear y explotar las riquezas naturales de nuestros países del continente.

Los 30 mil millones de dólares que China invertirá en Haití, nunca los recibiría de los EEUU. Antes bien, lo único que han sabido hacer es apoyar las dictaduras, como la de Duvalier, los regímenes corruptos, el robo de las élites mulatas haitianas y la expropiación de miles de tareas de tierras campesinas que convirtieron en cañaverales para el implante de sus enclaves azucareros. Las familias azucareras norteamericanas, en su afán de desarrollar la industria de la caña, propiciaron el genocidio de más de 25 mil campesinos, producto de la violencia para expropiar sus tierras, actuación que nunca realizaría China Continental en Haití.   

De ahí que pueblo dominicano observa con alegría la presencia de la inversión de China Continental en nuestro país y el inicio de relaciones diplomáticas entre ambas naciones, que Marco Rubio pretende ahora ensombrecer con afirmaciones sin fundamentos, producto de su imaginación malsana.

Hasta el día de hoy se mantuvo un bloqueo a la inversión de Beijing en nuestro país, República Dominicana. Sin embargo, la inversión de capitales chinos será de gran repercusión tanto para Haití como para el territorio dominicano.

Se ha puesto ahora en la prensa continental la información de que las relaciones diplomáticas y comerciales con Beijing se deben a sobornos del gobierno de China Continental. Como siempre EEUU ni hace ni deja hacer, siempre desafiando el principio de soberanía de los pueblos.

Con los acuerdos chino-dominicanos, funcionarios de EEUU ponen el grito en el cielo invocando mentiras vulgares para dañar la reputación de  ambos gobiernos, cuando precisamente es de público conocimiento que quien soborna en América Latina a los gobiernos son precisamente los EEUU, que siempre hacen daño cuando se trata de la defensa de su hegemonía y de sus intereses políticos y económicos.

En ese sentido China rechazó ayer las acusaciones de Taiwán según las cuales Pekín habría logrado que la República Dominicana cambiara de bando sus relaciones diplomáticas a cambio de préstamos por valor de más de 3.000 millones de dólares.

“No hemos cerrado ningún acuerdo y no hay necesidad de ello”, afirmó ayer una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying.

Los ministros de Exteriores de China y República Dominicana, Wang Yi y Miguel Vargas, respectivamente, firmaron ayer en Pekín el establecimiento de relaciones bilaterales, lo que supuso la ruptura de Santo Domingo con Taiwán.

Una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores taiwanés aseguró poco después del anuncio que Pekín había prometido al país caribeño préstamos por la citada cantidad, que se destinarían a inversiones en infraestructuras y desarrollo.

Sin entrar en cifras concretas, el ministro de Exteriores taiwanés, Joseph Wu, culpó a China de lo sucedido, por su oferta de “incentivos financieros”, y promesas de inversiones y ayuda al país caribeño, destinadas a desencadenar la ruptura de lazos con Taiwán.

En Pekín, la portavoz Hua recalcó que “el establecimiento de relaciones diplomáticas solo tiene una premisa, que República Dominicana respete el principio de una sola China”.

A la denuncia taiwanesa se sumó también ayer el senador estadounidense por Florida, Marco Rubio, quien acusó a China de “sobornar” a República Dominicana y pidió que el Congreso de EEUU haga más para contrarrestar la creciente influencia de Pekín en Latinoamérica.

Tras la ruptura con Santo Domingo, que siguió a la de Panamá en junio del año pasado, Taiwán se queda con sólo 19 aliados diplomáticos, diez de ellos en Latinoamérica y el Caribe, que sigue siendo la zona de mayor apoyo a la isla.

Acerca del autor

Angel Moreta

Angel Moreta, jurista, sociólogo, y filósofo; Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, Autor-Editor de Debateplural.

Dejar un comentario

/* ]]> */